Análisis

Análisis de Far Cry 3: Blood Dragon

Por Borja Abadie
-

¿Qué pasa si a Far Cry 3 le añadimos dragones, un sentido del humor irreverente y un casposo estilo ochentero? Sí, incluso un disparate así tiene respuesta. Rex Power Colt se convierte en uno de los nuevos héroes de acción. Puede que sea un psicópata asesino pero es americano 100%. ¿No es eso suficiente?

ACTUALIZADO 01/12/2015: El análisis de Far Cry Blood Dragon llegó cargado de mucho sentido del humor y un aire ochentero de lo más casposo. Si sois suscriptores de PS Plus en diciembre ahora podéis recordarlo y, por supuesto, disfrutar de los chascarrillos de Rex Power Colt, el protagonista de este spin-off.

Ni Rambo, ni Terminator, ni Karate Kid, ni He-Man pueden compararse con Rex Power Colt, el héroe de Far Cry 3 Blood Dragon, al menos por separado. Rex es un compendio de todos los clichés y topicazos de la década de las hombreras, la movida madrileña o la Guerra Fría. También tiene uno de esos nombres que apelan a los instintos más bajos de los americanos, como aquel mítico Max Power de Homer Simpson. Toda una declaración de intenciones.

Blood Dragon es un spin-off dentro de la saga Far Cry, que rompe radicalmente con su estilo. La estética ochentera es lo que más llama la atención en este futuro alternativo. Las referencias a las grandes cintas de acción de aquella época son constantes. El argumento es bastante simplón. Somos uno de los cyborgs más avanzados del mundo, nos envían a una isla repleta de soldados a los que aniquilar y de animales a los que cazar. Sobre todos ellos destacan los dragones de sangre, los bicharracos que dan nombre al juego.

Los dragones de sangre son muy poderosos, tanto en el cuerpo a cuerpo como lanzando láseres por los ojos desde la distancia. Lanzarnos a por ellos resulta una imprudencia durante los primeros compases de la aventura, por lo que podemos usar los corazones que hemos extraído de los enemigos caídos para usarlo como cebo para dragones. Éstos los seguirán, de modo que también podemos lanzar uno de estos corazones junto a un grupo de enemigos para que el dragón los devore, por ejemplo.

Es Far Cry todo lo que reluce

Las mecánicas, sin embargo, son casi idénticas a las del original del que proviene. Los vehículos son los mismos, las armas son versiones muy parecidas de las que ya vimos. Además, las misiones son también muy similares: liberamos guarniciones, rehenes y cazamos animales como si estuviésemos en la selva de Far Cry 3, aunque todo bajo un filtro estilo años 80 que funciona de maravilla como guiño a los jugadores más talluditos del sector.

Este es uno de los defectos de Blood Dragon, pero también una de sus mayores virtudes. Si te gustó Far Cry 3 y te quedaste con ganas de más es perfecto. Si no te convenció el original, aquí no vas a encontrar nada diferente, al menos en su desarrollo. El sistema de progresión del personaje se ha simplificado. Ya no hay un árbol de habilidades, sino que vamos adquiriendo nuevos movimientos y mejoras de manera automática al subir de nivel.

¡¡¡¡Por el poder de Old School!!!!

Durante sus 7 misiones principales, Blood Dragon no escatima en divertidos guiños a películas e iconos de los años 80 e incluso sigue el patrón de aquellas pelis con una apuesta total por la acción sin miramientos y sin excusas. El apartado sonoro es sencillamente espectacular. Las voces en castellano están a un nivel muy notable y nuestro personaje no cesa de soltar chistes mientras jugamos, con tono vacilón y chulesco. La banda sonora, cargada de sintetizadores, es brutal. De hecho, y para que fuera más Blood Dragon, me encantaría que pudierais leer este análisis con voz robótica.

El resto del apartado técnico no es para tirar cohetes precisamente. El motor gráfico es el mismo de Far Cry 3, aunque incluso las texturas en baja y los filtros no consiguen un mejor resultado. El popping quizás es algo menos frecuente que en el original, pero el tearing es una constante, como podéis observar en el vídeo.

El sentido del humor bebe de la personalidad de juegos como Duke Nukem o Serious Sam, aunque el resultado general los supera, más aún si tenemos en cuenta que es un juego descargable independiente con un precio irresistible para las 10 horas de diversión que encierra. Queremos más de esta sub-saga ya mismo.

Valoración

Las mecánicas de juego son calcadas a las de Far Cry 3, pero su sentido del humor, su estética ochentera, su espectacular banda sonora y su apuesta por la acción sin complejos nos han encantado. Queremos que se convierta en saga propia ya mismo.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

El sentido del humor, la estética, la música, las frasecitas de Rex, las escenas con píxels,...

Lo peor

El desarrollo es demasiado parecido al original. El apartado gráfico y la IA deberían mejorar mucho.

Lecturas recomendadas