Análisis

Análisis de Bugs vs. Tanks! para Nintendo 3DS

Por Fernando Cabadas
-

Level-5, el estudio japonés culpable de habernos hecho pasar muy buenos ratos con títulos como El Profesor Layton, Inazuma Eleven y Ni No Kuni acaba de lanzar en Europa, para Nintendo 3DS, el shooter de acción desarrollado por Keiji Inafune, Bugs vs. Tanks!, juego que fue lanzado en Japón dentro de la colección Guild02.

Segunda Guerra Mundial (WWII), primeros años de la década de 1940, pertenecemos a un escuadrón Panzer del ejército alemán, somos un sargento miembro de la tripulación de un Panzer III Ausf.L.

Estamos preparados para enfrentarnos a nuestros enemigos, las fuerzas aliadas, pero un acontecimiento sorprendente e inesperado cambia drásticamente el panorama. Nuestro escuadrón es reducido al tamaño de insectos, nadie sabe cómo ha ocurrido, ni por qué, pero el resto de nuestras fuerzas nos dan por desaparecidos y nos quedamos solos en nuestra extraña situación.

Para sobrevivir tenemos que luchar contra todo tipo de bichos, y nuestra única arma para defendernos es nuestro tanque, un Panzer III Ausf.L, con su cañón de 50 mm Kwk38 L/42 y KwK39 L/60, una ametralladora de 7,92 mm montada coaxialmente con el cañón principal, y otra ametralladora de 7,92 mm en el casco, además de un blindaje de 50 mm más una plancha de 20 mm.

Más adelante durante el juego vemos que hay más modelos a nuestra disposición pero esa es otra historia que contaré unos pocos párrafos mas abajo.

Además de batirnos contra los insectos tenemos que conseguir provisiones: agua y comida. ¿A quién quitársela? pues a cualquier hormiga despistada que transporte un trozo de galleta, pan... y ¿el agua?... interesante pregunta, que nos llevará contestarla un ratito más que la anterior.

Al comenzar el juego elegimos el nombre de nuestro perfil de jugador, nombre que acompañado por un rango militar será por el que nos llamarán, a lo largo de esta aventura, el resto de los componentes de nuestro escuadrón.

Librar todo tipo de batallas: en tierra, en las ramas de los árboles, sobre telarañas... contra todo tipo de adversarios: colonias de hormigas, termitas, arañas, avispas, abejas, moscas, mosquitos, polillas, orugas, caracoles, escarabajos, mantis religiosas... en todo tipo de escenarios: ajardinados, arenosos, humedales, lodazales... es nuestra constante ocupación.

Con la lluvia es bueno tener un paraguas a mano pero si no tienes ninguno diminuto cerca ¿qué hacer?... ¡exacto! has tenido una buena idea.

Nuestro objetivo inmediato es evitar que los insectos, hostiles por supuesto, acaben con nosotros, pero mientras combatimos sin descanso, tenemos siempre presente que debemos hallar una solución para recuperar nuestro tamaño normal.

Podemos personalizar nuestro tanque

Durante nuestro periplo militar entre los insectos, podemos customizar nuestro carro de combate con más de 30 armazones y torretas de modelos fidedignos de la Segunda Guerra Mundial: Type 2 Ka-Mi (japonés), Fiat M13/40 (italiano), M4A3 Sherman, M26, M18 Hellcat (americanos), Crusader, Cromwell (ingleses)...

Antes de empezar cada nivel y según en que punto de la campaña estemos, podemos elegir entre los tipos de vehículos acorazados disponibles para esa misión. El juego nos proporciona un cuadro con especifaciones de cada tanque: Power, Def, Spd y Run. En algunas ocasiones, para salir ilesos de la refriega, la velocidad de nuestro tipo de transporte será crucial pero en la mayoría de los casos, la potencia de fuego primará sobre cualquier otra característica.

Podemos decidir el tipo de disparo para nuestro vehículo acorazado: manual o automático. A lo largo de la campaña vemos abajo a la izquierda un icono del cargador del tanque con los proyectiles entrando y saliendo sin parar, según disparamos contra los inmundos bichejos que se ponen en nuestro camino.

Para exterminar algunos tipos de insectos un único disparo será suficiente, otros necesitarán dos, tres... siete... menos mal que la munición nunca escasea, o casi nunca, porque en esas pocas ocasiones tendremos que hacer "volar" a nuestro pesado transporte.

Que nuestro carro de combate oficial nos parece muy serio o demasiado convencional, no hay problema, disponemos de más de 80 tipos de pintura y estilos para crear nuestro propio tanque hippy. Si nuestra vena artística se dispara demasiado, el único inconveniente que podemos tener es que los insectos nos localizen con facilidad, pero si nos gusta un tanque fucsia con lunares azules... podemos ser creativos.

Bugs vs. Tanks! tiene elementos de acción, aventura y disparos, muchos disparos. En nuestro desplazamiento por los distintos escenarios, vemos unos gráficos, sencillos, sin grandes alardes técnicos, pero bien ambientados y coloristas, donde encontramos todo tipo de materiales pétreos, plantas, hierbas e insectos.

Las dos primeras operaciones del primer nivel cumplen la función de tutoriales. Cada misión está dividida en submisiones de menor importancia que culminan con la principal. Como jugadores podemos quedarnos atascados en ciertos puntos clave, concretamente en la lucha contra algún jefe final.

Para este tipo de juegos la duración de Bugs vs. Tanks! es larga. Tenemos seis horas garantizadas, si además nos gusta ir leyendo la trama de las misiones y explorar el territorio, tardaremos bastante más. Tenemos tres niveles de dificultad para nuestra campaña: fácil, normal y difícil, aunque según avanzamos en la historia la oposición crece considerablemente.

Misiones cooperativas

Si nos aburrimos pulverizando insectos solos, tenemos la opción en las misiones cooperativas de unirnos a un máximo de cuatro amigos en una partida local inalámbrica. En las situaciones apuradas, podemos pedir fuego de cobertura a los tanques de nuestros colegas mediante StreetPass.

Que estamos rodeados... a punto de ser masacrados sin contemplaciones por los bichos... entonces pulsamos el botón SOS y miramos como nuestros camaradas vienen al rescate.

También podemos poner nuestro tanque en la línea de fuego para protegerlos con nuestro mensaje de batallón personalizado.

Keiji Inafune

Keiji Inafune, co-autor de Mega Man, Onimusha y la serie de títulos de Dead Rising se ha embarcado en esta ocasión en un juego bélico basado en la Segunda Guerra Mundial, ambientado en un mortífero mundo microscópico. Su premisa esencial ha sido conseguir una jugabilidad que nos mantenga en constante tensión, divertidas personalizaciones, y una historia que nos tenga entretenidos aplastando insectos durante horas.

Conocemos a Keiji Inafune por ser innovador dentro de la creación de los grandes juegos y sobre todo por procurar ofrecer al usuario experiencias únicas, excitantes y completas.

Con Bugs vs. Tanks!, Inafune ha podido experimentar creando un juego "desenfadado" y divertirse más, de lo que habitualmente se puede permitir con otras "grandes superproducciones". El título sólo está disponible a través de la Nintendo eShop de Nintendo 3DS. 

Valoración

Es un juego que parte de una buena premisa, con un grafismo simpático y resulta entretenido de jugar.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Un argumento interesante, gran variedad de bichos antagonistas y la diversidad de escenarios

Lo peor

Mecánica de disparo muy repetitiva. Exceso de niveles demasiado similares.

Lecturas recomendadas