Análisis

Análisis de KORG DSN-12

Por Luis Galán
-

Versión comentada: 3DS

¿Eres fan de la música electrónica ochentera? ¿Llevas un compositor dentro? ¿Tienes una 3DS? Si has respondido "sí", enhorabuena, el equipo de Detune acaba de hacer tu sueño realidad con KORG DSN-12. Y como propina, prepárate para ver el sonido que crees en tres dimensiones.

La prestigiosa marca de sintetizadores KORG parece haber encontrado en las portátiles de Nintendo las plataformas ideales en las que recrear sus viejos equipos. Primero fue el KORG DS-10 para DS, que emulaba el popular MS-10 de 1978. Más recientemente, hemos podido componer en el KORG-M01D, ya para 3DS, que versionaba el más actual y práctico M1, de 1988. Llega la hora de "regresar al pasado" y, además de oírlas, ver nuestras composiciones.

¿Oscilos... qué?

Pocos títulos hacen más honor al género simulador que los de esta saga. Ante nosotros tenemos una recreación casi clavada a un dispositivo de hace 36 años... algo que echará para atrás a todo el que no sea muy 'pro' del tema. Y es que probablemente estemos ante la interfaz menos intuitiva de todo el catálogo de la consola. No hay nada que facilite el manejo: tutoriales, guías, consejos, interfaz agradable... Incluso el manual electrónico está sólo en inglés y francés, lleno de terminología específica y sin glosario. En resumen: o lo sabes manejar porque te gusta el tema o, con panciencia, sólo podrás juguetear un rato a improvisar.

La imagen del sonido

El sintetizador emulado en esta edición es el MS-10, cuya carecterística principal era la de incluir pantalla osciloscópica. Gracias a ella, podíamos ver una represación gráfica de la onda sonora (en este caso) en 4 formas diferentes: triángulo, diente de sierra, pulsos y 'white noise'. Esto lo hacía un candidato ideal para ser el siguiente equipo a portar a 3DS, donde es una chulada poder ver lo mismo con relieve tridimensional.

Un gran equipo en una pequeña consola

En total, KORG DSN-12 incluye 12 sintetizadores monofónicos, y a cada uno podemos añadirle tres efectos. Además, podemos memorizar hasta 64 patrones sobre los que improvisar al 100% en tiempo real, y viene cargado de modificadores. Todo ello, claro está, en MIDI, pero con una calidad realmente excepcional, que podemos sacar fácilmente desde la salida de auriculares a grandes equipos. Lo he testado en 600W y el sonido es realmente limpio. De hecho, por internet es fácil encontrar vídeos donde su eficacia se pone a prueba en salas y discotecas.

Comparado con el original por supuesto pierde la versatilidad de un teclado real y, ya puestos, podría haverse basado en el MS-20, más completo y del mismo año. Sin embargo, hay que tener en cuenta que hablamos de auténticas piezas de coleccionismo, que ya en su día costaban (al cambio) desde unos 400€.

El más famoso... de mi casa

Que no sea un software precisamente para todos los públicos le puede dar igual a quien quiera usarlo incluso profesionalmente, pero lo que también estos echarán en falta es la posibilidad de compartir las creaciones. Podemos salvarlas en la consola y compartirlas localmente, pero nada de enviar temas online, ni de sacar el MIDI de las consolas.

En definitiva, y como es habitual en la franquicia, KORG DSN-12 es un software completo, de uso muy concreto y dirigido un público tremendamente específico. Debería incluir muchas más opciones de "qué hacer con lo que hago" y, sobre todo, poner un poco de mimo en acercarse a más usuarios.

Valoración

Gran recreación del clásico MS-10 a la que no han añadido nada (empezando por el idioma) que ayude a los profanos a iniciarse. Necesita más opciones de compartir y unos menús más agradables.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

El abanico de opciones y la calidad del sonido.

Lo peor

Interfaz sosa y anti-intuitiva. Ausencia total de online.

Lecturas recomendadas