Reportaje

Las peores torturas en los videojuegos

Por David Martínez
-

Las torturas en los videojuegos no son muy comunes. Estamos acostumbrados a que maten a nuestros personajes (sobre todo en Bloodborne y Dark Souls) pero que le hagan sufrir todavía nos pone los pelos de punta. Además, algunos de los títulos que mostramos a continuación, sobre todo bélicos y de terror, son especialmente "creativos" en este aspecto.

No ha sido fácil decidir cuáles son las peores torturas de los videojuegos. La verdad es que las desarrolladoras andan con pies de plomo a la hora de incluir un elemento tan polémico en ninguno de sus títulos, y cuando lo hacen, en juegos de guerra y "survival horror" está bastante exagerado. 

Aún así, nos hemos encontrado con un puñado de ellas: castigos escalofriantes que lo mismo sirven para sacar información de un confidente, que como forma de morir  morbosa. En nuestra selección de las 10 peores torturas, hemos decidido tomárnoslo con sentido del humor, ya que se trata de videojuegos al fin y al cabo.

Y como ya han aparecido en otro especial, los peores fatalities de Mortal Kombat quedan excluídos, aunque seguro que alguno de ellos podría estar perfectamente en este reportaje "no apto para estómagos sensibles". Ahora, aguantad la respiración porque comienza nuestro viaje a lo más oscuro de los videojuegos.

Metal Gear Solid

Los métodos "expeditivos" para sacar información a Solid Snake (a Raiden en la segunda entrega y a Big Boss en Metal Gear Solid 3 Snake Eater) son ya una seña de identidad de la saga de Konami. Aunque no destacan por su crueldad -comparados con otros ejemplos de esta lista- si que se han ganado un lugar de reconocimiento por tratarse de secuencias interactivas. Dependiendo del aguante del jugador machacando botones, resistimos más o menos en el interrogatorio.  

Call of Duty

Otra serie que ha mostrado torturas en varias entregas. Las hemos sufrido en primera persona, hemos visto cómo las sufría un ser querido, en Call of Duty Ghosts, y también nos hemos convertido en torturadores, como en Black Ops. Algunos momentos, como el inicio de World at War en manos de los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial o el nivel de Rio de Janeiro en Modern Warfare 2, en que se insinúa un castigo con una batería de coche y un par de pinzas, son memorables.

The Witcher 2

Geralt de Rivia no es ningún salvaje, tranquilos. Pero en la segunda entrega de sus aventuras, Witcher 2 Assassin of Kings, encontramos a un personaje cercano, que sufre los castigos de la guardia Nilfgardiana. Se trata de Triss Merigold, que por suerte puede recurrir a sus poderes de hechicera para borrar cualquier marca sobre su cuerpo. Pero el mal rato en las catacumbas no se lo quita nadie.  

Manhunt

El instinto de supervivencia es nuestro único consejero en las dos entregas de Manhunt. No tenemos muchas armas a nuestro alcance, así que tenemos que encargarnos de nuestros rivales (cuyas intenciones no son nada buenas) con casi cualquier cosa. Las ejecuciones son salvajes, especialmente cuando sólo tenemos a mano una bolsa de plástico o debemos interactuar con el entorno para "silenciar" a los enemigos.

The Punisher

Frank Castle demuestra su sangre fría en los cómics. Y esa es precisamente la imagen que quiso reflejar el juego, dejando a un lado la -edulcorada- película de Tom Jane y Travolta. En The Punisher encarnamos a un veterano de guerra que utiliza cualquier medio a su alcance para castigar a los criminales. Y cuando decimos CUALQUIER MÉTODO también incluímos golpes que aprovechan elementos del escenario: no sólo es atravesar un cristal con la cabeza de nuestro enemigo, también le podemos sentar sobre una sierra radial o meterle en esta trituradora de madera. 

Splinter Cell

Sam Fisher tuvo que enfrentarse a la polémica en las últimas entregas de Splinter Cell. En particular en Double Agent, cuando deba infiltrarse en una organización terrorista, que utiliza métodos salvajes para sacar información a los prisioneros. Aunque tenemos el papel de torturadores, sentimos una enorme presión por inflijir daño a inocentes. No es la única vez que Fisher se ha enfretado a decisiones morales, también le ocurría en Splinter Cell Blacklist...

Resident Evil 6

Después de la sierra mecánica que nos había marcado (en muchos sentidos en Resident Evil 4) Capcom pensó en subir la apuesta. Si morir partido por la mitad ya es algo bastante impactante, esperad a ver lo que es capaz de hacer una picadora de carne industrial con la cabeza (y el resto) de nuestro protagonista. La solución aguarda en Resident Evil 6.

Spec Ops The Line

La guerra saca lo peor de uno mismo. Lo vimos en Apocalyse Now, y volvemos a contemplarlo en el estupendo Spec Ops: The Line, desarrollado por Yager (inmersos en el próximo Dead Island 2). En este caso, la tortura es doble. Por una parte tenemos a los prisioneros colgados, expuestos al fuego de francotiradores y a las condiciones del desierto en Dubai, por otro, la tortura del protagonista, que sufre las consecuencias de sus acciones. Una visión magnífica de la obra de Conrad, El corazón de las tinieblas.

The Evil Within

La matanza de Texas ha servido como inspiración a muchas películas, relatos de terror y videojuegos. El comienzo de The Evil Within es uno de los homenajes más descarados a la cinta de Tobe Hooper (que a su vez está basada en la historia real del asesino Ed Gein). Hay pocas cosas tan aterradoras como despertar colgados de un gancho -como el detective Castellanos- mientras esperamos... y un carnicero despedaza otros cuerpos al ritmo de la música clásica. Además nuestro amiguito tiene una sierra mecánica (otro homenaje) que nos impide enfrentarnos a él... ¡a correr!

Chiller

Es el peor juego de nuestra selección, con diferencia. Tanto en su planteamiento -una recreativa de disparos en que había que conseguir puntos antes de que se agotase el tiempo- como por su crueldad. Aunque en los niveles más avanzados Chiller deriva a un estilo de terror más clásico, casi ingenuo, el comienzo es escalofriante. Tenemos que visitar dos cámaras de tortura y conseguir puntos activando dispositivos como una guillotina o disparando directamente a los torturados. El sonido también pone los pelos de punta, pero si os atrevéis, aquí abajo podéis ver el juego en movimiento (emulado). Pero os advertimos de que puede causar pesadillas.   

Y ahora, para quitaros ese "mal cuerpo", lo más recomendable es darse una vuelta por nuestra sección de los peores de los videojuegos, y reirnos de otras atrocidades consoleras. 

Lecturas recomendadas