Reportaje

E3 2013: Impresiones de Dark Souls II

Por David Martínez
-

Dark Souls II es uno de los grandes títulos que le quedan al tándem PS3-360 para la etapa final de su vida (sin olvidar a la casi inmortal plataforma que es el PC). Ya nos hemos adentrado en sus entrañas, para sufrir en nuestras carnes el dolor del infierno que será. Si no os da miedo el desafío de morir cientos de veces ante su brutal dificultad, coged la antorcha y seguidnos mientras nos adentramos en su absorbente oscuridad.

Aún quedan nueve meses para que Dark Souls II saque sus fauces de la caverna, pero ha sido la estrella del stand de Namco Bandai en este E3 2013. El nuevo título del estudio japonés FromSoftware llegará a PS3, Xbox 360 y PC en marzo de 2014, pero es un título que muchos esperan con avidez. El anterior se ha convertido en uno de los títulos de culto de esta generación, debido a su enorme dificultad, heredada de Demon’s Souls, que fue el primer título de la saga (pese a la diferencia nominal). Si se hiciera una encuesta para determinar un ranking de las sagas más “hardcore” de la generación, ésta estaría en el podio de honor sin ninguna duda.

FromSoftware lleva meses colocando las brasas de un nuevo infierno, y nosotros ya hemos tenido el privilegio masoquista de quemarnos en su fuego, después de asistir a una presentación a puerta cerrada y haber podido echarle el guante después a una demo de la versión de Xbox 360. El juego estará protagonizado por un nuevo héroe y la historia será totalmente nueva. De hecho, la aventura transcurrirá en una parte nueva del mundo de Lordram.

En la demo que probamos, se podía elegir entre cuatro clases de personajes: guerrero, hechicero, caballero del temple y doble espadachín. Todas ellas contaban con una estética fría y oscura, en la línea habitual de la saga. Se podrá jugar de forma individual u online, hasta con tres amigos. De momento, no se sabe cómo estará estructurado el sistema de pactos, pero sí que habrá servidores dedicados.

Más accesible no significa menos difícil

Cuando se anunció Dark Souls II, sus responsables cometieron el pequeño desliz de afirmar que el juego iba a ser “más accesible”, lo cual fue interpretado por muchos como una ofensa. Una saga que se cimienta sobre un exigente nivel de dificultad no puede prescindir de ese leitmotiv, pensaban. Sin embargo, tal y como lleva semanas diciendo, la gente de FromSoftware nos aclaró que el título no va a ser más fácil que los anteriores. Al hablar de accesibilidad, se referían a que la navegación será más intuitiva y, sobre todo, a que se eliminarán misiones aburridas o caminatas sin sentido. Así, el sistema de transporte mediante hogueras permitirá desplazarse con rapidez a cualquier campamento, en contraste con lo que sucedía en la anterior entrega, en la que sólo podíamos ir a algunos de ellos.

La dificultad, por tanto, seguirá siendo santo y seña. De hecho, durante la demostración que nos hicieron antes de ponernos nosotros a los mandos, la persona encargada de jugar murió nada más empezar, en cuestión de segundos. Eso fue controlando al espadachín, que luego cambió por el guerrero, con el que fue capaz de derrotar a unos cuantos enemigos y luego curarse con una gema, que, para aumentar la dificultad, rellenaba la barra de energía a paso de auténtica tortuga.

El uso de las armas ha mejorado respecto a la entrega anterior. Habrá espadas, mazas, lanzas, arcos, hachas, ballestas… Podremos atacar con una sola o con dos, lo que nos dejará más descubiertos. Se podrá incluso coger un escudo con las dos manos para protegerse, por ejemplo, de la bocanada de fuego de un dragón. Precisamente, estos monstruos alados serán muy frecuentes en la aventura. Los habrá vivos y los habrá también muertos (al estilo de los que decoran la Fortaleza Roja, en Juego de Tronos), pero sus esqueletos podrán darnos algún susto que otro…

Otro apartado importante del juego es que concederá una gran importancia a la oscuridad. Habrá zonas tan lúgubres que no veremos absolutamente nada, lo que obligará a usar antorchas, que también valdrán para ahuyentar a ciertos enemigos. Suena bien, ¿verdad? Puede ser, pero, si echamos mano de ellas, no podremos usar el escudo a la vez, lo que quizás nos deje vendidos ante los enemigos que nos encontremos. ¿Será mejor eso o dar palos de ciego por si suena la flauta?

El plato fuerte de la visita guiada que nos hizo el jugador experto en Dark Souls II fue el enfrentamiento con un jefe final, que aguardaba después de atravesar unas catacumbas. La habitación donde se encontraba estaba muy iluminada… por las almas de los jugadores que lo habían abordado antes y habían perecido en el intento. El mandamás respondía al nombre de Mirror Knight y contaba con una máscara, una armadura reluciente y un escudo de espejos, sin que le importara luchar bajo la lluvia. En el espejo, el jefe capturaba imágenes de enemigos más pequeños para hacerlos saltar del cristal y que atacaran. Sorprendentemente, el guerrero logró darle matarile. Ese caballero es sólo un ejemplo de las hordas de enemigos horripilantes que nos saldrán al paso: trols, salamandras de fuego, espíritus a bordo de cuadrigas…

Un conjunto continuista, pero muy pulido

El nuevo motor gráfico permitirá mejores efectos de físicas y partículas, en forma de agua o relámpagos, y se traducirá en una mejor tasa de frames por segundo, cuyos caídas eran una de las lacras del juego anterior. Además, se podrán personalizar los personajes. Por otra parta, la IA será más realista, de modo que los enemigos serán más hábiles (aunque eso no significa que sus golpes quiten más energía que en el pasado, pues ya entonces eran suficientes para mascar la lona con sólo un par de arrumacos).

En general, no se nota una excesiva evolución respecto a la anterior entrega. Se mantiene el ritmo de combate lento y plagado de “penalizaciones” con un apartado gráfico más depurado, pero eso ya es decir mucho. De hecho, a los fans que había presentes en la sala donde nos enseñaron el juego, les encantó, lo que es una buena señal de que FromSoftware va por buen camino. En marzo de 2014, las puertas del infierno se volverán a abrir de par en par para recibir a los huéspedes a los que les pirre el rol más letal.

Lecturas recomendadas