Análisis

Análisis de Dead Rising 3: El último agente

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: Xbox One

Las Historias no contadas de Los Perdidos llegan a su fin con el último DLC para Dead Rising 3. Si pensábais que la redención del pase de temporada llegaría con este último capítulo... Podéis dar vuestras esperanzas por podridas.

El tan traido y llevado pase de temporada de Dead Rising 3 llega a su fin con El último agente, después de varias semanas. Cuatro capítulos descargables, agrupados bajo el conjunto de las Historias no contadas de Los perdidos, nos han traído a otros tantos protagonistas nuevos, cada uno de su padre y de su madre. Si habéis seguido nuestros análisis de estos DLCs, tendréis un sabor de boca "zombiesco". No es para menos: Estas aventuras no han servido más que apra presentar algún arma o vehículo chulo, camuflados dentro de unas tramas cortas y basicotas a más no poder.

Pero, ¡calma! ¡Aún queda este El último agente! ¿Solventará la papeleta? ¿Vosotros qué pensáis, qué os dice el corazón? Pues eso, more of the same. Pero oye, que no se diga que no hemos sido profesionales y llegado hasta el final...

¿Qué puedo hacer por usted, agente?

El héroe de este DLC es Brad Park, un agente del ZDC con el que Nick Ramos cruza su camino brevemente en la historia. De hecho, ahí arranca la aventura: Nick nos inyecta una dosis de Zombrex y nos disponemos a rescatar a tantos civiles como sea posible y, de paso, averiguar qué demonios está pasando en Los Perdidos. Aunque todo el mundo cree que la ZDC es la culpable, Brad piensa que está allí para ayudar, que son los demás los que están confundidos.

Así pues, el grueso de nuestra misión consiste en ayudar a Cora en el hospital a conseguir items que resuelvan el misterio y ayuden a la evacuación, como chips del cerebro de algunos infectados, piezas de un ordenador... Llámalos X, al final la mecánica vuelve a consistir en ir de un punto a otro del mapa, pulsar B al lado de un objeto y volver al punto inicial. Ya está. De hecho, diría que esta vez se han "columpiado" especialmente con la distribución de los puntos clave. Claro, si diseñas un juego que te hace ir de una punta a otra constantemente, puedes hacer que dure mucho, no te fastidia. Pero, ¿y la diversión que debería haber en medio?

Siendo justos, debemos reconocer que hay alguna otra mecánica en el DLC, como acabar con moteros o llevar un par de vehículos a puntos clave. ¿Os he comentado ya lo odioso que resulta el temita de los vehículos? Con una ciudad que es pura barricada, atravesar el mapa con una camioneta sin que esta estalle por los constantes golpes es más un ejercicio de masoquismo que de habilidad. Más de una vez pasa que, cuando crees estar al lado del destino, resulta que hay un corte que no quedaba claro en el mapa y hay que dar media vuelta.

Arsenal, por compasión

Por suerte, una vez más contamos con armas nuevas y exclusivas de este DLC, que podemos "exportar" a la partida principal para que Nick también las use. El martillo pilón es tremendamente efectivo a corta distancia, mientras que el escupidor, algo más discretito, sirve para incendiar a varios enemigos a la vez. Tampoco falta el nuevo vehículo de rigor, que en este caso es un camión de control de la ZDC, terriblemente lenta, pero que lanza... Granadas de humo. ¿Granadas de humo contra zombis? Al menos, las motos del DLC anterior eran letales de verdad...

¿Qué hay del propio Brad? Bueno, su personalidad es interesante, ya que es un creyente ferviente en la ZDC y su descubrimiento de las traiciones que ésta ha maquinado va modificando su perspectiva de las cosas. El guión quizá sea uno de los más interesantes de los 4 DLCs... Una vez más, si diera tiempo a desarrollarlo, porque la broma se acaba en algo más de una hora. En cuanto a sus movimientos, vuelven a ser los mismos que los de Nick, así que no esperéis remates especiales a los zombis, más allá de los que nos proporcionan las armas nuevas.

No todo es terrible, hay un par de puntos buenos. Por un lado, está bien doblado al castellano. Por otro, hay muchas tareas secundarias consistentes en despejar de zombis las camionetas en las que están subidos los civiles, lo que nos da 10.000 PPs del ala. Si aún no habéis subido mucho de nivel en la Historia principal, es un buen truquillo para hacerlo (ya sabéis que el progreso de los DLCs se exporta a la historia de Nick).

No hay mucho más que decir. Las historias no contadas suponían una excelente oportunidad para plantear nuevas mecánicas de juego, pero todas son demasiado parecidas entre sí, demasiado sosas y, sobre todo, demasiado tramposas en la distribución de las misiones. Quizá Chaos rising se salve un poco de la quema, pero el conjunto es tristemente, una decepción. ¡Ay, Frank West, te echamos de menos!

Si queréis repasar los análisis de los otros 3 DLCs de Dead Rising 3, los tenéis aquí:

Valoración

El Superkilométrico Boomer estiraba menos el chicle que este DLC. Absolutamente desaprovechado.

Hobby

44

Malo

Lo mejor

Las armas tienen un pelín de gracia.

Lo peor

Si buscas "aburrido" en el diccionario, sale este DLC.

Lecturas recomendadas