Last Day of June
Análisis

Análisis de Last Day of June, un cuento de amor y pérdida para PS4 y PC

Por Clara Castaño Ruiz
-

Versión comentada: PS4

Tras presentarse en mayo de 2017 y causar sensación en el E3 con su primer tráiler oficial, ya hemos podido jugar a Last Day of June, la nueva aventura interactiva de Ovosonico. Los creadores de Murasaki Baby nos ofrecen un título especial en donde las emociones están a flor de piel. ¿Qué serías capaz de hacer por salvar a alguien que amas? Lo podéis descubrir en nuestro análisis.

Han pasado tres años desde que el estudio italiano liderado por Massimo Guarini nos deleitara con Murasaki Baby, un título lleno de personalidad con el que nuestra PS Vita se llenó de puzles y aventura. Ahora, quieren que vivamos un continuo déjà vu y hacernos sentir un remolino de emociones con Last Day of June, un juego original en sus formas y su espíritu.

Análisis de Murasaki Baby

Atrapados en el tiempo

Muchas veces os hemos hablado de la unión de los videojuegos con el cine, la literatura o la pintura, Last Day of June toma estas inspiraciones y aprovecha para fusionarse con un nuevo arte: la música. Esta tiene gran importancia durante nuestra aventura y fue fundamental en el proceso de creación del juego.

Un día, Massimo Guarini se encontró con el videoclip de Drive Home, canción compuesta por Steven Wilson, exlíder de la banda inglesa Porcupine Tree. Profundamente conmovido, pensó que encajaría con su nuevo proyecto y comenzó a trabajar en Last Day of June. El videoclip, que podéis ver sobre estas líneas, está hecho con animación stop-motion y su directora es Jess Cope, animadora que ha trabajado con Tim Burton en Frankenweenie.

Aunque al principio el director creativo de Ovosonico no quiso involucrarlos en el desarrollo del juego, ambos han terminado colaborando. Steven Wilson es el compositor de la banda sonora y Jess Cope ayudó en la escritura del guión.

Dicho esto, Last Day of June sigue la filosofía de Ovosonico desde su primer juego. Es decir, utilizar el medio como herramienta para narrar una historia y tratar de impactar emocionalmente a la audiencia. Last Day of June es un juego sencillo en sus mecánicas y duración, pero es rico artísticamente y requiere de toda nuestra atención para superar cada reto que nos plantea.

Desarrollado en tercera persona, Last Day of June es la historia de Carl y June, un feliz matrimonio que un día sufre un accidente de tráfico en el que la mujer muere y nuestro protagonista queda postrado en una silla de ruedas. Triste y perdido en su casa, Carl termina en el taller de pintura de June en donde descubrirá que, tocando los retratos que ella pintó, puede rebobinar el tiempo para tratar de salvarla. A partir de ese momento, y como si estuviéramos en la película de Atrapado en el Tiempo, revivimos el último día de June y de las personas que están a su alrededor: un niño, una amiga de la infancia, un cazador con su perro y un anciano.

La aventura se divide en un prólogo, en donde nos presentan a los personajes de Carl y June, cuatro episodios, en los que entran en juego los personajes secundarios, y un epílogo. De esta forma, nos va ofreciendo matices y diferentes puntos de vista sobre el pasado, presente y futuro de los personajes. Los capítulos del niño, la amiga, el cazador y el anciano son, en realidad, los más importantes de la aventura ya que, gracias a ellos, todo va cobrando sentido y avanzamos hacia delante.

Como os he adelantado al principio, las mecánicas son sencillas, no lo vamos a negar. En muchos casos, son propias de un walking simulator en el que tenemos que avanzar por los diferentes escenarios realizando alguna acción. Sólo necesitamos tres botones de nuestro mando para disfrutar al máximo, dejarnos guiar y vivir el momento saltando por las líneas del tiempo. Si bien, no son perfectas, ya que a veces resulta demasiado lineal y se echa en falta poder realizar alguna acción complementaria o habilidades de los personajes. Entiendo que es una decisión creativa del equipo dirigido por Massimo Guarini y que está realizada a conciencia para complicar un poco la aventura, pero les puede pasar factura con aquellos jugadores que busquen más acción y menos contemplación. 

En cuanto a los rompecabezas, no son los típicos que podemos encontrar en una aventura gráfica o aventura interactiva. Los vamos a llamar ambientales porque se basan en resolver ciertos “puzles” en los diferentes escenarios. Por ejemplo, a lo largo de las aproximadamente cinco horas que dura nuestra partida nos encontramos algunas áreas a las que no podemos acceder porque están bloqueadas por jarrones de flores o la puerta está cerrada. Si hay un hueco, el Niño podría acceder y abrir la puerta, pero la dificultad está en que no siempre vamos jugar con este personaje.

De esta manera, tenemos que viajar por el tiempo e interactuar con el medio ambiente para encontrar el lugar correcto en el momento preciso. Parte de la jugabilidad tienen que ver con la repetición y la frustración para que logremos meternos en la piel de Carl a través de nuestro mando. Ovosonico nos obliga a fallar y volver a empezar en nuestro triste y, a veces alegre, Día de la marmota.

Last Day of June

Un estilo Burtaniano colorido

Last Day of June es una propuesta arriesgada a nivel artístico y técnico. Por un lado, tenemos unos personajes que parecen sacados de la mano de Tim Burton y que no tienen pupila. Sus ojos están vacíos y esto nos puede chocar al principio. Se ha hecho así para que cada jugador pueda identificarse con los personajes y sienta que son sus ojos los que guían la historia. Y, por otro lado, tenemos color e imágenes de inspiración impresionista y postimpresionistas siguiendo, en algunos casos, la estela de Claude Monet. El resultado es un juego muy bonito visualmente. 

A nivel sonoro, Last Day of June está completamente en español, aunque no hacía mucha falta porque los personajes no hablan un idioma reconocible, tienen su propio lenguaje que puede sonar un poco al simlish de Los Sims, pero sin Sul-Sul y otras palabrejas. El mérito de Ovosonico es crear un diálogo completamente comprensible sin necesidad de verbos y con ayuda de los gestos.

Por último, la música de Steven Wilson se convierte en vehículo narrativo en la aventura y reflejo de las emociones del jugador. Si tenéis curiosidad, las canciones que suenan en los vídeos del análisis son Pariah del disco To the Bone y Harmony Korine.

Aquí puedes encontrar el vinilo de To the Bone

Risas y llantos para el final

Last Day of June es una aventura interactiva de duración reducida y algo lineal, pero que cuenta a su favor con una gran narrativa y estilo visual. No es perfecto en su jugabilidad, ya que puede resultar un poco reiterativo y frustrante en algunos momentos. Por ejemplo, al no darnos la posibilidad de saltar algunas de las escenas que acabamos de ver.

Sin embargo, a pesar de sus carencias en las mecánicas, todas ellas fruto de la dirección creativa, el juego logra sorprender y nos invita a ser parte activa, utilizar nuestra imaginación y recordar momentos de nuestra propia existencia para rellenar las lagunas narrativas que nos va dejando.

Last Day of June estará disponible el 31 de agosto de 2017 en formato digital para PS4 y Steam al precio de 19,99 euros. No os puedo decir si en un futuro 505 Games y Ovosonico se animarán a lanzarlo en formato físico, ya que no tenemos ningún tipo de información al respecto, pero lo que sí os puedo asegurar es que merece la pena vivir la experiencia y compartirla. 

También te puede interesar What Remains of Edith Finch

Valoración

Last Day of June es una aventura interactiva original, conmovedora y humana. Un juego maduro en el que todos los elementos, que por separado no dirían nada, encajan perfectamente para hilar la historia. No es un juego de risas y felicidad, pero sí de emociones.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

La valentía para desarrollar un juego diferente. Estupenda dirección artística. Preciosa BSO. Protagonistas bien construidos. Muy bonito y emotivo.

Lo peor

Demasiado lineal. Se echa en falta alguna mecánica extra. El final puede no dejarte conforme. Tiempos de carga. No todo el mundo sabrá apreciarlo.

Lecturas recomendadas