Reportaje

Exclusiva: Gears of War Judgment

Por Rafael Aznar
-

Gears of War: Judgment está a la vuelta de la esquina, y nos hemos ido hasta los estudios de Epic Games en Carolina del Norte para traeros la información más fresca sobre esta precuela, en la que se narrarán los comienzos de la lucha entre la CGO y los Locust, treinta días después del Día de la Emergencia. Podremos disfrutar de esta sobredosis de acción a partir del 22 de marzo. ¿Estáis listos para someteros a juicio?

Gears of War: Judgment será una precuela de la trilogía que deslumbró en Xbox 360 entre 2006 y 2011. La filosofía de acción en tercera persona se mantendrá intacta en este “spin off”, ambientado 15 años antes y en el que han colaborado los estudios Epic Games y People Can Fly (creadores de Bulletstorm y que ya trabajaron en la tercera entrega de la franquicia y en la conversión para PC de la primera), pero se han introducido múltiples cambios para dar paso a una narrativa singular, una jugabilidad frenética y un multijugador más potente que nunca.

En nuestra visita a las oficinas de Epic Games en Cary (Carolina del Norte), pudimos probar dos capítulos completos de la campaña y el remozado multijugador, del cual pudimos catar los modos Todos contra todos, OverRun y alguno que otro más, que os desvelaremos próximamente. Tras esa primera toma de contacto, no tenemos duda de que el juego será uno de los grandes bombazos de la primera mitad de 2013.

La campaña, testificada ante un tribunal de guerra

El modo Historia estará narrado en forma de “flashback”, de modo que el argumento se irá hilvanando con los testimonios de Damon Baird, Augustus Cole, Garron Paduk y Sofia Hendrick, los cuatro soldados integrantes del escuadrón Kilo, a los que veremos, nada más empezar la aventura, compareciendo en un juicio militar. A los dos primeros ya los conocemos de la trilogía original, donde acompañaban a Marcus Fénix y Dominic Santiago, como miembros del escuadrón Delta. Baird será el líder, con su habitual humor, mientras que Cole se acabará de unir a la Coalición de Gobiernos Ordenados (CGO), después de haber sido una estrella del “thrashball”. Paduk, por su parte, combatió del lado de la Unión de Repúblicas Independientes, enemiga de la CGO, durante las Guerras del Péndulo, pero exigió poder luchar contra los Locust y, por eso, formará parte del equipo Kilo. En cuanto a Sofia, será una cadete de la Guardia Onyx y antigua corresponsal durante las Guerras del Péndulo.

Cada capítulo de Gears of War: Judgment nos presentará la perspectiva de uno de ellos, mientras recuerdan, ante un tribunal de guerra, los motivos que les llevaron a desobedecer la orden que les había asignado la CGO, mientras la ciudad de Halvo Bay era invadida y arrasada por los Locust, un mes después del Día de la Emergencia. Su cometido era defender el Museo militar de dicha ciudad costera, usada como centro de entrenamiento militar, pero la situación se torció. Así, mientras jugamos cada capítulo, oiremos de fondo las declaraciones juradas de los protagonistas, recordando qué fue lo que sucedió.

De momento, nosotros hemos probado el primer capítulo (Museo de la Gloria Militar) y el tercero (Seahorse Hills), “recordados” por Baird y Paduk, respectivamente.

El primer episodio estará ambientado en la asediada ciudad de Halvo Bay, por cuyas incendiadas calles habrá que avanzar, mientras localizamos un convoy y llegamos al museo que debemos proteger. Por el camino, encontraremos edificios derruidos, bocas antiincendio rotas, árboles en llamas, civiles muertos y, por supuesto, tiroteos a cada esquina que doblemos. Tras superar varias oleadas en las estancias del museo, hará acto de presencia el nuevo mandamás de los Locust: el General Karn, montado sobre una araña gigantesca. Ante la imposibilidad de derrotarlo, el equipo Kilo decidirá incumplir sus órdenes, para visitar al profesor Elliott, en busca de los códigos para activar un misil de masa ligera con el que derrotarlo. Así, el tercer capítulo consistirá en la incursión en una mansión, a través de sus amplios jardines. Allí, descubriremos algo importante sobre el pasado de Paduk. Además de a los Locust, que usarán morteros y francotiradores, habrá que hacer frente a las defensas tecnológicas de la casa. Cuando entremos, el robot de Baird se pondrá a piratear los controles de la casa y, mientras, nos dará la bienvenida un Berserker al que habrá que socarrar a fuego lento…

El desarrollo de la campaña, con un genial cooperativo para cuatro jugadores, será, pues, el ya conocido: avanzar por escenarios lineales y disparar en tercera persona, mientras se buscan coberturas, todo aderezado con una sangría que tendrá su punto álgido en las diferentes ejecuciones que se podrán practicar sobre los Locust: serrarlos en dos con el Lancer, ensartarlos con la bayoneta del Retro Lancer, pisarles la cabeza…

Cada capítulo estará dividido en varias secciones, al final de las cuales recibiremos una puntuación en forma de estrellas (entre una y tres), según el nivel de dificultad, las ejecuciones, las medallas… Cada sección se podrá rejugar al instante, si no hemos quedado satisfechos con las estrellas obtenidas.

De cara a mejorar las puntuaciones, serán vitales las misiones desclasificadas. Así, en cada subcapítulo, encontraremos un desafío opcional. Si lo aceptamos, el testimonio de los protagonistas variará ligeramente el desarrollo del subcapítulo y aumentará la dificultad. Por ejemplo, una de esas misiones nos obligará a superar una zona en menos de cuatro minutos, porque Baird recordará haber solicitado un ataque con el martillo del alba, para limpiar la zona de Locust. En otra, el teniente afirmará que el archivo del museo estaba plagado de polvo, lo que reducirá la visibilidad a extremos mínimos. Del mismo modo, en otra, recordará haber tenido que buscar diez nidos de huevos Locust para destruirlos. Paduk, por su parte, recordará cosas como que los habitantes de la mansión de Seahorse Hills dispusieron torretas para defenderse o que los Locust les emboscaron, atacando por la retaguardia.

Según nos contaron Rob Auten y Tom Bissell, los guionistas de Gears of War: Judgment, “la historia será independiente de los juegos previos, pero, lógicamente, tendrá lugar también en el planeta Sera y en la misma guerra, así que habrá referencias a la trilogía futura”. Por lo pronto, y aunque Cliff Bleszinski ya no forma parte de Epic Games, os podemos contar que nosotros encontramos una de esas referencias mientras jugábamos, de nombre Carmine…

Armamento potenciado y aumentado

La variedad de armas será incluso mayor que en las tres entregas anteriores. En el multijugador, antes de empezar la partida, podremos elegir la combinación que prefiramos de arma pesada, arma ligera y granada. Las armas estándar serán poderosas de por sí, como el Lancer (con su motosierra), el Retro Lancer (con su bayoneta), la mortífera escopeta Gnasher o el revólver, pero también habrá armas especiales dispersas por el campo de batalla, como el arco explosivo, el martillo del alba o las granadas incendiarias.

Entre las armas de fuego debutantes, destacarán el Markza, el Breechshot y el Booshka. Los dos primeros serán rifles de media-larga distancia: uno con mira telescópica y el otro, sin, mucho más ágiles que el habitual Longshot. El tercero será un lanzagranadas con proyectiles retardados. En el modo Campaña, habrá también tres tipos de torretas centinelas (con balas de rifle, balas de escopeta y flamígeras), que resultarán muy útiles ante ciertas oleadas de enemigos. Por otra parte, hay que destacar que el escudo, que antes sólo era compatible con la pistola, se podrá usar conjuntamente con casi todas las armas, para atacar y defenderse al mismo tiempo.

Finalmente, las granadas tendrán más peso que nunca. Volverán las de fragmentación, las de tinta y las de humo, a las que se añadirán dos nuevas que darán un importante componente estratégico a las refriegas. La granada “baliza” generará una serie de ondas infrarrojas que nos mostrarán la ubicación de los enemigos más cercanos. Por su parte, la granada “stim-gas” curará a nuestros compañeros y nos volverá invulnerables a las balas corrientes durante unos segundos (sólo nos pondrán matar con ejecuciones, tiros a la cabeza o escopetazos a quemarropa).

Multijugador a imagen y semejanza de los reyes

El multijugador de la saga ha sido uno de los más concurridos en Xbox Live durante los últimos años, pero contaba con el hándicap de tener un desarrollo menos ágil que el de los grandes estandartes del shooter, Halo y Call of Duty. Por eso, en Gears of War: Judgment, Epic Games ha reestructurado la vertiente competitiva del multijugador, de cara a que la experiencia sea más rápida y continuada.

Habrá servidores dedicados, para que las partidas vayan más fluidas, y debutará el “respawn”, es decir, la reaparición inmediata en el campo de batalla tras ser abatido, pues, en las entregas previas, tras palmar, había que esperar casi siempre hasta el final de cada ronda, lo que podía ser desesperante para los menos duchos con el gatillo. Asimismo, se han introducido pequeños cambios en el control, para que sea más ágil: hay mayor libertad de movimiento (en especial, al hacer rotaciones, buscar coberturas o saltar desde posiciones elevadas), la munición se recoge automáticamente, se han invertido los comandos para cambiar armas y lanzar granadas… Eso sí, seguirá sin haber un radar al uso.

En nuestra visita a Carolina del Norte, pudimos probar buena parte de los modos multijugador de Gears of War: Judgment, hasta para diez usuarios. De momento, os podemos hablar de Todos contra todos y OverRun, ambos inéditos en la saga.

Todos contra todos, por fin

Lo primero que hay que destacar del multijugador de Gears of War: Judgment es la presencia de ese “Free for All”, que, sorprendentemente, es la primera vez que aparece en la saga. En él, ganará el primero en acumular 25 muertes. El ritmo será frenético a más no poder, sin un minuto de respiro, ya que los puntos de reaparición estarán distribuidos para que, al morir, aparezcamos enseguida cerca de alguien a quien dar candela (o para volver a masticar la lona).

Los personajes seleccionables serán numerosos. De momento, está confirmada la presencia de 11, aunque es probable que haya más: Baird, Cole, Marcus, Dom, Sofia, Paduk, Anya, Tai Kaliso, Alex Brand, Guardia Onyx masculino y Guardia Onyx femenina. Hay que destacar que los personajes ya conocidos de entregas previas, como el sargento Fénix y su inseparable Dom, lucirán un aspecto más joven. Asimismo, habrá infinidad de coloridos “skins”, para personalizarlos.

El único mapa que pudimos probar fue “Streets”, que estará ambientado en las calles de una ciudad, en plena noche, con edificios como una fábrica, una biblioteca, una carnicería con reses colgando, callejones oscuros, contenedores, ventanas, tejados… Así, habrá tiros tanto a cielo abierto como bajo techo, con enfrentamientos a varios niveles.

El modo OverRun: ataque Locust contra defensa CGO

Tras el éxito de los modos Horda y Bestia en la tercera entrega, la nueva modalidad OverRun tiene casi todas las papeletas para convertirse en la estrella de Gears of War: Judgment. Se basará en atacar y defender una serie de objetivos, con miembros de la CGO y Locust, divididos en varias clases. Habrá dos rondas y dos bandos, de modo que, primero, unos actuarán como Locust atacantes y los otros, como humanos defensores; después, se invertirán los roles. Ganará el que destruya los objetivos enemigos en menos tiempo.

Los objetivos serán tres: los dos primeros serán agujeros de la emergencia, que estarán tapiados y que habrá que destapar; el tercero, un generador. El desarrollo será progresivo, de modo que el mapa se irá abriendo a medida que destruyamos cada objetivo: no podremos ir a por el generador mientras no abramos el segundo agujero de la emergencia, y no podremos ir a por éste mientras no caiga el primero.

Sin duda, será el modo de juego más estratégico y profundo visto en un Gears of War, ya que se requerirá la compenetración y el buen quehacer de los cinco miembros de cada equipo, debido a las diferentes clases de personajes, cada una de los cuales contará con un armamento determinado y cierta habilidad especial, la cual se gastará al usarla, con un lapso de 15-20 segundos hasta que podamos volver a echar mano de ella. Por si fuera poco, habrá un límite de tiempo para superar cada objetivo: si tardamos mucho en abrir los agujeros de la emergencia, ni siquiera tendremos ocasión de abordar el generador. Así, además de a los enemigos, habrá que derribar, obligatoriamente, diversas fortificaciones que dificultarán el acceso a los objetivos.

El bando de la CGO contará con cuatro tipos de personajes. El ingeniero (Baird) tendrá como armas una escopeta y una herramienta de reparación de fortificaciones (no podrá crearlas desde cero), mientras que su habilidad especial será la de desplegar torretas centinelas. Por su parte, el soldado (Cole) contará con el Lancer y el Booshka como armas de fuego, y podrá desplegar cajas de munición para que el equipo se aprovisiones, ya que las balas escasearán. En cuanto al explorador (Paduk), que tendrá un rifle Markza y una pistola Snub, podrá trepar por algunas paredes para ubicarse como francotirador y lanzar granadas “baliza”, para localizar enemigos. Finalmente, el médico (Sofia), que contará con el Lancer y la pistola Snub, dispondrá de granadas “stim-gas”, que le permitirán resucitar a sus compañeros o volverlos invulnerables a las balas corrientes.

Si las posibilidades estratégicas y cooperativas de la CGO ya serán grandes, las de los Locust lo serán aún más, con ocho clases diferentes. El Ticker podrá arañar fortificaciones y autodetonarse, además de comer granadas para aumentar su “explosividad”. Su habilidad especial consistirá en dar un acelerón y, gracias a su pequeño tamaño, podrá colarse por ciertos conductos. El Infame será muy rápido, lo que le permitirá saltar fortificaciones y trepar por las paredes, a lo que unirá el poder especial de gritar para dejar paralizados a los rivales durante unos segundos.

El Grenadier contará con el Lancer y la escopeta Gnasher como armas de fuego, mientras que su habilidad especial consistirá en lanzar granadas para alimentar a los Ticker, a los que también podrá “patear” por encima de las fortificaciones. El Kantus será muy similar, aunque su poder será hacer invulnerables momentáneamente a sus compañeros. En cuanto al Rager, una especie de Gollum harapiento hasta ahora inédito en la saga, dispondrá de un rifle Breechshot y su mayor peligro será su capacidad de entrar en modo rabioso para, así, aumentar de tamaño y atropellar a los enemigos, como si fuera un Berserker.

Y aún faltan los tres tipos de Locust más poderosos, que causarán terror, espanto y pavor. El primero será el Serapede, una oruga cuyo único punto débil será la cola y que contará con unas poderosas mandíbulas eléctricas para comerse las fortificaciones en un santiamén, junto con la habilidad especial de ponerse en vertical y escupir veneno. El Mauler, pese a su lentitud, será una máquina de destrucción, gracias a su pesada maza y al escudo, que podrá hacer girar para que las balas de los enemigos reboten. Finalmente, el Corpser, que será el monstruo más caro de adquirir, contará con sus poderosas patas y con la habilidad de enterrarse bajo tierra para, así, superar fortificaciones y recuperar salud.

El modo OverRun será especialmente divertido cuando nos toque jugar con los Locust, como habréis podido deducir. Al principio de cada partida, sólo habrá cuatro tipos de monstruos, pero, con los puntos que obtengamos, podremos comprar otros cuatro más, a cual más poderoso, para machacar a los militares de la CGO. Os lo advertimos: esta invasión de diversión os mantendrá secuestrados en la silla.

Habrá mapas específicos para el modo OverRun. Nosotros pudimos ver Junkyard, un paraje industrial lleno de casetas derruidas y con algunos túneles por donde se podrán colar los Tickers, para sorprender a la CGO. Cada mapa contará con tres zonas, que visitaremos a medida que destruyamos cada uno de los agujeros de la emergencia.

Sobre la presencia de los modos Horda y Bestia por separado, tal y como aparecían en Gears of War 3, no se sabe nada aún. La presencia de esos dos modos de oleadas no está confirmada, pero, según el productor Chris Wynn, habrá algún anuncio al respecto a principios de 2013.

Con todo lo dicho, no hay duda de que Gears of War Judgment promete estar a la altura de la saga y ser uno de los títulos estrella de 2013. Sólo quedan tres meses para disfrutar de su justicia militar. ¿Acataréis las órdenes u os rebelaréis, como el escuadrón Kilo?

Lecturas recomendadas