Análisis

Análisis de Batman Arkham Knight para PS4

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: PS4

Os ofrecemos en primicia el análisis de Batman Arkham Knight, con el que Rocksteady pone punto y final a la trilogía que ha redefinido las líneas maestras de cómo deben los juegos protagonizados por superhéroes. Pero, ¿será un “más de lo mismo”? ¿O una aventura que difícilmente olvidaremos? Vamos a verlo.

Tras numerosos retrasos, polémicos anuncios de pases de temporada, cancelaciones de ediciones especiales  y otros contratiempos, Batman Arkham Knight es ya una realidad con la que he podido pasar más de 30 horas con la versión de PS4, tiempo más que suficiente para completar la trama principal y buena parte de las tareas opcionales para poder emitir un veredicto con fundamento acerca de uno de los juegos más esperados del año. Un juego que,  dada la naturaleza de su trama y desarrollo, resulta bastante complicado de tratar sin estropear muchas de sus sorpresas.

 Y es que justamente, algunas de las cosas que hacen MUY grande a esta entrega son justo aquellas de las que ningún análisis ni red social debería hablar, esas que el jugador debería descubrir por sí mismo para realmente saborear la experiencia que el juego propone. Por esa razón, aquí no vais a encontrar nada que desvele o destripe esos momentos especiales del juego… aunque sí vamos a repasar otros aspectos que también son clave para que Batman Arkham Knight sea uno de los mejores juegos de 2015. ¿Listos para volver a Gotham?

NOTA: por motivos de embargo no podemos ofreceros nuestras propias capturas ni vídeos. Este es el último vídeo liberado por la compañía. No lo veas si no te quieres destripar nada del juego...

Un nuevo complot para acabar con Batsy

La historia arranca con una nueva amenaza sobre la ciudad que el Caballero Oscuro juró defender. El Espantapájaros ha preparado una nueva toxina, y promete liberarla tras un pequeño test que aterroriza a la ciudad. Ante este órdago, la ciudad es evacuada y en menos de 24 horas, la policía pierde el control y todo tipo de gentuza campa a sus anchas por las calles. Gentuza que pertenece a las bandas de Dos Caras, Harley Queen, El Pingüino o Riddler, todos confabulados con El Espantapájaros para dar caza, por fin, al Caballero Oscuro.

Para asegurarse de que el plan funciona, se añade una pieza más, un personaje creado para la ocasión: el caballero Arkham, un misterioso personaje con armadura que lidera un ultraequipado ejército, compuesto por tropas fuertemente armadas y un importante despliegue de drones no tripulados, pero no por ello menos destructivos. Un nuevo y  complicado reto que Batman deberá superar en una larga y difícil noche, aunque por suerte, el Caballero Oscuro no va a estar solo.

El mejor aliado del superhéroe: su vehículo

Su principal aliado es el Batmóvil, un vehículo que ha aparecido en anteriores entregas y que, por primera vez, es controlable. De hecho, su papel en el juego es tan, tan importante, que no exageramos al decir que protagonismo se reparte casi al 50% entre el vehículo y el propio Batman. Y es que todo, desde las dificultades que nos esperan en la propia historia, hasta algunos retos de “Los Más Buscados” (las tareas opcionales centradas en algunos villanos, personajes y hechos del universo Batman), han sido diseñadas pensando en el vehículo.

Romper paredes para despejarnos el camino con su cable cabestrante, desactivar minas a través de un minijuego utilizando su motor o incluso manejarlo de forma remota para acabar con un grupo de enemigos que nos ha arrinconado en el interior de un edificio son solo algunas de las situaciones que tendremos que superar con el vehículo, aunque hay muchas más. Incluso se ha tenido en cuenta en el sistema de combate cuerpo a cuerpo: si peleamos con un grupo cerca de matones, podremos incluso utilizarlo para efectuar un remate especial…

Un vehículo que, como el propio Batman, cuenta con numerosos recursos y gadgets… así como dos formas. La “normal” es el imponente coche que todos conocemos, al que podemos llamar siempre que queramos para que venga a buscarnos pulsando L1 (debemos estar cerca de una carretera), un detalle tan flipante y como bien hecho, que incluso funciona mientras estamos cayendo en picado desde las alturas. 

Cuenta con  descargas eléctricas para sacudirse a los matones que se acerquen, un postquemador (o turbo), pequeños cohetes para dañar a otros vehículos en las persecuciones o la posibilidad de embestir hacia los lados (y provocar “takedowns” al más puro estilo de la serie Burnout). Además podemos salir eyectados a toda velocidad para alcanzar una cornisa, un enemigo o simplemente planear por la ciudad.

Y si mantenemos presionado L2, pasamos al modo tanque, que pierde casi por completo su velocidad pero gana en movilidad (para desplazarse en cualquier dirección) y en armamento. Cuenta con dos tipos de cañones que disparamos con R1 y R2, también puede dar pequeños impulsos lateralmente para esquivar los cohetes enemigos y, a medida que avanza la aventura, va incorporando nuevos trucos, como distintos tipos de sónar para seguir distintas pistas, un cabestrante (o cable) para derribar paredes, activar mecanismos, etc.

Un tanque para derrotarlos a todos

Este modo tanque es vital para superar los enfrentamientos con los drones que, en algunos casos forman parte de las misiones de la historia (por ejemplo, debemos usar el sigilo y pillar a los tanques más grandes por la espalda) y, en otros, de las tareas de Los Más Buscados, como por ejemplo, limpiar las calles de minas diseminadas por el ejército del caballero Arkham. En estos combates se suelen mezclar diversos tipos de drones, más o menos resistentes, voladores, que disparar uno o varios proyectiles a la vez…

La mecánica de estos combates contra drones suele ser siempre igual y varía la cantidad de enemigos a los que nos enfrentamos y, según el momento del juego, las habilidades que podemos utilizar (podemos incluso piratearlos para que nos ayuden). La clave aquí está en fijarse en las líneas que aparecen en el suelo, que marcan la trayectoria de los proyectiles enemigos. Debemos ser rápidos y usar los desplazamientos laterales del tanque para evitar sus disparos mientras nosotros los exterminamos. Son momentos muy divertidos y, además, visualmente llamativos, gracias a unas impresionantes explosiones, sistemas de partículas…

No vamos a negaros que, al principio, cuesta un poco hacerse con el control del Batmóvil en su forma “normal”. Es una bestia parda veloz que de primeras tiende a derrapar más de lo que nos gustaría, un hecho que a menudo termina destrozando esquinas y elementos del entorno (sí, bastantes elementos de la ciudad, como columnas, esquinas de edificios o cajas y otros elementos se pueden destrozar). Pero poco a poco te vas haciendo con él, hasta el punto de que muchos trayectos que antes hacías planeando, ahora los harás en coche.

Y esa es una de las primeras claves del juego: logra evitar la sensación de ser tan continuista como Batman Arkham Origins por el peso e importancia que tiene el Batmóvil. Claro que sigue habiendo combates cuerpo a cuerpo, modos Detective y Depredador y el resto de elementos que ha hecho grande a esta saga (que además presentan novedades), pero dosificados e intercalados con las situaciones en las que brilla por méritos propios el Batmóvil.

Si empezamos por el sistema de combate cuerpo a cuerpo, una de las claves del éxito de la saga, sigue basándose en el sistema de combos, contras y esquives, y mantiene las mejoras que se han ido añadiendo con cada entrega, como el uso de los gadgets. Sobre esa gran fórmula se han añadido nuevos elementos, como poder usar las armas blancas de los enemigos desarmados, nuevos tipos de enemigos (como médicos que reaniman a los enemigos abatidos), poder lanzar a los enemigos y otros detalles aquí y allá.

Vuelven "Los Más Buscados"

Pero, sin ningún tipo de duda, lo mejor de todo el sistema de combate es que, en momentos y misiones puntuales del juego, un aliado nos acompaña y podemos alternar su manejo –e incluso realizar ataques conjuntos- pulsando L1. Catwoman, Robin y Nightwing hacen acto de presencia en algunas misiones de ·”Los Más Buscados”, cada uno centrado en uno de los villanos. Así, por poner un único ejemplo, Catwoman es prisionera de Riddler, y debemos superar sus macabras pruebas para poder liberarla.

Pruebas que, todo sean dicho, son otro de los momentazos del juego  y que alternan distintos tipos de desafío, como los retorcidos puzles marca de E. Nigma a carreras a 3 vueltas limitadas por tiempo en circuitos plagados de trampas (que además cambian en cada vuelta). Estas carreras te exigirán precisión y reflejos (con círculo activamos y desactivamos algunas trampas), y gracias a ellas acabarás dominando el Batmóvil tras varios intentos...

Además, algunos desafíos de Riddler nos obligan a alternar el manejo entre Batman y Catwoman, bien para resolver un puzle o bien al combatir contra unos robots diseñados por el villano y que, por un código de color, nos obligan a golpearlos con uno u otro personaje. Todo esto, además, sin olvidar otras mecánicas ya clásicas asociadas a Riddler, como interrogar a sus informantes para ubicar en el mapa sus trofeos y acertijos que debemos descubrir escaneando el entorno con el modo detective (hasta completar más de 240 en total).

Novedades en todos los frentes jugables

Y hablando del modo Detective, también hay “novedades”, como investigar las grabaciones de distintas cámaras de seguridad eligiendo el cuadrante exacto que queremos escanear o poder examinar cadáveres en tres niveles (piel, musculatura y huesos). Y no solo eso, Rocksteady ha recuperado investigaciones tipo de toda la saga, desde seguir un rastro a poder rebobinar en el tiempo un suceso, algo que les honra porque la idea es de Batman Arkham Origins, el único juego de la saga que no es suyo (lo desarrolló Montreal Studios).

El modo Depredador, por su parte, también  tiene novedades, siendo la principal el factor intimidación y los combos que podemos realizar con él. Al entrar en una zona del modo Depredador, las palabras intimidación aparecen en la esquina superior derecho, bajo nuestro marcador de vida. Si no somos detectados y pillamos por sorpresa a un enemigo, podemos iniciar un combo de bajas: se ralentiza el tiempo y con el stick seleccionamos nuestro siguiente objetivo). Al terminar, podemos rellenar otra vez el indicador de Intimidación si causamos más bajas sin ser detectado.

Es una mecánica simple, sí, pero se suma a otras opciones nuevas en modo Depredador, algunas dadas por el propio entorno (ahora los conductos del suelo por los que nos movemos están delimitados por una línea azul, y la vista cambia), otras por los gadgets que llevamos (por ejemplo, con la batgarra podemos entrar o salir directamente por algunos conductos y rejillas). Es un detalle que se puede aplicar a todo el juego: con los nuevos elementos y herramientas que tenemos a nuestro alcance, se abren nuevas posibilidades en todos los frentes.

Incluso hay novedades y detalles a la hora de explorar las 3 islas, interconectadas por puentes, que ahora forman Gotham. Casi siempre, la gracia está en probar, explorar y descubrir por un mismo…. Por ejemplo, planear sobre un coche en marcha o esperar en mitad de la carretera a que uno nos intente atropellar son solo dos de ellas…  y son todo un ejemplo de los que se puede llegar a lograr si se dedica el tiempo necesario al desarrollo de un juego.

¿La experiencia "Batman" definitiva? 

Como hemos dicho, no vamos a destripar mucho más sobre la trama, ni la historia, ni sus personajes. Solo diremos que parece que durante todo este tiempo Rocksteady se haya estado guardando algunas de sus mejores ideas, sus mejores frases y sus mejores situaciones para soltarlas juntas en el juego más sorprendente de la saga. Hay momentos que te descolocarán y confundirán por completo, sin olvidar detalles jugables muy variados y específicos de una zona o momento de la aventura –como controlar el grado de inclinación de un dirigible para abrirnos paso-

Una aventura que engancha de principio a fin y que te sorprenderá si consigues llegar “virgen" al juego, es decir sabiendo lo menos posible (si podéis huir de redes sociales e internet unos días, mejor). Y, aún teniendo una buena historia, un buen guión y una soberbia jugablidad, parte del éxito también recae en su apartado técnico. Podemos decir sin vacilar que estamos ante uno de los juegos más impresionantes de la next gen.

Puede que corra sobre una versión ultramodificada del veterano motor gráfico Unreal Engine 3… pero eso no impide que sea una de las experiencias más impresionantes de PlayStation 4. De primeras, puede parecer poco llamativo: es un juego muy  oscuro y con el agravante de que los juegos de PS3 ya eran de tremendamente buenos. Pero, rasca un poquito, fíjate en todo y muy pronto empezarás a degustar un espectáculo sin parangón.

Un despliegue técnico que te desencajará la mandíbula 

Gotas que chorrean por la capa de Batman, modelos de villanos, héroes y matones hiperdetallados, efectos de luz simplemente soberbios, lluvia dinámica con un comportamiento real… En muchos casos pueden parecer detalles nimios (como que los ojos de Batman reflejen lo que pasa en la pantalla de su intercomunicador), pero allí donde mires, siempre habrá algo que te sorprenda. Da igual que sea el horizonte de Gotham visto desde las alturas, las calles repletas de neones y luces o el interior de algún laboratorio. Es, probablemente, el juego más bello que puedes encontrar en PS4.

Y sin “downgrades”, más allá de las limitaciones propias de PS4. Por ejemplo, el humo que surge al quemar goma con el Batmóvil no alcanza el realismo que puedes obtener con una tarjeta Nvidia de última generación… pero luce igualmente de muerte. De hecho,  como pasa con el propio modelo de Batman, a medida que avance la noche el desgaste se irá haciendo evidente en el vehículo, que además se ensuciará de forma realista al pasar por el barro…

Durante toda la aventura el juego consigue mantener el tipo de forma sobresaliente a 1080p y 30 fps (repetimos, en la versión de PS4, que es la única que hemos jugado). No hay caídas de frames ni problemas de petardeos, salvo en un par de situaciones contadas, como un combate a bordo de vehículos, en los que la afluencia de explosiones, velocidad y efectos de partículas si logran hacer que el juego se resienta. Pero como decimos, son dos momentos muy, muy puntuales a lo largo de toda la aventura.

Un doblaje digno de una película de Nolan

Tampoco podíamos dejar de alabar el excepcional trabajo de doblaje al castellano, que una vez más cuenta con Claudio Serrano para dar vida a Batman y un montón de voces conocidas por series y películas como The Walking Dead (la voz de Rick Grimes está presente), Roberto “Nathan Drake” Encinas y otras profesionales y conocidas voces más. Y no solo son buenas: es que sus interpretaciones son, por decirlo mal y pronto, co-jo-nu-das. Algunos tienen hasta “números musicales” que no olvidarás. Un doblaje de 10, con solo un par de “peros”.

Como otros muchos juegos hay voces que se repiten más que el ajo entre los matones genéricos y personajes secundarios. Más grave es la elección de Fernando Cabrera –Sheldon Cooper de The Big Bang Theory – para dar vida a Nightwing. Por suerte, tampoco es un personaje que se prodigue en exceso… pero es la única nota discordante en un trabajo sobresaliente. ¿Y hemos dicho ya que los efectos y la música también son sobresalientes? Pues lo son. Sobre todo los temas más dramáticos, que te emocionarán aunque no quieras…

No es perfecto... pero casi

Eso sí, a pesar de todas sus bondades –que no son pocas-, de todos los logros técnicos y de lo divertido de su jugabilidad, tampoco es un juego perfecto. Desde el punto de vista jugable, solo hay un par de pequeños lunares: hemos echado en falta un pelín más de épica en los enfrentamientos con los jefes finales. En este sentido, hemos echado en falta algo que sí hizo, y muy bien, Origins, en el enfrentamiento contra Deathstroke. Un duelo 1 vs 1 espectacular tanto en lo visual como en lo jugable.

En Arkham Knight no vas a encontrar nada de eso; si algunos combates molones… pero más en la línea de las anteriores entregas, con el sigilo como protagonista más que el combate directo. Incluso en las misiones de Los Más Buscados, derrotar a Dos Caras es algo trivial, como si fuera un enemigo más. También hemos echado en falta algún gadget nuevo más… pero viendo el cinturón de Batman, lo cierto es que cada vez es más difícil. La única gran novedad es un sintetizador de voz, para poder imitar la voz de otros personajes.

Este gadget integra un minijuego para clonar la voz y, después, nos permite dar órdenes simples a los enemigos, como que vayan a inspeccionar una zona. Es un gran añadido, que abre nuevas posibilidades tácticas en conjunción con las nuevas habilidades de los demás gadgets, como por ejemplo, reventar desde la distancia un generador. Por eso, ni siquiera estas “ausencias” logran eclipsar las excepcionales sensaciones que deja el juego. Y es que, tras terminar la trama principal, seguirás queriendo pasar más tiempo en Gotham… y ese es uno de sus grandes logros.

Además, ese tiempo extra en Gotham tiene sus propias recompensas. Completar las misiones de Los Más Buscados al 100% nos permitirá descubrir algún que otro personaje y ver el auténtico final del juego, sin olvidar que también están los clásicos Desafíos RA, los marcadores online, la opción de Nueva Partida + con una pequeña sorpresa y, además, con la posibilidad de terminar de evolucionar nuestro árbol de habilidades (más grande que nunca, en parte a que también podemos mejorar el Batmóvil)...

Todo esto deja una experiencia de juego intensa, de esas que se mete en la cabeza, te atrapa y no te suelta hasta que lo terminas (y aún después seguirás pensando en él). Una experiencia que, a pesar de las “malas lenguas”, no deja la impresión de haber sido cercenada para vender distintas partes como DLC. Una pequeña maravilla que cierra de forma magistral una de las mejores sagas paridas en este siglo XXI, un título que no deberías perderte, y más aún si te gusta Batman y la serie Arkham, porque es un serio candidato a mejor juego de 2015 y, eso que la cosa va a estar reñida con The Witcher 3, Metal Gear Solid V y otras joyas.

Valoración

Rocksteady lo ha vuelto a conseguir y rubrica una historia inolvidable y reinventa su propio estilo de juego con la perfecta integración del Batmóvil en el desarrollo. Y, por si eso fuera poco, todo adornado con unos gráficos de infarto.

Hobby

95

Excelente

Lo mejor

Historia, tareas opcionales, doblaje, el Batmóvil, la jugabilidad... ¿seguimos?

Lo peor

La falta un pelín de épica en los combates contra jefes. Alguna voz del doblaje.

Lecturas recomendadas