Reportaje

Las armas más mortíferas del cine

Por Raquel Hernández Luján
-

Son la salsa de todos los platos: por su culpa miramos debajo de la cama, comprobamos que la puerta de casa está cerrada y tenemos velas por si hay un apagón. Queridísimos villanos: va por vosotros.

Aquí tenéis una buena galería de psicópatas y asesinos así como las armas que utilizan. Son malos porque el mundo los ha hecho así: sufrieron una infancia terrible y una juventud normalmente peor todavía, pero hay que ver qué imaginación tienen para hacer cachitos a sus víctimas...

Un clásico: los objetos punzantes y las máscaras

Está claro: un asesino da más yuyu si no se le ve la cara de primeras. Tenemos tres claros ejemplos, el primero de ellos es Jason Voorhees, protagonista de las películas de la saga Viernes 13. Realiza sus asesinatos con una máscara de hockey debido a una malformación en la cara desde la niñez y utiliza un enorme machete. Es un ser muy violento que no duda en partir cabezas, columnas, etc..  Le da miedo el agua ya que se cree que murió ahogado. Su gigantesco machete es sólo una de las armas que utiliza: garfios, ballestas o sus gigantescas manos son instrumentos de matanza tan válidos como cualquier otro...

 

 

El segundo es Michael Myers, protagonista de las películas de Halloween (en España, la primera se tradujo como La noche de Halloween). El protagonista es un enfermo psiquiátrico que se fuga para matar a su hermana menor como hizo antes de ingresar con su hermana mayor. Lleva una máscara blanca y casi siempre mata con un cuchillo grande. No es muy original, pero... ¿conocéis un arma mejor para abrir en canal?

 

Y el que completa el terceto es el protagonista de Scream, parodiado en Scary Movie. Va vestido con una túnica de monje de color negro y una máscara de color blanco inspirada en el cuadro de Munch "El grito". Su "modus operandi" no puede ser más original: un buen cuchillo. Este maloso suele cebarse con las puñaladas, así que veréis borbotones de sangre más de una vez.

Una vuelta de tuerca: prohibido dormir

El ser humano necesita recargar pilas descansando pero hay quien aprovecha este momento para colarse en los sueños... Otro clásico: Freddy Krueger: tiene un sempiterno jersey a rayas y cuchillas en la mano derecha. Los aldeanos lo quemaron porque creían que cometia infanticidios, por ello a Freddy le da miedo el fuego y luce un rostro desfigurado. Usa su "guante de jardinero" más para intimidar con algún cortecito en la cara que para matar, pero sólo por aquella muerte en la que chirría las cuchillas contra un encerado (¿hay algo más temible que eso?) ya merecería la pena.

 

 

No es el único que se adentra en los sueños... En La invasión de los ultracuerpos, pudimos ver a Donald Sutherland tratando de evitar dormirse para no ser colonizado por seres extraterrestres... El remake de Los ladrones de cuerpos jugaba de nuevo con la inquietante idea de no poder caer en los brazos de Morfeo.

Quiero un pedacito de ti

Leatherface es el protagonista de La matanza de Texas. Y una vez más, cuenta con una deformidad en la cara. El arma principal de "cara de cuero" es una motosierra, aunque no le hace ascos a cualquier otra arma para matar sangrientamente. Corta los rostros de las victimas para ponérselas en su cara.

 

 

Otro personaje elige a sus victimas como los errores cometidos en su vida, por ejemplo, no tener buenos modales. ¿Lo has adivinado ya? Es Hannibal el caníbal, que disfruta matando a sus víctimas e ingiriéndolas en un festín digno de un cordon bleu. Suele morder y le encanta la carne fresca. Lleva una máscara para que no muerda cuando esta internado en la cárcel. Algo de este personaje hay en la película Insensibles, en la que un niño inmune al dolor es confinado en un sanatorio mental y embozado para evitar sus mordiscos. 

El colmo de los colmos

La saga Saw ha dado un firme paso al frente creando algunas de las muertes más enrevesadas, sanguinolientas y despiadadas de la historia del cine: el asesino se llama John Kramer y es más conocido como Puzle (Jigsaw).

 

 

Lo más característico de este asesino no es él mismo sino el muñeco con el que se presenta a a sus víctimas, a las que escoge paa hacerles pagar por errores cometidos en su vida: hay suicidas, policías corruptos... Les da la opción de poder salvarse pagando un alto precio, como puede ser sacarse un ojo a contrarreloj. Entre sus armas preferidas, están la piscina de jeringuillas (aaaagh), las sierras de calar y el cepo tamaño industrial... convenientemente colocado en la cabeza.

Si no lo llamas, no viene

Candyman aparece cuando dices su nombre cinco veces frente a un espejo, de modo que lo lógico sería que nadie lo dijera y santas pascuas, pero no es así, claro. El asesino lleva un garfio y un abrigo. Su nombre es Daniel Robitaille y es un esclavo negro al que le cortaron la mano por tener una relación con una chica blanca. Le embadurnaron de miel para que le picaran las abejas, aunque más bien lo devoraron vivo, así que tiene unos abdominales muy definidos...

 

 

Algo semejante sucede con la pila de películas en la que se invoca a espíritus jugando con la ouija, pronunciando ciertas palabras o abriendo una caja de Pandora, como es el caso de The Possession. Los villanos suelen ser espíritus capacitados para meterse en cuerpos ajenos, mover los objetos, encender y apagar luces... una feria, vamos.

Toc, toc... ¿Quién soy?

El asesino de Sé lo que hicisteis el ultimo verano también va con un garfio (esta vez en la mano derecha) y vestido de pescador. ¡Tela lo que sufren los protagonistas hasta averiguar quién es! Irán muriendo uno a uno hasta descubrir que no es otro que Ben Willis: un hombre al que atropellaron y lanzaron al mar para esconder su crimen.

 

 

El muñeco diabólico fue otro de los grandes leones disfrazados de cordero. El asesino se llamaba Charles Lee Ray (Chucky) y era un estrangulador en serie cuya alma estaba confinada en un muñeco Good Guys. Su objetivo: poseer el cuerpo de un niño llamado Andy. Mataba de diversas formas, pero en la forma de muñeco solía llevar un cuchillo consigo.

El reverso tenebroso de lo cotidiano

En El resplandor, el asesino de la pelicula es Jack Torrance siempre acompañado de su hacha. Interpretado por el gran actor Jack Nicholson era en un principio un modélico padre de familia que se vuelve completamente loco. En realidad, su principal arma era la cara de "chalao" que siempre ponía, porque lo que es matar, mata poco: un hachazo en el torso a Hallorann (Scatman Crothers) y hala, a tomar el fresco...

 

 

Poco podía imaginar la protagonista de Psicosis que el tímido Norman Bates escondía en su interior una personalidad psicótica. Para matar, Norman utiliza un cuchillo con claras reminiscencias fálicas y vestido como su madre, pero lo mejor es que esconde a sus víctimas entre el hielo de la cámara frigorífica de su hostal.

Niños muy chungos

Una de las películas que recuerdo con más cariño es la de El pueblo de los malditos. En ella tras un desvanecimiento general, todas las mujeres de un pueblo quedaban embarazadas y daban a luz prematuramente a unos niños albinos de ojos brillantes con la capacidad de leer las mentes. Christopher Reeve encabeza el reparto de este remake de la película original de los años 60 y tiene que hacer frente a los poderes de control mental de estos pequeños terribles.

 

 

Los niños y el terror asiático, ¡qué idilio! Sobre todo si se trata de niñas de larga cabellera como Sadako/Samara, la protagonista de The Ring, que mata del susto al salir del televisor. Tanto la versión japonesa como la americana dejan los pelos de punta. También está la grimosa Dark Water, sobre una niña ahogada que va dejando pelos en el agua de un bloque de pisos de lo más frío... Muy recomendable. La coreana Horror Stories reúne un poco de todo hilando diversas historias a través de un asesino en serie que solo puede dormir cuando le cuentan historias de miedo. Muy "creepy" todo.

Ellas también muerden

Por excelencia, no ha habido asesina más fría y sexy que Catherine Trammell a quien da vida Sharon Stone en instinto básico. Su arma: un picahielos que prefiere utilizar en plena apoteosis sexual cuando tiene maniatados e indefensos a sus amantes.

En otro registro totalmente diferente encontramos a Harley Stark que es Ellen Page en Hard Candy, una caperucita diferente que deja cepos en Internet para cazar pederastas y comerse al lobo.

Otra sexy mortal fue Sil: un experimento científico en el que se mezclan de ADN humano y ADN extraterrestre que cuando se hace adulta busca hombre para quedar encinta y asi hacer una nueva especie y matar a la humanidad. Nathasa Henstridge le dio vida a este ser en película Species: especie mortal.

Guía de supervivencia en cinco pasos

No vamos a dejarte ahora sufriendo, así que anota por si acaso esta noche necesitas ayuda:

1.-Si corres, no lo hagas sólo en línea recta y hacia un bosque abandonado.

2.-No te escondas si estás constipado/a porque acabarás estornudando y delatando tu posición.

3.-Evita hacer bromas pesadas sobre muertes truculentas...

4.-Las relaciones sexuales pueden esperar a otra noche que no sea la de Halloween en un descampado inhóspito... Y cuidado con los ligues de última hora: si la tía es demasiado sexy... ¡peligro!

5.-Si te enfrentas al malo de turno, asegúrate de que lo has matado antes de darle la espalda (a la primera no suele ser la vencida).

Lecturas recomendadas