Análisis

Así es Batman: el regreso del Caballero Oscuro

Por Laura Gómez
-

ARGUMENTO: Bruce Wayne lleva diez años desaparecido, pero la ciudad de Gotham se sume en el caos más absoluto con el regreso de Dos Caras y los llamados Mutantes y nuestro caballero oscuro vuelve a ponerse el traje acompañado de un Robin muy especial.2012 - Dirigida por Jay Oliva - Prestan sus voces: Peter Weller, Ariel Winter, David Selby y Wade Williams. Salía directamente a DVD/BluRay el 25 de septiembre.

No solo las adaptaciones de videojuegos al cine son problemáticas. El público que rodea a las novelas gráficas suele ser más exigente (y gafapasta), si bien, a mi parecer, han propiciado el rodaje de mejores películas como producto exclusivamente cinematográfico, sin meternos en la fidelidad de la adaptación. Entre ellas: Sin City, 300 o The Spirit, aunque esta última fue un gran patinazo. Los destellos de genialidad de Frank Miller han dado juego durante años a través de un sector audiovisual que demandaba historias impactantes. Su estilo propio (y rudo) le convierte en uno de los referentes del cómic estadounidense, y a The Dark Knight Returns (1986) en el primer encuentro entre Miller y Batman que acabaría convirtiéndose en obra de culto.

El argumento nos sitúa en un futuro desolador para Gotham con un Bruce Wayne roto, apesadumbrado mientras ve a la ciudad colapsar bajo las agresiones de una horda de criminales conocidos como los Mutantes. El regreso de Harvey Dent (Dos Caras) saca a Batman de su escondrijo para luchar contra su archienemigo y toda esa tropa de cíclopes. Su trabajo se convertirá en una inspiración para una joven llamada Carrie Kelly, que adoptará el rol de Robin.

Casi para todos los públicos

Desafortunadamente, la clasificación por edades (+13) suaviza bastante la violencia urbana y los diálogos que hicieron al cómic tan impactante, al igual que la crítica a la política y a la cultura de los años 80, reflejada de forma brillante por Miller. En otras palabras: el caos de Gotham no tiene el mismo tirón y los espectadores que no hayan leído la novela gráfica, no podrán apreciar la pérdida de furia. Esto puede ser bueno y malo, suponemos.

El Regreso del Caballero Oscuro usa una animación tradicional y mantiene el espíritu de las páginas ilustradas por Miller y Lynn Varley, la maga del color. El director, Jay Oliva, podría haberse arriesgado con un estilo artístico más dinámico, pero para qué va a tirarse a la piscina si este toque retro funciona de maravilla para los fanáticos del hombre murciélago.

Muchos de los diálogos están sacados directamente de su fuente y este es un detalle tremendamente nostálgico. Conservar los monólogos internos de Batman hubiera sido un puntazo para llevar más lejos la historia a los novatos o recién llegados, pero no se puede tener a todo el mundo contento. DKR está llena de momentos llamativos y coloridos, incluyendo la fuerza bruta del Batmóvil, helicópteros explosivos y presentadores de televisión con pelo abultado que se dedican a entrevistar a ciudadanos y expertos en la materia Batman. ¿Qué tal un Grado en Batman, nuevo sistema educativo? Ahí lo dejo.

Por otro lado, la fidelidad con el cómic y la dirección artística impecable no tapan esa mentalidad tan lineal de la que ya presumía Miller en algunas ocasiones. La narrativa sigue siendo algo simplista en tanto que el creador defiende su visión de las libertades civiles y deja bastante cojos los argumentos desde la otra perspectiva, algo que todo escritor debería cuidar. Cuando el Dr. Wolper intenta convencer al mundo de que Batman es una “enfermedad social”, usa argumentos tan pobres que ni los propios guionistas pudieron creérselos. Se nos da la idea de que este especialista usa la retórica para forzar a los televidentes de las noticias de Gotham a reconsiderar sus decisiones. Sí, Batman es el bueno y los mutantes son los salvajes irracionales, pero para proponer una idea personal sobre la naturaleza humana en relación a los derechos sociales, hace falta algo más sólido y contrastado.

Desarmando emocionalmente al héroe

¿Un fascista, un vigilante, una lacra social, un cobarde, un terrorista? ¿Qué es Batman? The Dark Knight Returns se defiende de las preguntas formuladas por sus antagonistas de una forma muy inteligente. Con maestría y con muchas imágenes molonas de Batman entre las sombras, como si estuvieran sacadas de las viñetas de los cómics. Uno de los momentos cruciales de la película es la pelea final entre el líder Mutante y nuestro caballero oscuro. Mucho puñetazo en el barro con dos hombres musculosos sin camiseta. No tengo nada que objetar y, además, las escenas de acción están muy bien conseguidas y sazonadas con punchlines jugosas que abundan en la cinta, como la inolvidable: “No lo entiendes, hijo.  Esto no es lodo, es una mesa de operaciones y yo soy el cirujano.” Definitivamente, suena a la prosa de Miller. Este héroe es uno muy oscuro, maduro y realista.

Cuestiones morales aparte, el mayor problema de este Batman es que los espectadores tenemos que esperar todo un año hasta disfrutar de la conclusión. La historia deja abierta la vuelta de un famoso supervillano de la saga (que no vamos a desvelar, por si las moscas) y el cese de Gordon como comisario. Ya sabemos lo que quiere de nosotros el año 2013 y no vamos a perdernos la eterna confrontación entre El Hombre de Acero, con Zack –Slow Motion- Snyder a los mandos, y esta segunda entrega basada en una de las maravillas de Frank Miller.

Valoración

Gran trabajo artístico y una adaptación muy fiel. Logradas escenas de acción y una banda sonora que tiene poco que envidiarle a las cinematográficas. Visión algo simplista de las libertades civiles, pero geniales diálogos.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

La fidelidad de los diálogos agrios. La dirección artística y la visión madura y oscura del héroe.

Lo peor

Los diálogos suavizados y...¡Falta mucho para ver el desenlace!

Lecturas recomendadas