Reportaje

No me arrepiento de haber comprado una Wii U

Por Álvaro Alonso
-

Dicen que Wii U ha sido un fracaso; que vaya chufa de consola, de juegos y de todo. Dicen que tras The Legend of Zelda, podemos ir vendiéndola. De hecho, dicen que podemos ir haciéndolo ya porque, total, como también saldrá en Nintendo NX... Y yo digo: no lloren por Wii U, aún no está muerta.

Con la inminente presentación de Nintendo NX y la escasez de juegos exclusivos de peso en lo que resta de 2016, muchos dan por muerta a Wii U. No sólo eso: también dan por hecho que la consola ha sido uno de los mayores fracasos de Nintendo y la culpable de que la compañía no atraviese su mejor momento.

Ahora debería venir la parte en que os deleito con un montón de datos financieros sobre lo bien que le ha ido a la Gran N gracias a X e Y (no, Pokémon no tiene nada que ver esta vez), con un gráfico con las ventas globales de Wii U respecto a sus competidoras (la pley y la juan) y con un extenso trabajo de investigación que demuestre que la consola no es, ni mucho menos, la Sega Saturn de Nintendo (como ya vaticinan algunos). 

Por desgracia, los números se me dan fatal ("¡Y las letras!", exclama alguien del público). Además, no tendría demasiada gracia hacer una artículo de opinión y que el 90% esté sacado de Wikiped... de mis fuentes ultra confidenciales que no pienso revelar.

Así que en su lugar, voy a hacer lo que más me gusta en la vida despues de jugar a videojuegos: hablar de ellos. Concretamente, de mis exclusivos favoritos de Wii U, que son: Bayonetta 2, Donkey Kong Country: Tropical Freeze, Fast Racing Neo, Hyrule WarriorsLEGO City Undercover, Mario Kart 8, Metroid: Extinction, Pokkén TournamentSplatoon, Star Fox Zero, Super Mario 3D World, Super Mario Maker, Super Smash Bros.The Wonderful 101 y Xenoblade Chronicles X.

Eso hacen catorce juegos (¡al final resulta que los números no se me dan tan mal!), sin contar las remasterizaciones de The Wind Waker y Twilight Princess porque, bueno, son remasterizaciones. Y si hago el mismo repaso de exclusivos con PS4 y Xbox One, sólo me vienen a la cabeza unos tres o cuatro de cada una. Catorce frente a tres o cuatro. Hmmm.

"Tsssss y que mas da si son todos juego para niños con malo jraficosssssss." No podría usted tener más razón, querido caballero (su ortografía ya tal). Me explico: Uncharted 4 salió hace apenas unos días, Quantum Break lleva entre nosotros cosa de un mes y no hace falta irse muy lejos para ver a los de siempre echando mierda (perdón por el lenguaje, capi, pero no tiene otro nombre) sobre los exclusivos del "enemigo". Que si el tuyo no va a 60pfs, que si se ve borroso, que si tienen bugs, etcétera, etcétera, etcétera.

Y mientras tanto en Wii U, la consola inferior, la que "no es HD", la que ni siquiera es Next Gen... el 90% de los juegos que he nombrado se muestran al ansiado número mágico y no tienes que aguantar a nadie diciéndote que su shooter en tercera persona es mejor (porque Splatoon le da mil vueltas a todos). ¿Y a cuántos frames por segundo va la vida? No, en serio, me gustaría saberlo.

No sé por qué me pongo a hablar de rendimiento (porque me gusta divagar, por eso) cuando, en realidad, me la trae bastante al pairo. Veréis, hace unos días terminé Uncharted 4... Y me ha encantado. Suscribo cada palabra del 'peaso' análisis que se marcó Rafa, de verdad, es una aventura con mayúsculas. Y sin embargo... Había momentos en que tenía la sensación de no estar jugando a un videojuego. Hay muchas secuencias de acción explosiva, momentos de sigilo, que si salto por aquí, que si me cuelgo por allá... Pero era más como estar contemplando una película, y creo que ese es el motivo por el que la forma de analizar videojuegos ha cambiado bastante en los últimos años (algún día me encantaría profundizar sobre esto, porque creo que tiene bastante miga).

En fin, a lo que quería llegar es a que aunque me han encantado Uncharted 4, Quantum Break y muchos otros de PS4/One, creo que los títulos de Nintendo son de los pocos que sigan conservando la esencia del videojuego en su estado más puro, ese "voy a divertirme sin más". Ese "voy a saltar y aplastar muñecos mientras disfruto de una banda sonora terriblemente pegadiza, sin preocuparme por una historia súper madura (algún día tenemos que hablar sobre lo que se considera maduro) y por recoger tropecientos coleccionables que sólo están ahí para fastidiar a aquellos con síndrome de coleccionismo compulsivo, como yo." (es una efermedad real, ¿vale?). Llamadlo infantilidad, llamadlo diversión; el caso es que está ahí, y a mí me encanta.

Y luego, bueno... está lo de Zelda. Claro porque el The Legend of Zelda de NX va a ser mejor, ¿no? Todo el mundo lo da por hecho: mejor consola, mejor versión, bla, bla, bla. Lo cierto es que apenas sabemos nada sobre NX, de hecho, lo último que se ha dicho es que no será un remplazo de Wii U, sino que convivirá junto a esta y 3DS. Y una vez más me vuelve a dar igual, porque, ahora mismo, sin datos REALES sobre la mesa, no significa nada. Pero la situación es similar a la del Twilight Princess original ¿no? Y con este, la mejor versión era la de Wii, ¿verdad?

Pues en mi opinión NO. La mejor era la de Game Cube, simple y llanamente porque el mundo no estaba en modo espejo, así que Link era zurdo y las localizaciones tenían sentido si habías jugado a Ocarina of Time. Vale, reconozco que aquí estoy siendo quisquilloso, pero ahora en serio, la única ventaja que la versión de Wii tenía respecto a la de Game Cube era que incluía opción para pantallas anchas. Y YA.

Y... estoy divagando otra vez. Iré directo al grano: no me arrepiento de haber comprado Wii U, incluso aunque The Legend of Zelda sea su último gran juego (cosa que dudo). Me ha dado más exclusivos que la competencia en casi el mismo periodo de tiempo y, más importante aún, me ha dado juegos distintos. Juegos con los que realmente puedo decir que he disfrutado como un niño. Así que no puedo quejarme porque vayan a jugarse la recta final del año a una carta... Menos aún cuando se trata de un as en la manga. EL as en la manga. Nada puede salir mal y, si sale mal, prometo escribir un artículo pidiendo disculpas usando sólo la mano izquierda.

Lecturas recomendadas