Análisis

Análisis de Mass Effect 3: Omega

Por Daniel Quesada
-

El nuevo contenido descargable para Mass Effect 3 nos lleva de vuelta a la estación de Omega, donde sólo los más sucios, depravados y violentos se atreven a entrar. Parece el sitio ideal para sacar la Omniherramienta a pasear...

Mass Effect 3 y las aventuras del comandante Shepard todavía no han dicho su última palabra. Tras la irregular Leviatán, llega una nueva expansión para la campaña principal que nos devuelve a la estación de Omega, uno de los entornos más reconocibles de la franquicia. La historia nos sitúa poco después de que Aria T´Loak perdiera violentamente la soberanía sobre esta estación, tal y como se vio en el cómic Mass Effect: Invasión. No es imprescindible leer esa publicación para enterarse de la historia, pero ayuda a conocer a los personajes que entran el juego en este DLC.

Mosqueada y dispuesta a lo que sea, la asari decide pedir ayuda a Shepard para recuperar su feudo. A cambio, ella promete ayuda en la batalla final contra los Segadores. Si sumamos que todo apoyo será bien recibido y que nuestro comandante favorito es un buenazo... ¿Qué creéis que le responde Mr. Shep? Pues eso, vuelta al tajo...

Una vieja aliada y nuevos rostros

En las tres horas que dura Omega, nos da tiempo a conocer a bastantes personas. No podemos recurrir a ningún miembro de nuestro pelotón fijo, pero Aria durante todo lo que dura este asalto a la estación. Nunca antes habíamos podido cooperar con ella... ¡Y lo que nos habíamos perdido! Como buena asari, dispone de poderes bióticos realmente potentes, como son Bengala (una potente explosión que acaba con los soldados más débiles de un plumazo) y Azote, que permite estrellar brutalmente a los enemigos contra una pared. Por ciertos, podremos "heredar" estos poderes una vez completemos el DLC.

Además de ella, contamos con otra aliada durante algunas escaramuzas. Se trata de Nyreen, una turiana que tuvo un pasado en común con Aria, pero que no parece llevarse muy bien con ella ahora. Los poderes de esta guerrera inluyen Protector biótico (una especie de escudo temporal) y Granada de levitación, una versión algo más efectiva que las granadas de fragmentación.

Pero no todo son rostros aliados. El principal "malo" de este episodio es Oleg Petrovsky, al que también pudimos ver en Mass Effect: Invasión. Él está detrás de la invasión y de la creación de un ejército en el que se incluyen los Auxiliares, un nuevo tipo de enemigos (si no habéis leído el cómic) que resultan letales a cualquier distancia. También son muy resistentes, así que, en cuanto veáis uno (toca enfrentarse a unos cuantos), soltad todo el plomo sobre él. A éstos se unen también los Meca Baluarte, un tipo de meca no especialmente correoso, pero que cuenta con la molesta costumbre de soltar descargas eléctricas cuando es eliminado.

En cuanto a armamento, podemos recoger los nuevos rifle de asalto Valkyrie (salvo su cadencia de fuego, no tiene nada destacable) y el Lanzachakrams, que permite cargar su potencia para lanzar descargas más contundentes, las cuales se detonan medio segundo después de ser disparadas. Salvando las distancias, recuerda un poco al Aguijoneador de la franquicia Halo.

Recupera lo que es tuyo

El desarrollo de Omega no es particularmente innovador más allá de los añadidos que hemos comentado. La mayoría del tiempo estamos superando oleadas tras oleadas de enemigos, aunque cerca del final la cosa se pone más interesante. Hay un par de decisiones morales de esas que te ponen a prueba, así como un par de batallas en las que hemos de superar el reto contrarreloj. En ese sentido, os recomendamos tener un nivel bastante alto (nosotros teníamos nivel 58 y nos ha ido bien) si queréis superar los constantes duelos contra los Auxiliares, ATLAS o esos odiosos francotiradores.

Como decimos, da la sensación de que bastante porcentaje de los momentos de juego es de relleno, pero por otro lado la historia es bastante interesante. El carácter arrogante y agresivo de Aria es lo que más convence en los habituales diálogos, además del carácter misterioso de Nyreen. Además, volvemos a visitar el Afterlife (la discoteca de Mass Effect 2), aunque éste está hecho una pena...

En definitiva, aunque esta expansión no rompe esquemas, en sus dos gigas de espacio se esconden pequeños extras interesantes y una historia bastante entretenida. Tres peros, antes de irnos: el precio (1200 Microsoft Points o quince euros) nos parece algo elevado para 3 horas de juego, nos fastidia que Aria o Nyreen no se unan a nuestro pelotón... y tampoco nos mola que esta expansión no salga en Wii U.

Aún así, con tal de vivir una aventura más con nuestro viejo amigo Shepard, somos capaces de perdonarlo todo...

Valoración

Una expansión bastante sólida, que gustará sobre todo a los que quieran profundizar en acontecimientos secundarios de este maravilloso juego.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Aria se luce a gusto en este episodio. Hay bastantes "regalitos" por avanzar...

Lo peor

...pero nos hubiera gustado alguna unión permanente al pelotón. El arranque es lento. Es algo caro.

Lecturas recomendadas