Análisis

Análisis: Donkey Kong Country Returns 3D

Por Laura Gómez
-

Pensar en Wii es echar la vista atrás hacia uno de sus juegos insignia. El fantástico DKC que se lanzó en 2010 ya es un sello de calidad en sí mismo. Este juego recuperaba la perspectiva lateral que llenó de gloria al monito en SNES y se convirtió en clásico de otro tiempo perfectamente transformado para la época actual.

Retro Studios siguió el mismo esquema que Rare cuando explotó Donkey Kong en los años noventa. Los creadores de la serie Metroid Prime, ni más ni menos, se atrevieron con un género totalmente diferente al que nos tenían acostumbrados y se hicieron con el control de uno de los mejores plataformas de la generación. Ya iba siendo necesario el paso de los monos a 3D y Nintendo le ha imprimido a esta aventura algunas novedades interesantes.  

Esta primavera, la aventura de Donkey y Diddy se ha reconstruido en 3DS sin perder un ápice de encanto y exigencia. La premisa no ha cambiado: los tikis les han robado los plátanos a nuestros monos y ellos recorrerán toda la isla reclamándolos. A lo mejor nuestros amigos son un poco simples, pero...son monos. Ya está todo su entorno para complicarles la vida.

¿Wii? Ni falta que hace

DKC Returns 3D ha adaptado su capacidad técnica a la consola de mano. No podemos verlo en una pantalla de TV, pero en ningún momento lo echamos en falta. Los cambios de plano del juego en Wii pedían a gritos una adaptación a la pantalla 3D de Nintendo. En esta revisión, la profundidad de los escenarios nos sumerge e impacta a partes iguales. Sin embargo, algunas secciones en planos secundarios están demasiado alejadas. Como port, este DKC no tiene nada que envidiarle a la primera versión. Goza de una estabilidad visual brutal que se complementa con la dificultad de sus niveles. Tranquilos, el juego sigue siendo muy exigente y se ha creado con un mimo increíble.

 

El punto más novedoso (y más discutido) es la inclusión de un modo fácil, más accesible. Pero la dificultad de Donkey Kong Country Returns en Wii se mantiene en la portátil en su apartado de juego clásico para los más valientes o nostálgicos. En el modo más sencillo contamos con más ayudas, una superguía que puede resolvernos un nivel entero o incluso tres corazones de vida, mientras que el clásico nos suelta en el universo Donkey con un par de corazones y...¡buena suerte! En cuanto al nuevo contenido, Monster Games ha añadido zonas adicionales que se desbloquean al encontrar en cada nivel las letras que forman la palabra “KONG”. Además, cuando completamos la trama principal, tenemos un noveno mundo con ocho niveles inéditos cargados de dificultad entre las nubes. Los controles del juego en 3DS son los de un plataformas tradicional. No se ha experimentado demasiado con lo táctil y eso es algo que agradecerán los más puristas.

 

Lavado de cara perfecto

Viajar sin Diddy es uno de los retos más complicados del juego. Las batallas contra los jefes finales, por su parte, apuestan por diferentes acercamientos y se sienten muy novedosas. Quizás echamos de menos algunos coleccionables, a las diferentes mascotas (ahora solo se puede manejar al rinoceronte y los avestruces solo son enemigos) y mayor variedad en los bonus, que tienen pocas variaciones. La estructura de los mundos es bastante clásica y no hay niveles acuáticos, aunque sigue habiendo fases de vagonetas y un montón de plataformeo con barriles explosivos, totalmente frenéticos y, estos sí, muy variados. Los bonus y las localizaciones ocultas son un aliciente para repetir cada carrera en barril, vagoneta, calamar gigante... Se ha mantenido el cooperativo local para dos personas, y aquí es donde medimos de verdad nuestra coordinación.

 

Lo mejor de este juego es que es capaz de desquiciar al plataformero más experto y encandilar al jugador más novato. Cuando reiniciamos un nivel, los enemigos y los obstáculos han podido cambiar de posición. Esta transformación constante de la pantalla hace que DKC Returns se convierta en una vuelta de tuerca al sistema de error y repetición: sabemos dónde hemos fallado y repetir la sección es una decisión instantánea. Nada de niveles editados con gráficos mejorados: este título ha pulido toda la jugabilidad y le rinde un enorme homenaje a los Donkey Kong clásicos. Desde ya, no concibo una 3DS sin los monos con corbata en su colección.

 

Monster Games ha cogido el juego de Wii que desarrolló Retro Studios y le ha lavado la cara con muy buen gusto. La rejugabilidad se hace incluso más apetecible con los cambios de plano y el 3D de la consola activado, y teniendo en cuenta que el 100% del juego (lógicamente, mucho más complicado en el modo clásico) es desafiante de una u otra forma, echarle muchas horas a esta locura se hace con gusto. Parece un Donkey nuevo, y esa es la mejor sensación que podemos tener si revisitamos una de las sagas más queridas por los nintenderos.

Valoración

Especialmente dedicado a los que no pudieron disfrutar del título de Wii en 2010, aunque las mejoras que incorpora para 3DS son geniales. Es un imprescindible para su catálogo.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Niveles adicionales, efecto estereoscópico, rango más amplio de jugadores.

Lo peor

Los bonus poco variados. En general no hay demasiada innovación, pero está muy bien aplicada.

Lecturas recomendadas