Análisis

Análisis de D4 (Dark Dreams Don´t Die) para Xbox One

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: Xbox One

Nunca sabes donde puedes encontrar las aventuras que te marquen. A veces, pueden estar en los juegos más inesperados. D4, lo nuevo de SWERY, nos enseña a buscar en cualquier parte. Hasta en el pasado.

ACTUALIZADO (01/01/2015): D4 ya está disponible para ser descargado si conste adicional por todos los usuarios Gold de Xbox Live gracias a la promoción de Games With Gold de enero en Xbox One.

TEXTO ORIGINAL (20/09/2014): Muchos de vosotros conoceréis Deadly Premonition, una aventura de terror para la anterior generación que dejó divididos a los usuarios. Para algunos, era una castaña pilonga. Para otros, una obra maestra incomprendida. Su creador, el japonés SWERY, supo impregnar el juego de su alocada personalidad. Ahora, ha vuelto a la carga con un proyecto que, para no romper con la tradición, generó controversia antes de nacer: D4 iba a ser un juego exclusivo para Xbox One que solo se podría controlar con Kinect.

Durante meses y meses, el juego quedó en el olvido hasta que, el pasado jueves, SWERY anunció por sorpresa que saldría al día siguiente como descarga. El resultado ha cumplido con lo prometido, pero con alguna sorpresa. Finalmente, D4 (Dark Dreams Don´t Die) es un juego completamente compatible con Kinect, pero también permite jugar con el mando. Además, no es un juego completo, sino que se va a ir lanzando por temporadas. La primera temporada vale 15 euros e incluye el prólogo y dos capítulos.

Un detective marciano

Ésta es la historia de David Young, un ex agente de policía que, traumatizado por la muerte de su esposa Peggy, dejó el cuerpo y se dedica a trabajar como detective. Hasta aquí, todo parece un cliché del género, pero David tiene una habilidad muy particular. Si toca el objeto adecuado, es capaz de viajar al pasado, para ver e interactuar con las personas que estuvieron relacionadas con él. Dispuesto a aprovechar su don para resolver el misterio de su mujer, se "transporta" hasta un avión lleno de personajes extraños, que él sabe que acabará estrellándose dentro de poco. Allí, a base de conversaciones, encontrar objetos y analizar con cuidado, podrá ir atando cabos.

¿Y cómo hacemos eso? No nos movemos paso por paso, sino que podemos desplazarnos hasta puntos clave del escenario y, a partir de ahí, rotar nuestro punto de vista para "escanear" lo que hay. Si vemos algo interactivo, podemos usarlo (abrir una puerta, pulsar un interruptor, hojear una revista) o empujarlo. Pero ojo, cada interacción resta puntos a nuestra barra de movimiento, así que conviene pensar qué vamos a tocar. Podemos recuperar puntos a base de encontrar comida, pero la barra nos motiva a ir al grano. Si estamos atascados, es posible usar un poder especial, la visión (algo así como la vista de águila de Assassin´s Creed), para que se marquen dónde están los objetos interactivos y cuáles son clave para avanzar. Por supuesto, esta habilidad también está limitada a una cantidad concreta de intentos, que se pueden restaurar con items más escasos que la comida.

Por último, hay una barra de salud que puede mermar si fallamos en escenas tipo quick time event o si tocamos objetos peligrosos. Como veis, hay mucho que tener en cuenta para el rendimiento del personaje. Eso nos hace sentirnos alerta, pero nunca demasiado "estresados", porque es relativamente fácil encontrar items e incluso comprarlos, gastando puntos obtenidos por cumplir acciones. También contribuye a que siempre estemos pendientes de lo que sucede el hecho de que, en los constantes cambios de cámara, puede haber iconos que hemos de tocar rápidamente para obtener puntos de acción y alguna pista. Eso, y que una frenética secuencia de quick time events puede desatarse en cualquier momento...

¿Quién dijo que Kinect no molaba?

Sí, yo también me he ido desencantando con Kinect desde que One se puso a la venta. Ningún juego parece ofrecer mecánicas interesantes con él y hasta para este D4 alguien decidió no arriesgarse y añadir control "clásico". Las expectativas al probar este título eran bastaaante bajas. Puede que eso haya influido, pero es gracias sobre todo a un estupendo diseño de control que nos hemos sorprendido para bien. Si decidimos jugar con Kinect, podemos controlar absolutamente todos los aspectos del juego mediante el control de movimiento.

Los menús se navegan moviendo la mano y cerrando el puño para confirmar; dentro del juego, tocamos los "puntos de destino" de David del mismo modo, pero para ciertas acciones (como mover un carro a lo derecha) hemos de simular el movimiento con la mano. En principio, eso puede sonar bastante anodino, pero el juego se las apaña para obligarnos de repente y contra reloj a ejecutar movimientos divertidos, como simular que bateamos o incluso pegar un grito. Otras veces puede tocarnos elegir una respuesta entre varias usando el sentido común de acuerdo con lo que hemos vivido justo antes, para obtener un porcentaje de sincronización (y más puntos por tanto), tan alto como se pueda. Además, en cualquier momento podemos girar la cabeza para que la cámara haga lo propio y descubramos algún extra con el que no contábamos...

El resultado es un desarrollo plagado de ritmo (tranquilos, podemos jugar sentados), que nos tiene en guardia de forma constante y que equilibra perfectamente la acción con la investigación. Sí, también se puede jugar con el mando, pero creednos: esta vez es mejor, de lejos, usar Kinect. Ahora bien, hay algunas pegas: la primera es que el juego no está preparado para reconocer nuestra voz en castellano, así que no podemos dar comandos de voz, mientras que en inglés sí existe esa opción. Otra pega es que, a veces, el comando "empujar" no funciona con precisión si no estamos a la distancia adecuada y si la iluminación de la sala no es la mejor. Aún así, la gran mayoría del tiempo la experiencia es satisfactoria y, en ocasiones, hasta tremendamente divertida.

Ida de olla made in SWERY

Como decíamos al principio, el director del juego se caracteriza porque no tiene miedo a incluir situaciones y personajes estrambóticos en sus obras. Deadly Premonition era definitivamente surrealista y este nuevo juego recoge el guante con una plétora de secundarios a cada cual más chiflado: una pasajera neurótica, una "locaza" que viaja con su amiga maniquí, un hispano (con su pecho peludo al descubierto, claro) con ojo de cristal y extraño pasado, una chica que se cree un gato... Todo esto se junta con la mecánica de los viajes al pasado, los misterios tras los diferentes personajes, la constante temática de las drogas... Lejos de resultar confuso, D4 es un torrente de misterios y sorpresas que nos mantiene pegados al asiento.

Sin ser tan daliliano como el juego anterior, D4 tiene un poco de él, pero también de L.A. Noire o de Heavy Rain, pero siempre bajo el prisma de SWERY. Donde Deadly Premonition descarrilaba en ocasiones en materia de narrativa, aquí hay un delicado equilibrio. Por supuesto, unos personajes tan extremos no serán del gusto de todo el mundo (en ese sentido, nos ha recordado un poco a Lollipop Chainsaw), pero el juego tampoco lo pretende.

En este título de irreverentes decisiones, nos queda por reflexionar sobre la más importante: la idea de lanzar el juego por "trozos". Como decíamos antes, lo que podemos descargar por ahora es la temporada uno, que como es de rigor acaba con un cliffhanger y un "continuará". Hemos pagado 15 euros por unas 3 horas de juego, aunque hay bastante margen para rejugarlo (podemos encontrar ropa nueva para los personajes, cartas con nuevas pistas y muchos otros objetos, además de mejorar nuestro porcentaje de sincronización). No se sabe cuándo llegará la temporada 2, así que por ahora nos tenemos que quedar con el suspense.

Noir en cel-shading

¿Qué hay del apartado técnico? Esta vez se ha apostado por un baño de cel-shading para los gráficos que, sin ser rompedores, sí destilan mucha personalidad, especialmente en el diseño de personajes y en las expresiones de David, un tipo realmente carismático.

El sonido es más discreto, sobre todo porque la música jazzera es un poco reiterativa. Por cierto, las voces están en inglés, con subtítulos en español. En general, la efervescencia del guión se transporta a lo audiovisual. Aunque no se aprovecha ni de lejos la potencia de Xbox One, hay algo que trasciende a la capacidad de procesado o a los frames por segundo: que se nos está contando algo con estilo.

Valoración

Una clara demostración de que una experiencia con Kinect, si está bien diseñada, puede ser muy divertida.

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

Su original mecánica y su guión detectivesco.

Lo peor

Se hace demasiado corto. No poder usar los comandos de voz.

Lecturas recomendadas