Reportaje

Star Wars: Heredero del Imperio - Review del clásico del Universo Expandido

Por Jesús Delgado
-

Star Wars: Heredero del Imperio es, posiblemente, la obra clave del viejo y descanonizado Universo Expandido de Star Wars. Durante dos décadas esta novela sirvió de piedra angular para el mundo más allá de videojuegos en novelas, cómics, videojuegos. Ahora, veintinco años después de su edición original, repasamos esta novela y su posterior adaptación a cómics de Dark Horse. 

Cuando se anunció que treinta y tantos años después del estreno de El Retorno del Jedi, Disney tomaba las riendas de Star Wars y se disponía a retomar la historia con un Episodio VII de La Guerra de las Galaxias, no poco fans de viejo cuño clamaron al cielo con una sola voz. Este grito se hizo más clamoroso aún cuando Disney y Lucasfilm anunció que el Universo Expandido (todo lo contado en juegos, cómics, novelas y demás, al margen de las películas) se iba por el sumidero, siendo masivamente descanonizado y ubicado bajo el sello de Legends (Leyendas), que sería una suerte de "realidad paralela" al canon y no oficial. 

Entre las quejas más habituales de los detractores de la descanonización del Universo Expandido, había una que era, de manera recurrente, la innecesariedad de hacer unos episodios VII al IX, en vista del ingente material previamente ya existente. Más concretamente se referían a la llamada Trilogía de Thrawn, más conocida como Heredero del Imperio

Heredero del Imperio es la primera novela de una trilogía, ambientada en cinco años después de El Retorno del Jedi. La acción arranca con el regreso del último Gran Almirante Imperial Thrawn, del borde exterior, a donde había sido mandado por el mismísimo Emperador en misión secreta. Al regresar, Thrawn reúne bajo su mando los resto de la flota imperial y pone en marcha un intrincado plan con el fin de acabar con la Nueva República.

Heredero del Imperio (Heir to the Empire) fue la primera novela del Universo Expandido en siete años, publicada en 1991. Su salida al mercadodistó además por poco meses del primer gran cómic del Universo Expandido de la era Dark Horse: Imperio Oscuro (del que otro día hablaremos). La novela era un soplo de aire fresco para la franquicia, resucitando el interés entre el público por Star Wars. Aunque Lucas no pretendía nada arriesgado con ella, el relato por Timothy Zhann fue una gran sorpresa, ya que rápidamente logró convertirse en un best-seller, erigiéndose como la base para una secuela seria que expandía las mitologias de las películas más allá del juego del rol, que había sido la principal fuente de información sobre Star Wars durante los 80. 

El nacimiento del UE

Heredero del Imperio  está asombrosamente bien construída y escrita. Como escritor, Tymothy Zahn demostró el "Know how" para crear una fórmula básica para construir una novelización de la Guerra de las Galaxias. De hecho, a poco que leamos esta novela, descubriremos que sus reglas de narración se aplican a novelas posteriores, sentando una especie de canon narrativo acerca de cómo se deben contar historias. Esto, de alguna manera, marcaría las líneas básicas de posteriores novelas, sin entrar en la calidad de éstas. El estilo, desde luego, al igual que la tendencia, lo marca precisamente esta obra.

Por otro lado, también resulta interesante un detalle y es el hecho que Heredero del Imperio es la obra que sienta las bases del argumento de Star Wars más allá de las películas, tanto antes como después de ellas. Por un lado, establece cuál ha sido el destino del Imperio; el nombre de la capital Imperial: Coruscant (un nombre que George Lucas respetaría y adaptaría con las precuelas); también señala que Han y Leia se casan y tienen prole; la continuidad del entrentamiento de Luke como Jedi y los inicios de la formación de Leia; qué pasa con Lando; la formación de la Nueva República.... ¡Los detalles implícitos e implicados en esta novela son enormes! Además, también crean personajes que pasan a formar prácticamente parte de los mitos desde este mismo libro: el repelente Borsk Feyla, el eficiente capitán imperial Gilad Pellaeon, el sagaz Talon Karrde... siendo la vanguarda de otros tantos personajes del viejo UE como Garm Bel Iblis. que vendrían después. 

¡Más aún! La novela estableció una cronología más o menos coherente respecto a las Guerras Clon, un tema que apenas se había tratado aún en Star Wars y sobre el cual había bastante oscuridad, oscurantismo y especulaciones. No entraremos en detalles, pero algunos elementos de este proceso clave de las precuelas ya fueron previstos en esta novela, como la cuidad aniquilación de ciertos Jedi, los Clon y los planes secretos del Emperador. ¡Vamos, más completo imposible! 

Por otro lado, Heredero del Imperio también recurre a ciertos elementos comunes de las películas originales. No solo recupera el espíritu de la frontera, con mundos inexplorados y grandes incógnitas. Alejándose del común moderno de grandes macrociudades, la novela apostaba por seguir expandiendo la historia de Star Wars dentro de su concepto de space opera con sabor a western. Esto, a su vez, también se aplicaba a ciertas convenciones clásicas inherentes a toda película clásica: la necesaria batalla clave de cada episodio de la saga. 

Claro que todo ello, no sería posible si además, Zhan no nos hubiera regalado a uno de los mejores villanos de la literatura fantástica de los 90. Thrawn. El chiss (raza al que pertence el personaje) es posiblemente uno de los mejores malos de ficción jamás escritos. Implacable, inteligente, calculador, sofisticado, cruel y algo taciturno, Thrawn se aleja del arquetipo de Darth Vader, rejuveneciendo al Gran Moff Tarkin en forma de aliénigena pro-imperial, cuyo mismo concepto demuestra que los principios del Imperio se adecuaban a la voluntad del Emperador según sus caprichos. Esto es, el ascenso de un alien dentro de una sociedad racista y elitista. En este sentido, Thrawn fue el primero de muchos villanos que trataron de salir del mismo molde. Sirva como ejemplo, el nada desdeñable príncipe Xizor de Shadows of the Empire, entre otros tantos. 

 

En contraprestación, Heredero del Imperio también presentó otro personaje importantísimo para el canon: Mara Jade.  Jade es el primer personaje femenino capital del viejo canon. En la vieja Star Wars, apenas había mujeres fuertes, más allá de Leia. Y aunque Jade es una suerte de versión femenina de Luke, también fue un granito de arena necesario para la sección femenina de Star Wars. Esta ex-asesina al servicio del Emperador buscaba liquidar a Skywalker por haber matado a su anterior protector. Suerte que para él la cosa acabó tomando otros derroteros. 

Dicho ésto, a pesar de las bondades de Herederos del Imperio, hemos de señalar una flaqueza muy importante: La de depender de la lectura de las dos obras que completan la trilogía (El resurgir de la Fuerza Oscura y La última orden) para comprender la ingente cantidad de detalles, giros argumentales, idas y venidas, así como la magnitud del plan de Thrawn. Esto implica una lectura detallada y atenta, obligando al lector a no perder ripio de lo que pasa para entender bien la trama y habiendo de refrescar conceptos entre libro y libro. Por lo demás, nada que objetar, señorias. Herederos del Imperio fue lo que fue, y se merece las alabanzas que recibió.

Otra flaqueza, y no es un defecto inherente de la obra sino de la industria, es el hecho que su alta calidad propició la sobrexplotación y el alargamiento del chicle hasta límites ridículos. El culebrón de los Skywalker, iniciado por el tropo de los gemelitos de Solo y Leia, darían autenticas aberraciones y novelas tan descabelladas como aburridas y a una sucesión de novelas a cada cual más intrascendente y carente de sentido. Lo cual sería la perdición de un universo literario plagado de incosistencias y continuas correcciones. En este aspecto es de lamentar que la primera de una serie de novelas tan buenas fuera el comienzo del final de un Star Wars brillante después de las películas.  

Ahora bien, si llegados a este punto ya estáis con el cuchillo, esperando a que la compare con el Episodio VII. Vais listos. No hemos venido a eso, amigos. Pero a lo que sí hemos venido, aprovechando que hablamos de esta obra, es tratar también el cómic de Dark Horse.

De lo mejor de Dark Horse

Una de las cosas que se le han echado en cara a Dark Horse, en general, era la mala calidad de algunos de sus tebeos dedicados a Star Wars. Ciertamente, muchos de sus títulos eran, siendo suaves, obras menores de mínima importancia. Pero en lo tocante a la trilogía de Thrawn, editada en un tomo integral bajo el título de Heredero del Imperio, no podríamos estar en más descacuerdo.

El cómic de la Trilogía de Thrawn está compuesto de tres historias, adaptaciones de las novelas Heredero del Imperio, El resurgir de la Fuerza Oscura y La útima orden. Originalmente se publicó en grapas separadas en 1995 y posteriormente en formato de novela gráfica. La adaptción a cómic corre a cargo de Mike Baron, escritor de The Flash, Punisher y otros tantos cómics. El trabajo de Baron es muy respetuoso con el material original e incluso lo hace digerible en el formato cómic, siendo asequible en cuanto a diálogos y acción. Independientemente de qué episodio tomemos, podemos decir sin que nos tiemble la voz que el trabajo de guionización de Mike Baron hacen de esta adaptación unas de las mejores de la etapa de Dark Horse.

Por otro lado, tenemos tres ilustradores distintos. Uno para cada etapa. Así, Heredero del Imperio cuenta con el dibujo y la tinta de Oliver Vatine y Fred Blanchard. Este dúo no ofrece lo que se dice el mejor trabajo de toda la antologia. Aunque es un estilo respetuosoy comiquero, cercano al estilo europeo, no resulta el más acertado para una historia de Star Wars, cayendo en un estilo que huye del retrato realista. No obstante, el trabajo de Vatine y Blanchard brillla en el detalle escrupuloso del retrato de naves y de escenarios. Es precisamente en esto, en el retrato de la atmosfera y las naves de la Saga.

Por otro lado, la joya de la corona de los tres episodios es el segundo capítulo, El resurgir de la Fuerza Oscura. Esta parte la dibuja Terry Dodson, responsable de las ilustraciones de los cómic Marvel Knight Spider-man y Star Wars: Princesa Leia. Aunque este Dodson es el de hace veinte años, su talento en el retrato de los actores originales y las composiciones de planos es lo que convierten a este capítulo en una autentica delicia. Y aunque su estilo se acerca más al del cómic americano que al del europeo, el resultado resulta también muy digno de tener en cuenta. Muy a pesar de que los escenarios y el diseño de nave salgan peor parados que en el anterior episodio.

Finalmente, La última orden, debe al fallecido artista croata Edvin Biukovic sus ilustraciones y su aspecto más característico. Con aire ligeramente más cartoon que el resto, La última orden de Biukovic encuentra en término medio entre los estilos de sus predecesores, sin llegar tampoco a concretar una fortaleza. El artista, uno de los artistas cuenta con muchas bondades, entre las que destacan los cuadros complejos, los escorzos y las composiiciones con diversidad de planos. Además, como ocurría con Dodson, existe cierta fidelidad a la hora de retratar a los héroes de la saga original. 

En conjunto, pues, como véis, el cómic de Heredero del Imperio mola bastante. Y es una lectura bastante interesante ora si os gusta Star Wars o sencillamente la perspectiva de poder disfrutar de un buen cómic. 

¿Dónde encontrarlos?

En cuanto a esta cuestión se refiere, estáis de enhorabuena. Planeta y Timun Mas acaban de reeditar tanto la primera novela de la trilogia de Thrawn, Heredero del Imperio. Si bien la nueva traducción es bastante floja, pues tiene contados errores de traducciónl, en general no es una mala puesta al día. Sobre todo una vez se subsanen en posteriores ediciones.  Su precio, de 20 euros, es uno que más de uno estaríamos dispuestos a asumir, pues hacía muchos años que no podíamos disfrutar de esta novela en castellano, debido a problemas con los derechos de distribución y edición en España de ciertos títulos como el que nos ocupa.

Por otro lado, Planeta Cómic también ha reeditado este mismo mes el integral de Dark Horse de Star Wars: Heredero del Imperio, con los tres cómics de la trilogía de Thrawn en un único volúmen. Esta edición de lujo, es una delicia tanto en cuanto encuadernación se refiere, como a la calidad del papel y de la impresión. De hecho, supone una fórmula ideal si no podéis esperar a que salga la segunda novela y queréis saber cómo sigue la historia. Su precio es de 35 euros, siendo una bicoca para regalar(os) si se tercia. 

Lecturas recomendadas