Prey PS4 Xbox One PC
Reportaje

Prey - Gameplay, impresiones y tazas para PS4, Xbox One y PC

Por Álvaro Alonso
-

Hemos vuelto a jugar a Prey, la aventura de ciencia ficción para PS4, Xbox One y PC desarrollada por Arkane Studios, principales responsables de la saga Dishonored (¿habéis leído nuestro análisis de Dishonored 2?). Hace poco más de un mes tuvimos la oportunidad de meternos en la piel de Morgan Yu (nombre que recibe el personaje principal, independientemente del sexo que elijamos) durante la primera hora de partida. Pero dado el estilo de juego de este reboot, con reminiscencias de Bioshock, Half-Life y el propio Dishonored, no fue suficiente para apreciar todo su potencial.

A continuación podéis ver gameplay e impresiones de nuestra primera toma de contacto o, si lo preferís, leer nuestro avance de Prey para PS4, Xbox One y PC.

Pero vosotros seguramente estéis aquí porque queréis una buena ración de nuevo gameplay de Prey. Y para eso tenemos el siguiente vídeo, capturado directamente desde PC durante nuestra sesión de juego. Echadle un ojo:

En esta ocasión, sin embargo, la sesión dio para mucho más... En todos los sentidos. Durante cerca de tres horas, y en un parte más avanzada de la aventura, pudimos por fin poner a prueba algunos de los poderes alienígenas a los que tendremos acceso. Y es que las habilidades especiales que conseguimos utilizando los neuromods (una versión bastante 'hardcore' de los Plásmidos de Bioshock) se dividen en dos tipos: humanos y alienígenas.

Los primeros permiten mejorar capacidades naturales hasta superar los límites humanos, como aumentar la fuerza para mover (y lanzar) objetos gigantes, o adquirir conocimientos que nos permitan hackear sistemas de seguridad o reparar aparatos electrónicos. Los poderes alienígenas apuestan por habilidades sobrenaturales, es decir, telequinesis, explosiones de poder mental o (nuestra favorita) mimetización de objetos del entorno. Su uso también recuerda bastante a los plásmidos de Bioshock; contamos con una barra de "poder psi" que se reduce con su uso, y Morgan utiliza automáticamente jeringuillas para restablecerlo si los utilizamos cuando no disponemos del suficiente.

Prey PS4 Xbox One PC

El problema es que el esquema de control no está adaptado todo lo bien que debería al amplio abanico de posibilidades jugables. Disponemos de cuatro espacios (asociados a la cruceta) donde podemos equipar armas y poderes. El problema es que uno de ellos está obligatoriamente ligado a la linterna, lo que nos deja únicamente tres accesos rápidos, lo cual resulta bastante reducido, y nos obliga en muchos casos a realizar cambios desde el menú radial al que se accede manteniendo pulsado el botón Y/triángulo.

Un aspecto bastante curioso es cómo afecta la elección de poderes al desarrollo: Talos I, la estación espacial donde se desarrolla Prey, cuenta con sistemas de seguridad anti-alienígena. Si nosotros decantamos la balanza de los poderes hacia el "bando xeno", las torretas de la estación identificarán a Morgan como un objetivo enemigo y nos atacarán, planteando una decisión bastante interesante desde el punto de vista narrativo y jugable. El tema de las decisiones morales está muy presente a lo largo de la aventura; como os contamos en el primer avance, nada más empezar, debemos responder a preguntas relacionadas con el dilema del tranvía, y en esta ocasión nos encontramos con una situación en la que debíamos decidir si un hombre vivía o moría, con unos resultados (en ambos casos) bastante particulares.

Prey PS4 Xbox One PC

A pesar de que haga uso de una perspectiva en primera persona, en ningún momento Prey transmite la sensación de ser un shooter. Algo así como lo que supuso en su día Metroid Prime; es una aventura antes que un juego de disparos. el diseño de la Talos I es enrevesado, lleno de habitaciones, distintas alturas y zonas a las que no es posible acceder hasta hacernos con la habilidad adecuada (lo que se conoce habitualmente como desarrollo estilo 'metroidvania'). Se presta mucho a la exploración, pero con un desarrollo más abierto que invita a la improvisación.

Por ejemplo, podríamos acceder al interior de una sala bloqueada descubriendo el código de la puerta en un mail, pero también podríamos utilizar una ballesta que dispara dardos de goma para presionar el botón de apertura a través de una ventana, o podríamos mimetizar una manzana y colarnos en la habitación a través de una rendija. Algo que nos ha gustado especialmente (y que también recuerda a Metroid Prime) es que contamos con una suerte de visor para escanear enemigos, algo necesario para descubrir sus debilidades y para obtener acceso a nuevos poderes.

Prey PS4 Xbox One PC

Por último, en esta sesión de juego también hemos descubierto que Prey no es un juego fácil. Haciendo honor a su nombre, somos la presa de las entidades alienígenas que han hecho de la estación espacial su hogar. Son fuertes, rápidos y esconden sorpresas, como mimetizarse con el entorno para confundirnos o realizar la mitosis para complicarnos las cosas durante unos segundos. Perdimos la cuenta de las veces que nos topamos con la pantalla de Game Over, ya fuese por culpa de un enemigo excepcionalmente fuerte o por los más básicos.

Estamos en desventaja, especialmente durante las primeras horas. La munición escasea (de verdad), y en muchos casos la mejor opción es congelar a los enemigos con el Gloo Cannon y liarnos a mamporros con la llave inglesa (lo que no es la mejor táctica de ataque, precisamente). Se nos invita a ser cautelosos, a caminar agachados para realizar ataques por la espalda y a valorar si merece la pena o no enfrentarse a un enemigo con los recursos de los que disponemos. Prey es un juego difícil, pero del tipo de difícil que resulta coherente con el universo que quiere representar.

Prey PS4 Xbox One PC

Esto provoca que exista una tensión constante al explorar, un miedo a encontrarnos repentinamente con un enemigo que ponga fin a nuestra existencia. Un terror que le sienta de perlas porque, bueno, son alienígenas en una estación espacial y en el espacio nadie puede... Pues eso.

Prey se pondrá a la venta el próximo 5 de mayo para PS4, Xbox One y PC. A continuación, podéis echar un vistazo a los vídeos publicados por Bethesda en los que se repasan algunos de sus apartados más interesantes.

Lecturas recomendadas