Reportaje

Gamescom 2014: Avance de No Man's Sky

Por Álvaro Alonso
-

No Man's Sky, el ambicioso título de Hello Games, tampoco ha querido perderse la Gamescom 2014. Os traemos nuestras primeras impresiones del que promete convertirse en uno de los baluartes de PS4/PC, y en el nuevo listón a superar dentro de los juegos de ciencia ficción. Sky is not the limit. 

Durante el evento celebrado en Colonia esta misma semana hemos tenido el placer de hablar con Shawn, de Hello Games, un estudio independiente afincado en Guildford, Inglaterra. Se trata de un equipo pequeño, que comenzó su andadura con tan solo cuatro miembros y saltó a la fama tras triunfar en dispositivos móviles con Joe Danger. Actualmente el estudio cuenta con diez personas, de las cuales siete trabajan duramente para que No Man’s Sky sea una realidad. La build que nos mostraron en la Gamescom 2014 es la misma que enseñaron en el E3 2014, pero prometieron que harían todo lo posible para mantener nuestro interés. Y lo consiguieron.

No Man’s Sky es juego de ciencia ficción: viajar por toda la galaxia, aterrizar en planetas desconocidos, no saber qué vamos a encontrar, explorar y descubrir... Querían hacer algo así. El problema es que tener un equipo de sólo cuatro personas no casa con querer hacer algo tan enorme, y para más inri, el proceso de desarrollo ha estado salpicado por la desgracia. Hay una única galaxia compartida por todos los jugadores, pero cada uno empieza en una parte distinta. Disponemos de un mapa galáctico en el que podemos ver TODOS los planetas, pero aquellos a los que no hayamos viajado todavía aparecerán como “no explorado”. Si no visitamos esos planetas, jamás descubriremos los tesoros (o peligros) que en ellos se esconden.

Uno de los aspectos clave de No Man's Sky es que empezamos en los confines de la galaxia y, al principio, no tenemos nada, sólo nuestra nave. Estaremos atrapados en el Sistema Solar y necesitaremos mejorar la nave, para lo que tendremos que ganar dinero y recolectar recursos de distintas formas: combatiendo, convirtiéndonos en piratas del espacio, viajando hasta estaciones… Con el dinero y los recursos obtenidos podremos comprar una nueva nave, o mejorar las capacidades de la actual. A medida que progresemos, conseguiremos viajar cada vez un poco más lejos, hacia el centro de la galaxia, cosa que también estarán intentando hacer otros jugadores. Y cuanto más cerca del centro, encontraremos mayores desafíos... Y mejores recompensas.

En la demostración que nos enseñaron, la partida comenzó con nuestro personaje caminando por una especie de cueva. Disponemos de un escáner para analizar criaturas, recursos… El colorido que baña los escenarios es sobrecogedor, con palmeras rojas y un horizonte que se extiende en la lejanía. Gráficamente, el juego es una maravilla, una explosión de color mezclada con cierto realismo, y unos efectos de luz espectaculares.

Mientras caminamos nos topamaos con una cabra, ciervos, dinosaurios… La fauna acapara gran protagonismo y encontraremos todo tipo de criaturas, con infinidad de variantes dentro de cada especie, por ejemplo, en tamaño y colores. A continuación subimos a nuestra nave (muy parecida al Ala-X de Star Wars) y en seguida estamos en orbita preparados para iniciar nuestro viaje hacia las estrellas. En nuestra travesia nos cruzamos con otras naves, atravesamos un cinturón de asteroides, vemos nuevos planetas... Divisamos uno que tiene buena pinta y nos dirigimos hacia él. Al penetrar en su atmósfera, disfrutamos de una transición gráfica entre el espacio y la propia atmósfera del planeta muy fluida y lograda. Se aprecia un ligero “popping”, pero nada particularmente grave. Al aterrizar con éxito sobre la superficie del recién descubierto mundo, termina la demo.

Todo este proceso funciona mediante una fórmula basada en "inputs" y "outputs". Los inputs son nuestra posición y todo se va generando sobre la marcha de forma totalmente aleatoria pero, si volamos de vuelta hacia la misma zona, nos encontraremos exactamente con lo mismo. Así que, técnicamente, las cosas no existen hasta que las visitamos. Una serie de números son los encargados de definir lo que va a aparecer ante nosotros cuando demos el siguiente paso. Sin lugar a dudas se trata de un sistema muy ambicioso, y el poder hacer descubrimientos dota de gran valor al juego, nos cuenta el principal responsable. Además, podemos encontrar efectos climáticos, como lluvia, en ciertos mundos.

Aquellos que tengáis problemas de conexión o directamente no gustéis de partidas online podéis dormir tranquilos: es posible jugar a No Man's Sky offline, pero según su responsable la experiencia es mucho más completa cuando contemplamos lo que han descubierto otros jugadores. Además, obtendremos recompensas por hacer nuevos descubrimientos al jugar online.

Si todo sale según lo previsto, viajaremos hasta los confines de la galaxia de No Man's Sky en una fecha aún sin confirmar de 2015, primero en PS4 y un tiempo después en PC.

Lecturas recomendadas