Análisis

Análisis de Army of Two Devil´s Cartel

Por David Martínez
-

Un hombre es incapaz de ganar una guerra contra los poderosos "narcos" mejicanos... pero si tiene un compañero en quien confiar y un arsenal a sus espaldas, la historia es muy diferente. Eso, al menos, es lo que tratan de demostrar Alpha y Bravo, los mercenarios que protagonizan este "shoot´em up" en tercera persona.

Los mercenarios de la organización T.W.O. han adoptado el sistema de binomios que se utiliza en muchos ejércitos: un hombre se mueve hasta una zona segura, mientras su compañero le cubre… y así se van alternando para flanquear (y eliminar) a las tropas enemigas. Ese ha sido el planteamiento de toda la saga Army of Two, y así se conserva en The Devil´s Cartel. Lo que sí ha cambiado son sus protagonistas (Alpha y Bravo sustituyen a Salem y Ríos, que aparecen en papeles secundarios) el motor gráfico (Frostbite 2.0 en lugar de Unreal Engine 3) y la ambientación. En este caso, los campos de batalla “tradicionales” ceden su lugar a una zona del norte de Mexico: una sucesión de 10 niveles abiertos (aproximadamente siete horas de juego) en que se reúnen todos los tópicos imaginables, desde ranchos y pueblos polvorientos a un cementerio, para celebrar el “día de los muertos”. Una región en la que los criminales campan a sus anchas, sembrando el terror mediante secuestros, robos y extorsión... hasta que entramos en acción.  

La mecánica de los tiroteos ha evolucionado con la posibilidad de destrozar el escenario y el modo aniquilación, que nos otorga munición especial y unos segundos de invulnerabilidad. Pero este modo no es gratis: podemos activarlo sólo después de realizar combos con nuestro compañero (que esta vez es bastante inteligente) o matar a los enemigos del Cártel Guadaña de una forma creativa. Además del clásico disparo a la cabeza, recibimos premios por flanquear al enemigo, sorprenderle o hacer que disparen nuestros dos protagonistas. También se nota la colaboración de Danger Close (desarrolladores de Medal of Honor) por la importancia que cobra entrar y despejar algunas estancias. 

Pese a todo, estas opciones tácticas no son suficiente para animar un desarrollo repetitivo y facilón, que cae en los peores errores del género: un argumento previsible, enemigos torpes que se repiten y un sistema de personalización engorroso (armas, máscaras y vestimenta) que apenas aporta ningún cambio a la acción.

Estas pérdidas podrían entenderse si Visceral Games (el estudio que se ha encargado del nuevo Army of Two) hubiese puesto toda la carne en el asador en los aspectos multijugador, pero tampoco ha sido así. No contéis con los clásicos enfrentamientos de la saga, porque lo único que tenemos a nuestra disposición es una campaña cooperativa para dos amigos, online o a pantalla partida. Es cierto que la experiencia con un amigo mejora respecto al modo individual, pero el matiz no es suficiente como para repetir.

¿Y en lo que respecta al apartado técnico? Como ya hemos comentado, el motor Frostbite permite destruir las coberturas, con mejores elementos de partículas e iluminación... y las animaciones, especialmente el movimiento entre parapetos, están cuidadas, pero quedan por detrás de otros títulos similares como Gears of War. Y algo similar ocurre con el apartado sonoro. La banda sonora de Brian Tyler (que también ha compuesto la de Modern Warfare 3) y unas correctas voces en castellano, no consiguen sumergirnos en la acción. Una lástima, porque parece que The Devil´s Cartel ha perdido la esencia de  los dos primeros juegos de la saga.

Valoración

El trabajo en pareja no aporta demasiado a un "shooter" correcto en los aspectos técnicos, pero con un desarrollo repetitivo, protagonistas prescindibles y enormes carencias en el modo multijugador. La ambientación tampoco está aprovechada.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Los escenarios destructibles, gracias al motor Frostbite 2.0 y algunos diálogos. El cooperativo.

Lo peor

Es repetitivo y pierde las opciones tácticas de los juegos anteriores. No hay modo versus online.

Lecturas recomendadas