Análisis

Análisis de Ar nosurge: Ode to an Unborn Star

Por Thais Valdivia
-

Versión comentada: PS3

Descubrir toda la verdad acerca de un peligroso conflicto es el punto de partida de este juego que nos ofrece dos puntos de vista la mar de reveladores.

La época dorada de los JRPG en PlayStation 3 sigue viento en popa con la llegada de un nuevo título que amplía aún más si cabe el amplio catálogo de juegos de esta índole. En esta ocasión hablamos de la continuación de Ciel nosurge, videojuego que salió en Japón en 2012 para la consola PSVita, y la precuela de la franquicia Ar tonelico. Sin más dilación os damos la bienvenida al mundo de Ar nosurge: Ode to an Unborn Star. 

Una historia para todos los gustos con combates muy musicales

La trama se desarrolla en un mundo post-apocalíptico en el que la raza humana ha pasado todo tipo de penurias para estar en la posición en la que se encuentra actualmente. Lamentablemente, la amenaza para la humanidad no ha desparecido, pues los Sharl, una raza extraterrestre, no duda en acabar con cualquier persona que encuentren a su paso. Ante este desolador panorama, han surgido dos facciones bien diferentes: por un lado están los que desean acabar con los Sharl a toda costa, y por otro destacan aquellos que no ven peligro alguno y que están dispuestos a colaborar con estas feroces criaturas.

Entre tantas opiniones enfrentadas, nos encontramos a dos parejas de protagonistas muy diferentes entre sí, que son las que nos guían a lo largo de la aventura: Cass y Delta  y Earthes e Ion. Por otro lado, no pueden faltar los aliados que, por una cosa o por otra, no dudan en unirse a la peligrosa causa de estos grupos. Además, varios personajes de anteriores entregas hacen su aparición en este nuevo viaje, por lo que si ya de por sí Ar nosurge es enrevesado, ahora lo es aún más.

Para que la historia no nos sea tan abrumadora, cuando los personajes están hablando, en los textos podemos ver que algunas palabras están en diferente color. Si presionamos "select" en ese instante podemos saber el significado de dicha palabra y así ampliar aún mas nuestros conocimientos sobre este complejo universo.

Como todo buen JRPG, el desarrollo está protagonizado por fases de exploración y combates. Dentro de cada lineal y futurista localización podemos recorrer cada rincón con el objetivo de encontrar ítems  y objetos especiales que posteriormente nos pueden servir para progresar en la historia o a la hora de crear otros nuevos por medio de la síntesis. Pero, como bien estaréis pensando, realizar todo esto no es tarea fácil. De esta manera, y cuando estemos en alguna de estas áreas, hay que fijarse en el porcentaje que aparece en pantalla y que indica si estamos cerca o no de entrar en batalla, ya que a los enemigos no les vemos aparecer directamente.

Otro de los elementos clave de Ar nosurge es, claramente, el sistema de combate que se caracteriza por ser una fusión de turnos y tiempo real. Es decir, en el instante en que un enemigo entra en contacto con nosotros, van apareciendo oleadas de enemigos a los que hay que ir derrotando uno tras otro. Cuando rematamos a un grupo de enemigos inmediatamente aparece el siguiente y así sucesivamente hasta que los exterminamos a todos. Para saber a cuántos tenemos que liquidar, lo mejor es fijarse en la parte de arriba de la pantalla, ya que aparece un detallado esquema de la situación.

Durante los combates, manejamos al guerrero del grupo, mientras que detrás se coloca nuestra canalizadora de energía que es experta en magia musical y que nos va dando energía en todo momento. También, si lo deseamos, podemos pedirle a esta última que ejecute un poderoso ataque final con el que arrasar con todos los enemigos de una vez y así terminar rápido y seguir el viaje. Si por el contrario queremos que nuestro personaje masculino demuestre de qué pasta está hecho, tenemos a nuestra disposición ataques cuerpo a cuerpo que se pueden encadenar para realizar poderosos combos.

En un primer momento, los combates de Ar nosurge son bastante caóticos y complicados de seguir, pero si finalmente se les coge el truco, estamos ante un sistema muy curioso que ofrece todo tipo de estrategias que podemos poner en práctica. Eso sí, los jugadores más impacientes encontrarán unos combates muy lentos  e interminables en algunos casos. 

Abre tu mente y purifícate

Dejando a un lado los combates y la exploración, el tercer pilar indispensable del juego tiene que ver con la interacción con nuestro compañeros. Y es que a lo largo de la aventura debemos estar pendiente de las extensas conversaciones (en inglés) que mantienen unos con otros para así poder darles lo que necesitan en cada momento. Si lo hacemos bien, la relación con ellos mejora y tenemos mayor afinidad.

Directamente ligado con esto último, y fuera de la historia original, podemos acceder a la mente de las canalizadoras de energía por medio del Genometrics. Una vez nos adentramos dentro de cada personaje, se abre un pequeño mapa que tenemos que recorrer hasta el final al tiempo en que somos testigos de una historia paralela en la que tenemos que tomar pequeñas decisiones. Como si de una novela visual se tratara, aquí no tenemos que pelear, simplemente disfrutar de la trama y seleccionar la respuesta correcta para llegar hasta el final y desbloquear una habilidad secreta.

Una vez terminada esta fase, y tras haber conocido un poco más a aquellos que nos acompañan, toca ir a la zona de purificación para aprender ataques nuevos que posteriormente se pueden usar durante las peleas. La purificación consiste en darse un baño junto a la otra persona y equiparla con los cristales que hemos ido obteniendo mientras estábamos en su mente. Entre ellos destaca aquel que puede lograr que realice un ataque final demoledor. El fanservice está servido. 

Justo apartado técnico

Gráficamente, el juego destaca por unos gráficos muy pobres a la par que sencillos. Los lineales y vacíos mapas se dan la mano con unos decorados que rozan lo soso. Eso sí, los diseños de los personajes están muy bien logrados así como los efectos de sombreado y los detalles de las vestimentas. También merece una mención aparte la ambientación futurista que, si se hubiera pulido un poco más, hubiese quedado mucho mejor.

En lo que respecta a la banda sonora, esta une elementos futuristas con buenas melodías que parecen sacadas de una serie de animación que se desarrolla en el espacio. A pesar de ello, determinados temas pueden ser bastante repetitivos y, a la larga, llegar a cansar. Por último, nos encontramos con los doblajes al japonés e inglés que se complementan con unos textos también en el idioma de Shakespeare.


Ar nosurge: Ode to an Unborn Star se pone a la venta en nuestro país el 26 de septiembre para la consola PlayStation 3. En esta ocasión nos encontramos con un JRPG dirigido a un público muy concreto que esté familiarizado con la franquicia y que desee continuar la historia. El resto nos encontramos con un juego que posee unos gráficos bastante pobres y una trama bastante complicada de seguir si no se tiene la suficiente paciencia.

Valoración

Enrevesado juego de rol de origen nipón cuya historia sólo podrán disfrutar los seguidores de la saga. Combates liosos.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

Los diseños de los personajes y ciertos temas de la banda sonora.

Lo peor

La historia tiene un desarrollo lento. Gráficos poco vistosos.

Lecturas recomendadas