Análisis

Análisis de Quantum Conundrum

Por Francisco Javier Gomez
-

Gracias a la proliferación de compañías independientes los juegos de puzzles están viviendo una segunda juventud y este Quantum Conundrum es un inmejorable ejemplo de ello.

Los extraordinarios Portal y Portal 2 supusieron una grata sorpresa para los “jugones” por su enorme calidad y jugabilidad. Y no sólo eso, también demostraron que los juegos de puzzles podían competir en diversión con cualquier otro género.

Además, también sirvieron para dejar claro que las ideas originales todavía eran posibles en un catálogo repleto de títulos “clónicos” que repetían una y otra vez los mismos patrones de diseño. Y es que juntar burbujas de colores poco tenía ver con crear portales dimensionales de la perspectiva subjetiva típica de los shooters...

Puen bien, ahora Kim Swift, la diseñadora jefe de los Portal, pone todo su talento al servicio de este Quantum Conundrum para volver a demostrar que todavía queda mucho por decir dentro del género de los puzzles y que las buenas ideas siguen dando frutos exquisitos.

Una hilarante historia

La historia nos cuenta como el alocado Profesort Fitz Quadwrangle, durante uno de sus experimentos, se extravía en una dimensión alternativa. ¿Adivinas quién es el encargado de deshacer este entuerto? Efectivamente, controlado al sobrino del profesor debemos recorrer la mansión de nuestro tío desde una perspectiva en primera persona, mientras resolvemos diversos rompecabezas.

Para tal efecto en Quantum Conundrum tenemos un guante que nos permite controlar cuatro “dimensiones” que iremos desbloqueando a medida que avancemos en el juego. Así, podemos interactuar de diversas maneras con los objetos del escenario: los haremos más pesados, más ligeros, ralentizaremos el tiempo o invertiremos la gravedad.

Con estas cuatro habilidades nuestra disposición, nos enfrentamos a algunos de los puzzles más inteligentes que hemos visto en un juego de este tipo. Por ejemplo, debemos “aligerar” una caja fuerte para lanzarla sobre un abismo, devolverla a su estado original rápidamente, para posteriormente ralentizar el tiempo y saltar sobre ella usándola como plataforma provisional. Además, algunas salas tienen todo tipo de trampas y peligros. Ten cuidado porque un láser o una caída pueden acabar contigo.

Y aunque al principio los rompecabezas de Quantum Conundrum resultan más o menos fáciles, a medida que vamos consiguiendo más poderes “dimensionales”, la cosa se complica y tendremos que rompernos el “coco” a base de bien.

Aunque no debéis preocuparos, ya que el diseño de cada escenario está tan bien pensado, las físicas de los tan bien recreadas y la curva de aprendizaje tan bien calculada, que toda la acción fluye de manera extraordinaria y consigue “picar” al jugador para encontrar una solución.

Y si quieres picarte aún más, aunque no ofrece modos multijugador, sí tiene un ránking online en el que podemos comparar nuestros logros, puntuaciones y tiempos con otros jugadores de todo el mundo.

Si a lo inteligente de cada puzzle añadimos constantes elementos “plataformeros”, el conjunto se muestra con una solidez a prueba de bombas y, lo que es más importante, se destapa como realmente divertido, jugable y original.

Inteligente, pero poco agraciado

Es cierto que visualmente Quantum Conundrum no ofrece una experiencia deslumbrante y que los escenarios de la mansión son demasiados repetitivos, pero al menos los gráficos son correctos y más que suficientes para un juego de este tipo. Además, la estética "cartoon" le sienta de lujo, así que no sufrirás mucho en este sentido.

Pero en realidad, en un juego de este tipo lo que importa es el diseño de los puzzles y el buen humor y Quantum Conundrum va sobrado, con una inteligete propuesta de los retos y bromas constantes (eso sí, el doblaje está únicamente en inglés).

Si a todo ello añadimos un precio realmente atractivo (14,95 euros en PSN y 1200 Microsoft Points en Xbox Live) en relación con las 7-8 horas que nos mantendrá pegados al televisor, el dictamen está claro: un juego original y con un diseño de rompecabezas genial que deberías probar a poco que te guste el género o quieras experimentar algo diferente entre tanto juego de acción. Sin duda, un digno competidor de Portal 2 y una propuesta diferente.

Valoración

Bajo un más que atractivo precio (sólo 14,95 euros o 1200 Microsoft Points) se esconde un juego de puzzles original, ingenioso y con un diseño realmente extraordinario. Una experiencia imprescindible si te va el género.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

El diseño de los puzles es soberbio. Su originalidad y gran relación calidad/duración/precio.

Lo peor

Gráficamente es discreto y las habitaciones que recorremos tienen una estética repetitiva.

Lecturas recomendadas