Análisis

Análisis de Evolve en PS4, Xbox One y PC

Por Borja Abadie
-

Versión comentada: PS4

2K Games y Turtle Rock Studios por fin abren la veda de caza con Evolve en PS4, Xbox One y PC. Su idea, convertirnos en presas fáciles de su propuesta de multijugador asimétrico pero, ¿han conseguido cazarnos en sus redes?

2K Games y Turtle Rock Studios quieren cazarnos con Evolve y su original mecánica multijugador asimétrica. PS4 y Xbox One están contentos con la noticia de que comience la cacería, ya que por fin reciben uno de esos juegos "sólo de nueva generación". Y ya iba siendo hora porque, después de vaciar sus bolsillos para comprar una nueva consola, parece que hayan llegado más ports de la pasada generación que nuevos juegos.

Lo más llamativo de Evolve, desde que se anunció y también ahora que lo tenemos entre nosotros, es su propuesta de juego asimétrico. Este término, que no sé si también inventó Nintendo entre otras "maldades", no viene a ser más que un modo de definir un juego en el que un jugador o grupo de jugadores juega de una manera completamente distinta a cómo lo hacen el resto.

Aquí está bastante claro: 4 jugadores se ponen en el papel de sendos cazadores con una vista en primera persona, al estilo de cualquier otro shoot' em up subjetivo del mercado, mientras que un quinto jugador se enfunda la piel de un temible monstruo desde una perspectiva en tercera persona y con un esquema de controles completamente distinto. La clave, cazarse los unos a los otros como yo os cazaría.

El grupo de juancarlistas

La historia, o más bien el trasfondo del juego (si es que a alguien puede interesarle) gira en torno a Shear, un planeta tan rico en minerales y combustible para las naves espaciales como pobre en nativos con ganas de recibir nuestra visita. El lugar está repleto de fauna salvaje tremendamente hostil así que los humanos están saliendo por patas del planeta. Pero claro, los monstruos allí presentes precisamente lo que quieren es que nos quedemos un ratillo más por allí. Al menos, el tiempo justo para comprobar a qué sabemos.

Para hacer frente a la monstruosa amenaza contamos con un grupo de 12 cazadores, divididos en 4 clases distintas: asalto, médico, trampero y apoyo. Conviene aclarar que los grupos que podemos formar en cada partida tienen que tener necesariamente un miembro de cada clase. Sí, ya sé lo que estáis pensando: "menudo timo, molaría hacer un grupo a nuestro aire". La realidad, sin embargo, nos hace desisitir rápidamente de ello. Cada una de las clases cumple un rol muy diferente dentro del grupo y se hace totalmente imprescindible contar con las habilidades de todos para derrotar al monstruo.

Cada una de las 4 clases disponibles cuenta con tres personajes distintos. Por ejemplo, dentro de los tramperos tenemos a Maggie, Griffin y Abe. Los tres comparten una habilidad que es común a su clase, y lo mismo sucede con el resto de clases. En este caso se trata de la posibilidad de crear una cúpula que mantiene encerrado al monstruo en una zona haciendo imposible que huya de nuestros ataques.

Además, cada personaje tiene una habilidad única. En el caso de los tramperos, por seguir con ellos, Griffin puede colocar balizas sonoras que nos avisan de cuándo el monstruo ha pasado cerca de ellas. Maggie cuenta con Daisy, una especie de mascota perruno-alienígena que husmea el rastro del monstruo para guiarnos hasta él. Por su parte, Abe puede lanzar unas útiles grandas de estasis.

Pero esperad, que la cosa se complica más. Además, cada personaje va equipado con dos armas totalmente únicas. Por ejemplo, y para terminar ya con los tramperos, Abe lleva una escopeta y unos dardos, Maggie lleva una pistola automática y unas trampas de arpón y Griffin lleva un subfusil y un arpón que puede disparar directamente contra el monstruo (en lugar de colocarlos en el suelo como las trampas de Maggie).

Como veis, la cantidad de opciones es realmente brutal y, lo que es mejor, no se limitan a simples cambios visuales o a los nombrecitos que acabo de soltar. Existe una diferencia muy real entre usar uno u otro y el hecho se hace más juancarlista aún, digo real, entre cada clase. Los tramperos se dedican a incordiar y a retener al monstruo, los médicos se dedican a lo suyo (curar a gente, resucitar,), los de asalto se dedican a inflingir daño al bicharraco y los de apoyo a mantenerse ocultos y también a dañar a la bestia. No quiero extenderme más en explicar las habilidades y equipo de cada uno pero creedme cuando os digo que son muy distintas y, como prueba, la detallada explicación de los tramperos.

La bestia dentro de mí

Ya lo cantaba Johnny Cash y él siempre tiene razón. Todos llevamos una bestia en nuestro interior, del mismo modo que todos somos bisexuales. Sí, especialmente tú que niegas con la cabeza mientras lees estas líneas. Es broma, audiencia hobbyconsolera. Soy el primero que nunca ha entendido ese tipo de afirmaciones. Bueno, a lo que vamos. El quinto en discordia, el jugador que da sentido y diferencia a Evolve de absurdos juegos de disparos competititvos (y no miro a nadie, salvo a Destiny y a Call of Duty, claro) es el jugador que encarna al monstruo.

Hay tres monstruos disponibles, más un cuarto para los que reserven el juego, un timo de los que hacen época, desde luego. Como somos prensa y no reservamos, (cómo íbamos a hacerlo si no nos reservamos ni la opinión), pues no sé nada de esa cuarta criatura. Podría investigar y contaros cómo es pero, sinceramente, no me parece justo. No he podido jugar con ella y me niego a inventar por inventar. 

El caso, como decía, es que para todos los mortales hay tres: Goliat, Kraken y Espectro. El Goliat es el más fuerte y lento de los tres. Cuenta con 4 habilidades: aliento flamígero (seguro que os podéis hacer a la idea de qué hace), lanzamiento de rocas (lo mismo digo), carga (¡qué bien pone los nombres esta gente!) y ataque en salto (no se andan con metáforas). Cada poder tiene tres niveles de potencia. Al principio de cada partida debemos repartir tres puntos entre estas 4 habilidades. Nosotros elegimos si gastar los tres en un único poder para llevarlo a su nivel máximo o si repartirlos para tener tres habilidades de potencia 1, por jemplo.

Para mejorarlas tenemos que matar y comer fauna salvaje de los escenarios y así rellenar una barra que nos permite evolucionar a la siguiente forma de nuestro monstruo. En la fase 2 de la evolución debemos asignar otros tres puntos y otros tres más con la segunda evolución. El manejo de las criaturas es completamente distinto al de los cazadores. Además de la vista en tercera persona, en lugar de la subjetiva de los montaraces, el modo de jugar cambia mucho. Lo primero que tenemos que hacer al empezar una partida es huir de los cazadores para poder evolucionar a una forma más poderosa y asegurarnos la supervivencia.

Los otros dos monstruos con los que hemos podido jugar también son completamente distintos al Goliat. El Kraken es una especie de pulpo (de ahí el nombre marino) que puede lanzar rayos y bolas de rayos explosivas además de volar con soltura por los escenarios cual pajarillo. El Espectro, además, puede teletransportarse, lo que lo convierte en el más escurridizo de todos.

Como el gato y el ratón, y luego yo hago de ratón

Aunque tenemos a nuestra disposición más de 15 mapas en los que llevar a cabo las cacerías no hay tanto donde elegir en cuanto a modos de juego. Por un lado tenemos el modo caza, el más básico de todos. Gana el que antes acabe con el resto, o muere el monstruo o lo hacen los cazadores. Lo bueno es que dentro de una misma partida los roles pueden invertirse varias veces, de ser el gato (cazador) a ser el ratón (presa).

En el modo rescate tenemos que resucitar, o reanimar que dicen ahora, a un grupo de supervivientes y guiarles hasta un punto de extracción antes de que el monstruo se los meriende. En el modo nido tenemos que destruir huevos de monstruo antes de que el bicharraco se acerque a ellos para incubarlos y crear un nuevo secuaz que le ayude en su lucha. Por último tenemos el modo defensa que, como indica su nombre, nos invita a defender una zona ante el envite de un grupo de monstruos.

Hay dos maneras de jugar a estos modos, ademas de offline y online. Podemos jugar a escaramuza, que no son más que una serie infinita de partidas (tan finita o infinita como ganas tengamos de seguir jugando) que van cambiando de modo al azar. Por otro lado tenemos la evacuación. Ésta es una serie de 5 partidas que simula 5 días en la misión de los cazadores de evacuar tanta gente como sea posible del planeta.

El primer día empieza con una caza, pero el segundo, el tercero y el cuarto podemos elegir entre dos opciones que nos brindan (caza, rescate o nido). El quinto día está reservado para la defensa. Lo interesante de este modo es que cada día recibimos una ventaja para la siguiente jornada si hemos salido victoriosos (si no, la ventaja irá para el otro bando). Estas ayudas pueden ir desde un aliado más disparando para el grupo de cazadores o más pájaros que delaten la posición del monstruo hasta más fauna salvaje desperdigada para que el monstruo pueda alimentarse y así evolucionar más rápido.

El problema es que resulta tremendamente corto. 5 fases son muy pocas. La primera vez que vi este modo evacuación los ojos me hicieron chiribitas e incluso vino a mi mente un grande entre los grandes como Xcom: Enemy Unknown. Si en lugar de 5 míseras fases fueran 30, por decir algo, y viéramos cómo todas esas ventajas y cambios van modificando la partida, tendría mucha más gracia. Pero la cosa se queda en un quiero y no puedo.

Otra cosa que no me ha entusiasmado demasiado es que, de primeras, sólo podemos controlar a 4 cazadores y a un monstruo, el Goliat. Para desbloquear a los otros 8 cazadores y los otros 2 monstruos tenemos que cumplir una serie de desafíos con cada uno de ellos. Sin duda es un modo de alargar la duración del juego y nos pica a seguir jugando para desbloquearlo todo pero el motivo resulta demasiado obvio: rellenar ante la falta de otros objetivos para el jugador.

Técnicamente el juego es bastante normalito, cuenta con algunos efectos bastante chulos y generalmente se mueve bastante fluido, pero también es cierto que hay algo de popping y que el nivel de detalle no es para tirar cohetes. PS4, Xbox One y obviamente un PC pueden ofrecer mucho más que esto. La banda sonora resulta bastante acertada, los efectos son tan contundentes como requiere el género y las voces están dobladas al castellano, aunque no hay muchas que digamos.

La propuesta jugable resulta bastante completa y el juego asimétrico divierte lo suyo pero el interés se pierde rápidamente por la falta de variedad en los modos de juego. Al final todos se limitan al enfrentamiento entre los monstruos y los cazadores. Ahora, muchos me dirán que menuda chorrada, que eso pasa con todos los juegos, etc... pero no es cierto. Evolve se limita a una sucesión de fases sueltas, del mismo modo que sucede con cualquier otro shooter multijugador, pero la ausencia de una campaña o de un multijugador con algún objetivo, evolución o sensación de avanzar hacia algún lado, hace que no haya mucho más que hacer.

Tampoco es que la campaña sea necesaria. Vuelvo a citar a Xcom para ejemplificarlo. Si entre combate y combate pudiesemos invertir la experiencia en mejorar una base humana (o monstruosa) con gestión de recursos, etc... todo sería mucho más profundo, complejo y entretenido. O poner el ejemplo que se os ocurra. Se trata de tener algo más que hacer que no sea repetir una y otra vez el mismo tipo de enfrentamiento. Esta falta de variedad de situaciones y modos de juego y la ausencia también de una mayor profundidad son los que definitivamente lastran a Evolve y hacen que no llegue al sobresaliente. Lo mismo sucedía, en cierta manera, con su anterior obra, Left 4 Dead.

Eso sí, que nadie se lleve a engaño, la jugabilidad en sí, las diferencias entre armas y clases y sus otras virtudes lo convierten, sin duda, en la mejor experiencia de juego asimétrico que podáis probar. Si juegas unas pocas partidas te parece la bomba de las bombas, pero pasadas las horas y llegado el momento de ofrecer algo más allá de los combates en sí, Evolve falla. Nadie es perfecto.

Valoración

Gran cantidad de mecánicas de combate y un juego asimétricoque es de lo mejorcito del mercado, pero poca profundidad y un desarrollo demasiado repetitivo.

Hobby

83

Muy bueno

Lo mejor

Las diferencias entre armas y equipo de los cazadores. Jugando online y con amigos engancha mucho.

Lo peor

Los modos de juego se parecen demasiado y poca profundidad y complejidad.

Lecturas recomendadas