Análisis

Análisis de Deus Ex: Human Revolution Director's Cut

Por Borja Abadie
-

Square Enix y Eidos lanzan el Director's Cut de Deus Ex: Human Revolution en Wii U, aprovechando las posibilidades del pad de la consola de Nintendo y añadiéndole unas cuantas novedades y contenidos extra para redondear lo que ya era un gran título.

Eidos Montreal y Square Enix traen a Wii U uno de sus éxitos del 2011, Deus Ex: Human Revolution Director's Cut, la edición más completa del juego que ha aparecido hasta la fecha. Para los que anden algo despistados haré un pequeño resumen: Deus Ex es un juego de rol, acción y sigilo que nos encandiló en su día por su interesante mezcla de géneros, su espectacular ambientación cyberpunk y su jugabilidad a prueba de bombas.

Esta nueva entrega añade, a lo que vimos en su día, todas las armas que nos daban como recompensa por reservar el juego y, lo que es mucho mejor, las dos misones de DLC. El eslabón perdido y el rescate de Tong, que aparecieron como descarga en PS3 y Xbox 360 suman unas 5 horas y están perfectamente integradas dentro de la aventura, en lugar de jugar a ellas a través del menú principal, como pasaba en las consolas de Sony y Microsoft. Además, han adaptado el control al mando de Wii U y han realizado varios retoques jugables y gráficos. Pero vamos por partes, como diría un cyborg en la cadena de montaje. 

Jefe, ¿es buen momento para hablar de mi aumento?

Adam Jensen, el protagonista de la aventura, es un pobre diablo al que unos terroristas dejan medio muerto. La compañía para la que trabaja, Sarif Industries, está a la vanguardia de la nanotecnología y los implantes cibernéticos en humanos, llamados aumentos en el juego. La empresa, que debe valorar (o no, según se mire) al bueno de Adam, decide rescatarle de entre los muertos y darle un buen aumento, de esos que no te suben el sueldo pero que rellenan los cachitos de carne y cerebro que hayas perdido por "maquinicas pequeñicas" que te convierten en un super soldado.   

Nuestras nuevas habilidades nos permiten realizar todo tipo de acciones espectaculares, como ver a través de las paredes a nuestros enemigos, volvernos invisibles durante un tiempo o mejorar nuestra dialéctica para poder persuadir a otros personajes, por ejemplo. Para mejorarlas necesitaremos puntos de praxis, que recibiremos al ganar experiencia de los enemigos y misiones, como buen juego de rol.

¿Rambo o Snake?

Lo más destacable del juego, sin embargo, es la libertad que nos da para completar todas las misiones como prefiramos, con "mucho ruido y muchas leches" o en plan sigiloso. Ir por los niveles en plan Rambo no es precisamente fácil pese al completo arsenal del que disponemos. Y es que los enemigos tienen buena puntería y nos hacen bastante daño, aunque para compensarlo, su inteligencia artificial está al nivel del de una tostadora. 

Resulta mucho más gratificante y divertido completar las fases en plan sigiloso, escondiéndonos detrás de cajas, observando las rutinas de patrulla de nuestros enemigos, reptando por conductos de ventilación y pirateando todo tipo de dispositivos para desactivar la vigilancia enemiga. Lo malo es que resulta mucho más provechoso acabar con los enemigos, aunque sea de una manera no letal usando dardos tranquilizantes o llaves cuerpo a cuerpo, ya que los escenarios están repletos de munición, ordenadores que hackear y, en definitiva, mucha experiencia que recibir para poder subir de nivel y mejorar las habilidades de Adam.

Una gran novedad de la versión de Wii U es que los combates contra los jefes finales han sido completamente rediseñados. Como es menester en esta saga, ahora sí que podremos acabar con los jefes sin necesidad de malgastar ni una bala. No os queremos destripar cómo, pero la mecánica no se repite en ninguno de ellos.

El cerebro de la bestia... está en el Gamepad

La interfaz de juego también ha cambiado bastante, gracias al uso del Gamepad de Wii U. La pantalla del mando se convierte en el centro neuronal (así lo ha bautizado Eidos) de Adam, desde donde podemos acceder al inventario, mapa, misiones, etc... En general, todos los menús se han trasladado al Gamepad, como el minijuego del pirateo (que resulta más cómodo que nunca usando nuestros dedos), la mirilla de los rifles de precisión, el inventario rápido o los ítems que llevan los enemigos al saquearlos. 

Incluso se han añadido nuevas funciones, como el poder devolver las granadas enemigas. Un icono de granada aparecerá en la pantalla del mando y si somos rápidos, la seleccionamos y deslizamos el dedo hacia afuera de la pantalla, se las mandaremos de vuelta a sus dueños. Además, tendremos un nuevo aumento, una nueva visión que recela datos de interés al mover la pantalla del gamepad sobre la de nuestro televisor. 

La dificultad de Deus Ex: Human Revolution en el nivel normal no es muy alta, pero Eidos y Square han querido facilitarle más aún las cosas a los usuarios de Wii U. Por un lado podremos acceder a los infologs, fotografías que podemos realizar en cualquier momento usando el gamepad y sobre las que escribimos mensajes que sirvan de ayuda para otros jugadores. Un poco al estilo del genial Dark Souls sólo que sin una dificultad que lo justifique. Además, disponemos de una guía completa del juego en el propio menú del gamepad, por si nos quedamos atascados en algún nivel.

Lo siento cyborg, un nuevo modelo te ha dejado obsoleto

Pese a que la lista de novedades es bastante amplia, la sensación que nos deja es la de que la experiencia esencial del juego mantiene los mismos fallos que el original, como unas mecánicas algo repetitivas o un apartado técnico desfasado. Gráficamente se han introducido algunas mejoras, con una mayor nitidez y los efectos de partículas que vimos en el DLC el eslabón perdido. Es ley de vida, y nos guste o no, se ha quedado muy desfasado, con unas animaciones y unos modelos que ya chirriaban hace 2 años.

Incluso las mecánicas de un juego de este tipo se han visto superadas con títulos como Dishonored, mucho más variado que el titulo de Eidos. Eso no quita para que no estemos hablando de un muy buen juego que le hace un gran favor al catálogo de Wii U aportando calidad y diferenciación. Lo malo es que quizás llegue demasiado tarde y los implantes tecnológicos de Adam se han quedado anticuados, como cuando te compras un ordenador de 8 GB de RAM y al salir de la tienda ya hay uno con 12 a la venta y más barato.

Valoración

El tiempo no ha pasado en balde pese a los retoques gráficos aunque la jugabilidad sigue intacta y a veces mejorada en esta edición exclusiva de Wii U.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Su estética cyberpunk y su trama. Las novedades, como los DLC's incluidos o las funciones táctiles.

Lo peor

Algunos usos del pad le restan jugabilidad. Se ha quedado anticuado técnicamente.

Lecturas recomendadas