Análisis

Análisis de Baboon! para PS Vita

Por Daniel Acal
-

Versión comentada: PS VITA

¿Es Super Monkey Ball? ¿Es Bomberman? ¿Es Angry Birds? Noooo. Es Baboon!, el primer videojuego vasco desarrollado para PS Vita en el que controlaremos a un simpático monito capaz de llegar a cualquier por inaccesible que parezca gracias a nuestra habilidad... y a sus bombas. Descubre esta original propuesta exclusiva de PS Vita.

Ya está disponible para su descarga en PS Vita Baboon!, el primer videojuego desarrollado en el País Vasco para PlayStation y el primer título de desarrollo local de la división de la compañía en 2015. Sus creadores, los bilbaínos de Relevo Videogames con Jon Cortazar a la cabeza, son unos autenticos expertos (y amantes) del retrogaming, y tienen a sus espaldas ya unos cuantos juegos “modernos” de esta índole. Entre todos ellos destaca La Corona Encantada (2009) para Spectrum y MSX, para el que contaron con la colaboración del mismísimo Alfonso Azpiri que se encargó de realizar la ilustración para la carátula del juego. Como en los viejos tiempos, sí.

De hecho, el juego que nos ocupa, Baboon!, inicialmente también fue concebido para MSX además de para dispositivos iOS y Android. Pero su desarrollo dio un giro de 180 grados durante la celebración del evento Fun & Serious de 2012, la famosa feria de videojuegos que se desarrolla todos los años desde 2010 en Bilbao. Allí se reunieron con Roberto Yeste, director de desarrollo local de PlayStation España y a éste le gustó tanto su trabajo que Baboon! ha terminado saliendo para PS Vita, en formato descargable.

Un protagonista "muy mono"

Baboon! cuenta la historia del simpático monito Tumbili, descendiente de la vieja gloria circense Mumbili, que ve como el malvado pirata Baboon está haciendo estragos en Isla Plátano cometiendo todo tipo de atrocidades y atropellos entre sus pacíficos (y variopintos) habitantes. Pero aquí está Tumbili para frustrar sus malvados planes con nuestra ayuda. Para ello, tendremos que completar unos 60 niveles, repartidos en 8 “mundos temáticos”: bosque, volcán, montañas nevadas, un parque de atracciones abandonado, la bahia pirata… Los niveles son de desarrollo vertical y, dicho “a grosso modo”, nuestro objetivo en cada uno de ellos será llegar hasta la “meta” situada en lo más alto evitando toda suerte de enemigos y dificultades como pinchos, lava, etc. ¿Cómo? Pues impulsando a Tumbili usando distintos tipos de bombas.

Un momento… ¿hemos dicho bombas? Pues sí, amigos. Baboon! debe ser uno de los pocos juegos de plataformas que existen en el que su protagonista no es capaz de saltar… al menos por sí mismo. Tumbili sólo es capaz de saltar aprovechando el impulso de las bombas. Podemos movernos hacia los lados, pero cuando llegue el momento de saltar o avanzar hacia arriba, plantaremos una bomba a los pies de nuestro simio y según la colocación de la bomba con respecto a Tumbili y la “intensidad” que deseemos (hay una barra de potencia a la derecha que sube y baja sin parar desde que ponemos la bomba), ,l lanzaremos a nuestro simio por los aires describiendo una parábola que dependerá de estos dos factores... y que habrá que calcular bien o de lo contrario será nuestro fin.  De nuestra habilidad en la colocación de la bomba con respecto al mono y de darle la intensidad adecuada pulsando en el momento justo dependerá que el monito llegue a donde quedamos. Por supuesto, podemos usar paredes para rebotar si lo lanzamos con la fuerza suficiente, con lo que aparte de nuestra habilidad en el “timing”, también las físicas entran en juego.

Dicho así parece muy fácil, pero os aseguramos que en la práctica no es tan sencillo. Baboon! ofrece un sistema fácil de asimilar pero difícil de dominar, sobre todo porque cualquier error que comentamos hará que tengamos que comenzar de nuevo el nivel (un solo “toque” de nuestro mono a cualquier enemigo, pincho, lava, etc. sin la protección adecuada supone nuestra muerte instantánea). Además, debemos completar las fases dentro del tiempo establecido. Y hay niveles que tienen sus propios “condicionantes”, como un fuerte viento que nos arrastrará en el aire (y que deberemos tener en cuanta a la hora de calcular la trayectoria de nuestro salto) o un volcán cuya lava irá subiendo de forma implacable que nos obligará a que nos movamos y calculemos rápido si no queremos que Tumbili termine “a la parrilla”. Y al final de cada mundo nos espera un jefe final distinto que requiere un patrón diferente.

Más profundo de lo que parece

Por suerte, a medida que los niveles se van complicando podremos acceder a objetos que facilitan (o al menos suavizan momentáneamente) nuestro avance, como por ejemplo un casco que nos permitirá impactar contra un enemigo sin morir al menos una vez. Cada nivel tiene sus propios enemigos y cada uno de estos enemigos tiene su propia “kryptonita”: insecticida para las abejas, ajo para murciélagos y vampiros, sal para los fantasmas, un secador de pelo para los pingüinos… Equipándonos con estos objetos podremos derrotar a los enemigos (aunque estos objetos sólo permiten un uso y los enemigos “resucitarán” siempre que reiniciemos un nivel) y podremos adquirirlos en las tiendas que hay en cada mundo a cambio de los plátanos que iremos recogiendo por los niveles. En ciertos puntos del juego nos toparemos también con puzzles y con ciertos personajes que bloquerán nuestro camino hasta que no cumplamos la misión que nos encarguen (normalmente, conseguirles un objeto determinado), Estos ligeros toques "aventureros" tratan de romper con linealidad de los niveles, aunque en genetal son bastante sencillos.

Así pues, en Baboon! encontraremos distintos tipos de objetos pero sin duda los que más juego dan son las bombas. En total hay ocho tipos, con distintas aplicaciones. Por ejemplo, con la bomba de hielo seremos capaces de acceder a ciertas plataformas flamígeras; mientras que con la de fuego podremos romper los bloques de hielo para abrirnos paso… aunque mucho ojo, que si nos pasamos “derritiendo” bloques de hielo puede que nos quedemos sin plataformas para seguir subiendo y tengamos que reiniciar el nivel. Otros ejemplos son la bomba magnética (que atrae los plátanos cercanos), la bomba fantasma (que nos permite atravesar ciertos muros) o la bomba taladro, con la que no sólo podremos agujerear ciertas plataformas sino que también podremos taladrar el suelo y desbloquear niveles ocultos. Por eso, Baboon! no sólo es un juego de plataformas y habilidad sino que hay niveles que esconden ciertos puzles y secretos que alargan mucho la vida del juego. Y cuando consigamos nuevos objetos podremos volver a los niveles previos para utilizarlos y alcanzar lugares que eran inaccesibles en la "primera pasada".

De hecho, cada nivel esconde tres medallas: una por terminar el nivel, otra por hacerlo logrando coger todos sus plátanos y la última cumpliendo los requisitos que nos marquen en cada uno (terminarlo dentro de un tiempo fijado, usando menos de 15 bombas, etc.). Os aseguramos que tener las conseguir las tres medallas de los cerca de 60 niveles que ofrece Baboon! os puede llevar muchas, muchas horas. Y no es nada fácil, sino todo lo contrario.

Un juego vasco que podría pasar por japonés

En cuanto al apartado técnico, todo se ha cuidado al milímetro. Todo se mueve con la fluidez necesario y la dirección artística es muy especial. Baboon! es un juego vasco aunque podría pasar por japonés, con diseños de personajes cercanos a la estética manga (de hecho algunos de los personajes han sido diseñados por artistas japoneses) y una banda sonora de 16 temas realizada por el estudio nipón Yugenstudio. La composición e interpretación corren a cargo de Giuseppe Strano, Taichi Toyoda y Koichi Shimizu, y para la dirección de todo el proceso el título ha contado con una aportación de primer nivel: Hideyuki Fukasawa, que ha trabajado para Capcom creando de la música de juegazos como Super Street Fighter IV, Marvel vs. Capcom 3 u Onimusha: Dawn of Dreams. El tema principal del juego es altamente pegadizo y estaréis tarareándolo sin parar durante semanas. Avisados quedáis.

Baboon! es un título fresco y original con una virtud incuestionable: es capaz de enganchar a distintos tipos de público gracias a sus mecánicas sencillas de asimilar y su bien medida curva de aprendizaje y de dificultad, Pero ojo, esto no quita para que en momentos puntuales se nos atragante un nivel, nos quedemos atascados y que por pura frustración nos den ganas de estampar la PS Vita contra el suelo o de lanzarla muy alto, como hacemos con Tumbili. ¡No lo hagáis! Algunos retos de Baboon! puede llegar a desquiciarnos y a terminar con nuestra paciencia, pero siempre nos dejará con ganas de seguir intentándolo una vez más, y otra, y otra, hasta que consigamos el objetivo. Baboon! sale por 9,99 euros y si eres de PlayStation Plus tendrás un 20% de descuento. No nos parece un mal precio teniendo en cuenta que es un juego duradero si queremos completarlo al 100%. Y es compatible con PlayStation TV.

Valoración

Un original juego que mezcla plataformas, puzzles, habilidad y una pizca de aventura. Ideal para partidas cortas aunque sus múltiples retos y secretos le otorgan una gran duración.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Muy duradero gracias a sus múltiples retos y secretos. Bien diseñado y adaptado a PS Vita.

Lo peor

Algunos retos pueden desesperar y darte ganas de estampar la PS Vita contra el suelo. ¡No lo hagas!

Lecturas recomendadas