Análisis

Análisis de Destiny: El rey de los poseídos

Por David Martínez
-

Versión comentada: PS4

El análisis de Destiny: el rey de los poseídos nos da la impresión de ser más que un DLC. El juego de Bungie recibe contenido adicional: nuevos niveles, objetos, subclases... y además cambia el planteamiento original, mejorando aún más este ambicioso shooter producido por Activision. Los guardianes vuelven a defender la última ciudad de la Tierra, con energías renovadas.   

Destiny El rey de los poseídos llega un año después de que Bungie y Activision tratasen de revolucionar el panorama de los "shoot´em up" con el juego original, a día de hoy, la producción más cara en la Historia del entretenimiento. Aquí podéis leer nuestro análisis de Destiny para PS4. Pues bien, este DLC, que llega después de La Profunda Oscuridad y La casa de los Lobos, nos ha causado una grata sorpresa. 

Más que un DLC al uso, el rey de los poseídos es un nuevo planteamiento de este FPS multijugador online. La historia nos habla de Oryx, el padre de Crota (al que conocimos en La Profunda Oscuridad) y su ejército de poseídos, que se unen a los Cabal, Vex, colmena y caídos, para ponernos las cosas difíciles. Este nuevo enemigo llega a los anillos de Saturno con una flota estelar que parece invencible... hasta que los guardianes (nosotros) entran en acción. Lo primero que nos llama la atención es que esta nueva trama tiene mucha más carga narrativa, y que además es más coherente y más interesante. Agora las misiones requieren visitar varias localizaciones (algunas nuevas, y otras que ya estaban en Destiny) y hablar con distintos personajes. Puede parecer una obviedad, pero así el conjunto es mucho más sólido y conocemos mucho mejor este universo.

Otro de los aspectos que más nos gusta es la variedad de situaciones que aparecen en este Destiny 2.0. Es más común encontrarse con zonas de plataformas, interruptores, huídas desesperadas... es mucho más que apretar el gatillo para contrarrestar oleadas de enemigos. Y por otro lado, los nuevos escenarios son más espectaculares, y tienen algunos eventos "scriptados" que habíamos echado de menos en Destiny, y que mejoran el espectáculo. Por supuesto, esto es sólo la superficie. Una vez que superamos la historia (que ronda las 6 horas de duración) nos quedan un montón de aventuras que respetan la nueva estructura, y nos dan ganas de volver a explorar otra vez cada rincón de este universo.

Cada una de las clases de guardián recibe una nueva subclase, acompañada de un arma especial que nos ha encantado. El cazador acechatinieblas puede utilizar un arco, el hechicero invocatormentas puede lanzar rayos con las manos y el titán quiebrasoles, dispone de un martillo, que causa explosiones cuando se arroja. Ahora, podemos llegar hasta nivel 40, de un modo más sencillo, cumplendo misiones y acumulando bajas enemigas, sin necesidad de volvernos locos buscando equipo con motas de luz, y también recibimos equipo de manera más frecuente.  El criptarca, que descifra los engramas en La Torre, también es más generoso con el equipo -hubo momentos en el juego en que era frustrante- y en general, es más asequible progresar en Destiny. ¿Y todos aquellos que no han jugado durante este año y  que se han quedado atrás, o que simplemente van a comenzar a jugar ahora? Pues El rey de los poseídos nos permite subir de forma automática a nivel 25 para afrontar esta nueva línea argumental. 

En cuanto a contenido, este DLC sigue siendo brutal. Nuevas armas, naves, modelos de colibrí, carcasas para nuestro espectro (que en castellano no ha cambiado la voz). Y por supuesto, un nuevo asalto para escuadras, La Caída del rey, que nos pone las cosas más difíciles que nunca (pero que promete recompensas a la altura). Como sabéis, esto es sólo una parte de Destiny. El modo PVP, es decir, los enfrentamientos en el Crisol, también han crecido. Por una parte, se añaden dos nuevos modos de juego, Rift y Mayhem, equilibrados y muy divertidos, y además también recibimos 8 nuevos mapas (la versión de PS4 tiene un mapa adicional, como contenido exclusivo). 

La verdad es que pocas veces hemos disfrutado un contenido descargable que añadiese tanto al juego original. Pero no todo es perfecto. En primer lugar, hay que destacar que el equipamiento legendario o exótico que hemos conseguido hasta ahora se queda muy corto si lo comparamos con armas y piezas de armadura que se pueden conseguir sin dificultad. Tenemos la sensación de que se "castiga" un poco a aquellos jugadores que se dejaron la piel por llegar a nivel 20 (y después 34) en su momento. Además, todas las armas parece que se han equilibrado a la baja, y no resultan tan efectivas como antes. Por otro lado, el precio del DLC (40 euros) que ya nos hizo en su momento colocar El rey de los poseídos entre Los peores DLC. La verdad es que merece la pena hacerse con la Edición Legendaria que incluye Destiny, El rey de los poseídos, y además las dos expansiones: La casa de los lobos y la profunda oscuridad por 65 euros. 

Con todo, Destiny el rey de los poseídos es un gran paso adelante en este universo, y nos hace frotarnos las manos pensando en el futuro que nos espera con este juego que, un año después de su lanzamiento, sigue más vivo y ambicioso que nunca. La verdad es que después de haberle echado muchas horas, no nos extraña que haya sido el DLC más descargado en la historia de PlayStation en su lanzamiento. 

Valoración

Además de multiplicar el contenido y la variedad de Destiny, El rey de los poseídos hace hincapié en su historia, en sus personajes, y en un planteamiento de misiones más variado. Un DLC que reescribe su planteamiento.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La historia, la variedad de misiones y tres nuevas subclases.

Lo peor

El precio, para tratarse de un DLC. Los antiguos objetos legendarios se han quedado "pequeños".

Lecturas recomendadas