Reportaje

Monstruos marinos de serie B

Por Raquel Hernández Luján
-

No sabemos si dan más miedo o risa, pero los monstruos marinos nos acompañan desde hace décadas ya sea como ballenas, tiburones, calamares gigantes, medusas o engendros híbridos de toda clase, ¿te apetece repasar con nosotros algunos títulos emblemáticos?

EDITADO (7/1/2014): Ahora podéis disfrutar de los gloriosos trailers de las películas... si tenéis suficiente valor (y estómago).

El "fenómeno Sharknado" se ha dejado sentir en los últimos tiempos, hasta el punto de haber formado parte de la programación navideña de una cadena generalista... ¿qué fue de Cuento de Navidad y otros clásicos? Pues que están siendo desplazados por otro tipo de producciones que nos gustan y nos divierten, así que, ¡ahora hay más donde elegir!

La fiebre de los monstruos marinos ha tenido sus grandes exponentes en películas como Tiburón, de Steven Spielberg (una auténtica precursora de una oleada incesante de nuevos y cada vez más bizarros títulos, como veremos), Abbys de James Cameron, Orca: la ballena asesina de Michael Anderson o la propia Moby Dick de John Huston, alejándonos en el tiempo. La inspiración literaria también ha sido abundante sobre todo por parte de Melville y de nuestro imaginativo Julio Verne en obras como "20.000 leguas de viaje submarino".

Y es que las pesadillas submarinas que nos ha brindado el cine traen consigo todo tipo de alimañas: desde calamares gigantes hasta pequeñas pero letales pirañas por no hablar de la variedad de híbridos casi inconcebibles que han abordado las pantallas o de aquellas criaturas salidas directamente de la imaginación de sus creadores. Pero hoy no vamos a hablar de clásicos sino de películas de bajo coste, ¡allá vamos!

Entre las cintas de tiburones asesinos y sus extrañezas encontramos a Carmen Electra huyendo de un tiburón bicéfalo en 2-Headed Shark Attack, una película de escaso presupuesto del Christopher Ray, el responsable de Mega Shark vs. Giant Octopus (protagonizada por Lorenzo Lamas, señores) y su secuela Mega Shark vs. Crocosaurus que sigue abundando en las escaramuzas entre bestias gigantes versión XXL.

Pero no podemos dejar de lado a mezclas tan curiosas como la que propone la tv movie Sharktopus, que nos presenta a un tiburón-pulpo. Se trata una cinta dirigida por Declan O'Brien con guión de Mike MacLean, autor de Pirañaconda (sí, justo lo que pensáis el híbrido piraña-anaconda que no podía faltar en este repor) que contará con una secuela titulada Sharktopus vs. Mermantula de la que se encargará Kevin O'Neil y que protagonizará Casper Van Dien.

Ojo, que la peli está en postproducción y amenaza con estrenarse este mismo año. Ya podéis ver que las sagas monstruosas tienden a expandirse con facilidad... Aunque nada comparado con Anaconda, ese horror protagonizado por Jennifer López en el 97 que ha contado con hasta cinco secuelas de toda clase y condición.


O'Neil tiene también en su cartera de proyectos Dinoshark, que fue un proyecto nacido del acuerdo de Roger Corman para hacer películas de bajo pesupuesto para el canal Syfy y en la que cuenta incluso con un papel como el doctor Frank Reeves. Y es que la prehistoria es fuente inagotable de inspiración... Ahí tenemos Jurassic Shark, una película canadiense dirigida, escrita, producida, sonorizada, animada, etc. por Brett Kelly, más prolijo que talentoso, en la que una excavación acuática en busca de una bolsa de petróleo libera a un tiburón jurásico con malas pulgas.

Los tiros van por el mismo sitio en Super Shark, una cinta de Fred Olen Ray en la que una perforación marina libera a un tiburón gigante prehistórico, pero no solo puede nadar sino que también vuela y camina, ¿para qué retringirnos al agua?


Y hablando de cambiar a las criaturas marinas de elemento, tenemos dos buenos ejemplos: Sand Sharks con escualos amenazando la paz de un paraíso tropical desplazándose por la arena y Snow Shark: Ancient Snow Beast en la que podremos ver a un tiburón cortando nieve con su aleta dorsal...

Y, ¿por qué no? Incluso tenemos Tiburones en Venecia (ver para creer), con Stephen Baldwin al frente del reparto, que en Europa no nos libramos tampoco de la invasión. Puestos a desbarrar, ¿por qué no llevarlo aún más lejos? Eso fue lo que debió pensar el director, Danny Lerner que llegó a grabar Space Sharks con Corin Nemec (a quien recordaréis por la legendaria serie Parker Lewis nunca pierde) como protagonista.


Entre los híbridos humanoides encontramos Hammerhead que nos cuenta la historia de un científico que, tratando de salvar a su hijo de un cáncer lo convierte en mutante antropo-escualo o la no menos imaginativa Sharkman, una producción procedente de Aruba.

Cuidado, que también tenemos una muestra oriunda de nuestras tierras en la coproducción hispano-estaodunidense que pretendía ser una cinta de suspense titulada La grieta...


Vamos con más híbridos divertidos: la cinta del 78 de Joe Dante, Piraña, vino a redescubrirnos a las pequeñas devoradoras de dientes afilados que acumularon posteriores refritos como Piraña II: los vampiros del mar, dirigida por James Cameron. Pero además, tendrán su versión imaginativa en Piranha Sharks, otra de las películas que esperan estrenarse este año de la mano de Leigh Scott, todo un enamorado de los monstruos.

El empuje del 3D también nos ha traído un poco de todo: Piranhas 3D, Piranhas 3DD (el slogan de la peli no tiene desperdicio "Sex, Sea and... Blood"), Shark Night 3D y un larguísimo etcétera.

Lecturas recomendadas