Slain_análisis_6
Análisis

Análisis de Slain, una epopeya pixelada 2D que remite a los 90

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: PS4

Tras un debut en PC plagado de problemas, aunque corregidos a posteriori, llega el análisis de Slain en su versión para PS4. Sigue siendo un bello juego pixelado de acción y plataformas... pero también conserva algunos de sus principales problemas.

Slain fue otro de los proyectos financiados con éxito gracias a Kickstarter... pero su lanzamiento, en marzo de este año fue un desastre plagado de problemas,, desde una dificultad injusta y desequilibrada a un control carente de posibilidades. Pero, lejos de sucumbir a las críticas, sus creadores (Wolf Brew Games) volvieron meses después con un parche que subsanó la inmensa mayoría de los problemas. Esa versión es la que ahora llega a PSN para PS4 (y el 5 de octubre a Xbox One).

Slain nos cuenta la leyenda de Bathoryn, un legendario guerrero que vuelve de entre los muertos para librar a su gótico mundo, una vez más, de un mal que campa con las formas de hombres lobo, fantasmas, calaveras flotantes, esqueletos... Una aventura 2D lineal que mezcla acción, plataformas y toda la iconografía ochentera del Metal (melenudos, calaveras, ríos de lava...), incluida la banda sonora a cargo de Curt Victor Bryant, exmiembro del grupo heavy Celtic Frost.

Slain_análisis_1
Slain combina acción y plataformas 2D con un cuidado estilo Pixel Art

Así pues, nos espera un viaje de entre 5-8 horas repleto de saltos, combates, trampas que esquivar y algún que otro puzle para poder avanzar. Un viaje eso sí, en el que la dificultad va a más y en el que, siguiendo la estela de títulos recientes como la serie Dark Souls, morirás a menudo, sobre todo si no juegas con calma (las partes plataformeras son algo “tramposas”, los enemigos pueden resultar durillos...). Pero, a pesar de su reto, el juego se puede resumir con una única palabra: sencillez.

 

Sí, porque aunque Slain divertirá a los fans de la acción más retro, lo cierto es que peca de ser sencillo en todos sus ámbitos, desde el diseño de niveles -que son poco enrevesados, con escasos puzles y bastante previsibles (suelen intervenir palancas y objetos similares)- al sistema de combate, que quizá es, con diferencia, lo más sangrante de todo el juego.

Slain_análisis_3
Slain cuenta con un sistema de combate simple, aunque con algunos recursos interesantes, como devolver los proyectiles

Y es lo más sangrante porque los mimbres para haber hecho algo más grande están ahí: recogemos diversas armas (más efectivas contra según que tipo de enemigo) y contamos con recursos como esquives, bloqueos, contraataques, ataques cargados, hechizos o incluso poder devolver proyectiles... Un sistema entretenido, pero lastrado por un detalle: nuestro ataque básico -los espadazos- se ejecutan aporreando un único botón, lo que hace que pronto caiga en el tedio.

 

Así, pasados los primeros 15 minutos, la ausencia de distintos combos hace que caiga pronto en la monotonía, pese a los esquives y bloqueos, al menos para los estándares de acción actuales. Lo mismo es aplicable a otros aspectos, como por ejemplo, los jefes finales: son impresionantes desde el punto de vista artístico, pero “sosos” en lo jugable. Son desafiantes, porque de dos ataques nos quitan casi toda la vida... pero una vez encontrado el patrón de ataque, no tienen mucho misterio.

Slain_análisis_2
En Slain, los jefes finales son impresionantes... pero solo en lo artístico.

Y es que a Slain le falta, en lo jugable, esa chispa que separa un título simplemente “correcto” de uno que difícilmente podemos dejar. Lo peor es que, en otras facetas, como la artística, si consigue convencer. Su “Pixel Art” y sus animaciones son bellas, suaves y fluidas, dejando tanto un variado abanico de escenarios como unas atractivas criaturas, en especial los mencionados jefes finales.

 

También son dignos de mención los efectos gore, el despliegue visual de los hechizos de maná... Es un juego que entra por los ojos, eso no se lo puede negar nadie. Añade a la mezcla un pequeño toque de humor en sus textos (en perfecto castellano), un sistema de checkpoints calculado para que el juego resulte desafiante sin exasperar y el resultado es el mencionado, un juego simple, pero entretenido y que a los fans más acérrimos de este tipo de juegos puede encandilar.

Slain_análisis_4
Slain también cuenta con hechizos de maná. Este, por ejemplo, nos permite limpiar la pantalla de enemigos menores.

El broche lo ponen detalles como los distintos modos de visualización, que te permitirá activar filtros para que luzca como en un monitor CRT, o que será “Cross-Buy” con la versión de PS Vita, que llegará el 1 de noviembre. No es Castlevania ni su sucesor, Bloodstained, pero visto que Konami no tiene planes de resucitar a su vampiro, buenas son otras aventuras 2D de acción gótica...

Valoración

Un juego de acción y plataformas 2D que destaca por su puesta en escena y su tono "metalero", no así por su jugabilidad, que peca de ser muy simple tanto en combate como en desarrollo. Simple, que no fácil... porque morir vas a morir unas cuantas veces. Sabiendo todo esto, si te van los hack & slash con sabor noventero, puede conquistarte.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

La cuidada estética pixelada, las animaciones, el diseño de los jefes, la cañera banda sonora...

Lo peor

Pasado el "flipe" inicial, el sistema de combate es bastante plano. Simple, como el diseño del juego en general.

Lecturas recomendadas