Análisis

Análisis de Murdered Soul Suspect

Por Rafael Aznar
-

Versión comentada: PS4

Si se metieran en una batidora los argumentos de Ghost y Heavy Rain, junto con las mecánicas de juego de LA Noire y The Walking Dead, saldría algo muy parecido a Murdered Soul Suspect, un título que llega el 6 de junio a PS4, Xbox One, PS3, 360 y PC. A diferencia del 99’9% de los juegos, su protagonista, el detective Ronan O’Connor, muere en los primeros compases de la aventura, pero, por suerte, su espíritu sigue vagando por el mundo para poder investigar el caso.

Murdered Soul Suspect está a punto de hacer su fantasmagórica aparición y, por eso, hemos viajado hasta el más allá para traeros el análisis de las andanzas del detective Ronan O’Connor por Salem, considerada la ciudad más embrujada de Estados Unidos. Bajo el paraguas de Square Enix, el juego ha sido desarrollado por Airtight Games, un estudio que, en los últimos años, ha firmado títulos como Dark Void y Quantum Conundrum. Inicialmente, estaba previsto sólo para PS3, Xbox 360 y PC, pero, aprovechando la llegada de la nueva generación, se decidió adaptarlo también a PS4 y Xbox One, algo que se anunció en febrero de este mismo año. El 6 de junio, estará en las tiendas para todas esas plataformas.

La aventura nos pone en los zapatos de Ronan O’Connor, un detective que vive atormentado por su pasado delictivo, grabado a fuego en su piel en forma de tatuajes, y por la muerte de su esposa Julia. Nada más ejecutar el disco, lo veremos caer desde la ventana de un ático, tras un forcejeo con un misterioso encapuchado, quien, poco después, lo rematará con siete tiros a quemarropa. La escena se saldará con su muerte, pero, en lugar de desaparecer, su alma permanecerá en el Umbral, una especie de limbo, lo que le permitirá seguir vagando para poder enfrentarse a su caso más difícil: la investigación de su propia muerte. A partir de ese momento, deberá seguir las pistas de los diversos crímenes cometidos por su ejecutor, un misterioso asesino en serie conocido con el apodo del Campanero, debido al símbolo de una campana con el que firma sus actuaciones.

La historia, que presenta algunos giros de guión bastante interesantes, es una de las claves de la aventura. El tono narrativo lo impregna todo, con ayuda de unos entornos que están llenos de elementos que aportan mucha información contextual. Sin caer en ningún destripamiento argumental, sólo diremos que hay varias cosas que recuerdan mucho a Heavy Rain y, sobre todo, a Ghost, el clásico cinematográfico de 1990. Si recordáis la historia de esta última, Sam, el protagonista era asesinado y permanecía en el mundo para perseguir a su ejecutor, igual que Ronan. También hay guiños a Oda Mae Brown, aquella médium reticente a la que interpretaba la hilarante Whoopi Goldberg. Pues bien, con esos y otros muchos ingredientes, Airtight Games ha conseguido plantear un hilo argumental consistente que logra mantener el suspense hasta el final.

Revisitando las escenas del crimen

Murdered Soul Suspect combina varias mecánicas de juego, condensadas en exploración, puzles y sigilo. La ciudad de Salem es un pequeño mundo abierto, pero todo está teledirigido, para que vayamos sucesivamente de una escena del crimen a otra y a diversos escenarios relacionados, como un edificio de apartamentos, una iglesia, una comisaría, un cementerio, un manicomio, un museo o un antiguo caserón. Ronan puede explorar todos esos sitios con bastante libertad, ya que, al ser un espectro, puede atravesar multitud de paredes y objetos. Además, puede teletransportarse para salvar pequeños abismos e incluso poseer gatos para colarse por ciertos tubos.

Una vez localizado el principal foco de interés, debemos explorarlo a fondo en busca de pistas, de modo similar al de una aventura gráfica. Hay diversas formas de acceder a esas pistas. Muchas se ven a simple vista (cristales rotos, manchas de sangre, armas), pero otras requieren de las habilidades paranormales del protagonista. Así, podemos revelar algunos objetos semiocultos, además de poseer a otras personas para hacer que miren directamente a un objeto o para influir en su mente y que recuerden algún pasaje que nos pueda ser de utilidad. Una vez hechas las pesquisas (un indicador nos muestra cuántas pistas hemos encontrado de todas las que hay), toca enfrentarse a pequeños puzles, consistentes en dar respuesta a interrogantes para reconstruir ciertas escenas.

Cuando se nos hace la pregunta, se despliega una pantalla con todas las pistas que hayamos encontrado, cada una de las cuales es una opción de respuesta a la incógnita. En ciertas ocasiones, también hay que interpretar imágenes, seleccionando entre una serie de palabras potenciales que definen lo que pasa en ellas, o asociar algún objeto a un sonido. El planteamiento es muy interesante, pero lo cierto es que se ha resuelto de forma un tanto superficial. En la mayoría de los casos, es muy fácil resolver los puzles; otras veces, las menos, no está muy claro por qué la opción adecuada es más válida que otras que casi dicen lo mismo. En relación con eso, y he aquí otro problema, da igual que fallemos, ya que podemos seguir probando con las demás pistas, sin que haya una repercusión real, pues no hay ningún tipo de puntuación o bifurcación argumental (aparecen unos indicadores que muestran que no hemos acertado a la primera, pero no influyen en nada, aparentemente). En este sentido, la comparación con las búsquedas de LA Noire y sus interrogatorios “emocionales” es algo odiosa.

Entre puzle y puzle, hay algunas zonas de transición que contribuyen a aportar un poco de variedad. En ciertos tramos, entran en escena una serie de demonios que nos obstaculizan el camino, de modo que debemos actuar con sigilo, al más puro estilo de Solid Snake. Podemos esquivarlos o acercarnos a ellos por la espalda para eliminarlos mediante un QTE, con la ayuda de una especie de visión de detective que nos muestra su foco de visión y con la ventaja extra de que no ven a través de las paredes (cuando Ronan puede atravesarlas libremente). Si nos ven, en unos segundos nos succionarán el alma y moriremos, pero, por suerte, podemos ocultarnos y despistarlos metiéndonos en una serie de brechas espectrales que hay dispersas por los escenarios. También podemos engañarlos haciendo graznar a cuervos, para así cogerlos desprevenidos. Como en el caso de los puzles, estos enfrentamientos con demonios, que son bastante esporádicos, acaban siendo bastante facilones. Por si os lo preguntáis, no hay ninguna opción para variar el nivel de dificultad.

Finalmente, a lo largo de la aventura, hay ciertos momentos en que debemos cooperar con una joven llamada Joy. Así, para que pueda avanzar por los escenarios, Ronan debe encantar ciertos objetos, como cámaras de vigilancia, cierres de seguridad, impresoras o televisores que puedan atraer la atención de algún guardia que esté patrullando por los alrededores. De nuevo, todo resulta demasiado automatizado y facilón.

Salem, cementerio de fantasmas y brujas

Que Murdered Soul Suspect esté ambientado en la ciudad de Salem (Massachussets) no es ninguna casualidad. Se trata de un lugar famoso por las cazas de brujas que se llevaron a cabo en 1692. Airtight Games ha sabido aprovechar ese pasado truculento para llenar la ciudad de misiones secundarias y coleccionables que contribuyen a ofrecer multitud de detalles históricos de varios siglos, relativos a la Guerra de la Independencia, la gripe española de 1918, la construcción del Canal de Panamá o, por supuesto, los propios juicios de Salem.

Las misiones secundarias están bien integradas en la estructura del juego, de modo que, de vez en cuando, nos topamos con ciertos espectros que, al igual que Ronan, han quedado en una especie de limbo por no haber resuelto alguna situación de su vida. Cuando hablamos con ellas, nos piden que esclarezcamos la forma en que murieron, para que puedan descansar en paz, lo que da lugar a breves puzles de exploración, idénticos a los de la aventura principal.

En cuanto a los coleccionables, hay una gran variedad. Por un lado, destacan las llamadas historias de fantasmas, asociadas a una serie de objetos propios de cada escenario, como calderas, serruchos, fusiles, placas mortuorias, camisas de fuerza, pedruscos, bombonas de gas o cirios. Por ejemplo, si encontramos todas las calderas que hay en el escenario inicial de los apartamentos, oiremos un corte de audio en el que se cuenta la macabra historia relacionada con ellas. Por otro lado, a lo largo de todo el mundo de Salem, hay dispersos objetos relacionados con la vida de varios personajes más (como Ronan, su mujer, su cuñado o el Campanero) y con la historia de la propia ciudad.

Aprovechando que el Pisuerga pasaba por Valladolid

El apartado técnico es uno de los puntos flacos de Murdered Soul Suspect. Nosotros hemos probado tanto la versión de PS4 como la de PS3 y se nota a la legua que es otro ejemplo más de los tantos que han querido aprovechar la moda de adaptarse a la nueva generación en forma de conversiones puras y duras, pese a haber sido concebidos para plataformas con más de siete años a sus espaldas. No en vano, las versiones de nueva generación de este título fueron anunciadas hace sólo un par de meses.

Gráficamente, el juego, que usa el Unreal Engine 3, es bastante corriente. El tono oscuro general se combina con el tono fantasmal del protagonista y con ciertas escenas en blanco y negro, cuando asistimos a flashbacks. Los escenarios son bastante reducidos, aunque resultan variados y la dirección artística les da encanto. Quizás lo más destacado sea que hay bastante vida en ellos, en forma de gente que los habita, ajena a la presencia del protagonista. Sin embargo, hay algún que otro tirón en la tasa de imágenes y cierto “tearing”. Cuando morimos, los tiempos de carga son también bastante largos. En cuanto al nivel de detalle, es prácticamente igual en la nueva generación que en la antigua. La mayor diferencia entre versiones es el precio oficial: 49,95 euros la de PC, PS3 y 360, por los 69,95 de PS4 y Xbox One, lo cual es una horquilla bastante superior a los 10 euros que suelen ser norma general.

En el apartado sonoro, nos encontramos con un buen doblaje al castellano. La interpretación del actor de Ronan O’Connor, sin ser brillante, es más que aceptable, y las voces del resto de personajes también cumplen con su cometido. En cuanto a la banda sonora, pasa bastante desapercibida, aunque contribuye a generar una atmósfera de suspense (que no de terror).

Ideas interesantes, limitadas por superficialidad y brevedad

Murdered Soul Suspect es una aventura que cuenta con planteamientos muy originales. El argumento logra enganchar hasta el final, el trasfondo histórico es un acierto y los puzles son entretenidos, con mecánicas muy interesantes. Ahora bien, peca de algunos defectos que le hacen perder enteros. El más importante es la pírrica duración, en torno a las ocho horas, con el agravante de que no resulta muy rejugable. Ni las misiones secundarias ni los coleccionables contribuyen a alargar demasiado esa duración, ya que la gran mayoría están muy a la vista y se pueden ir cogiendo a medida que cumplimos la investigación principal. Otro problema es que, pese a las buenas ideas de las que hace gala, el desarrollo resulta algo superficial y facilón. Se habría agradecido que hubiera puzles más intrincados o que las mecánicas de exploración y sigilo fueran más profundas. Es un juego notable y muy recomendable por su narración, pero queda en el aire la sensación de que, habiéndole dado más profundidad y una duración un poco más extensa, la experiencia habría sido mucho más redonda.

Valoración

Cuenta con ideas muy interesantes y una historia que engancha, pero no brilla todo lo que podría haberlo hecho, por superficial y por efímero.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

El argumento y la ambientación son muy buenos. Un desarrollo variado y equilibrado.

Lo peor

Sólo dura ocho horas. Es facilón y las mecánicas carecen de profundidad.

Lecturas recomendadas