Análisis

Crítica de American Ultra con Jesse Eisenberg y Kristen Stewart

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: American Ultra - DIRIGIDA POR: Nima Nourizadeh - PROTAGONIZADA POR: Jesse Eisenberg, Kristen Stewart, Connie Britton, Topher Grace, John Leguizamo, Bill Pullman, Tony Hale y Stuart Greer. En cines a partir del 11 de septiembre.ARGUMENTO: Mike Howell es un joven que no tiene ninguna motivación y que vive junto a su novia Phoebe en una pequeña y aburrida ciudad. Un día, su vida da un giro inesperado cuando el pasado de Mike vuelve para perseguirle y se convierte en el blanco de una operación de alto secreto del gobierno.

A Nima Nourizadeh, el director de origen iraní que firma American Ultra (tras debutar con Project X en 2012), se le nota sobremanera su pasión por el videoclip y rueda este desfase de película en la que nada es lo que parece haciendo acopio de una estética muy peculiar (muy chula la secuencia de luz negra). Con una estructura circular, los primeros minutos nos avanzan a cámara rápida lo que se desarrollará a lo largo del metraje para regresar de nuevo a ese punto y rematar la faena.

 

Hay que dejarse llevar por el guión de Max Landis (Chronicle) para sobrevivir a los primeros diez minutos que nos hacen estremecernos en la butaca pensando que nos vamos a tragar un pastelón indie de amores imposibles para conseguir impregnarnos de la desbarrada general en la que se convierte paulatinamente la película y que nos hace recordar la gloriosa Spun en algún que otro momento.

 

 

Mike y Phoebe, una pareja de fumados que procesan la información de forma lenta, pero que muy muy lenta, se convertirán en el centro del huracán cuando la CIA ponga en ellos el foco y empiecen a aflorar secretos de un pasado olvidado a base marihuana y tebeos de monos espaciales.

 

El ritmo va a aumentando poco a poco yendo de menos a más y en el transcurso de 24 horas el mundo de nuestros protagonistas va a convertirse en una persecución implacable en la que se intercalan secuencias de acción, explosiones y muchas sorpresas inesperadas.

 

También son dignos de mención los secundarios entre los que destaca un divertidísimo John Leguizamo al que recomiendo encarecidamente escuchar en versión original. Construye un personaje tan fuera de onda que te saca la carcajada.

 

 

¿Y cuál fue la semilla de todo? Pues aquí llega la parte más interesante del asunto que es lo que a Landis le dio la clave: la inspiración viene del intento real por parte de la CIA de crear superguerreros que duró tres décadas. El antiguo programa secreto, conocido como el programa Ultra, se lanzó en los 50 con el propósito de convertir ciudadanos corrientes en operativos sobrehumanos usando drogas psicotrópicas para potenciar el condicionamiento psicológico. Los científicos gubernamentales trataron el cerebro humano como un ordenador, intentando reprogramar de manera radical a sus sujetos para que fueran los agentes más efectivos y peligrosos posibles (al más puro estilo de Jason Bourne) lo que falló estrepitosamente.

 

“Puedes borrar un disco duro, pero cuando borras un cerebro humano tiende a romperse,” dice Landis. “Me obsesioné un poco con lo que descubrí. No dejaba de pensar ¿qué pasaría si un tipo normal se viese involucrado? ¿Cómo reaccionaría? Eso me inspiró para American Ultra”. Eso sí, si desconoces este dato nunca dirías que la cinta tiene una base real porque sigue un camino muy distinto al de la verosimilitud y también se aleja bastante de la crítica social hacia esas prácticas (quizás solo el personaje de Laugher consigue tocar algo al espectador respecto a ese punto cuando reivindica su libertad de albedrío).

 


 

Puede que como comedia gamberra tarde en despegar y que haya personajes tan cutres (ese Topher Grace...) que desinflen un poco el nivel de American Ultra pero la candidez de Jesse Eisenberg y su delicada historia de amor fumeta con Kristen Stewart funciona tremendamente bien y la incursión comiquera que se alarga hasta los títulos de crédito finales resulta de lo más atractiva.

 

American Ultra llega a la taquilla española tras dar un buen traspiés en la de Estados Unidos, a pesar de que, a juicio de una servidora, es una cinta bastante más interesante que otras que han venido en oleadas en este desértico verano de estrenos de calado que llega a su fin. Es al menos una película con alma a la que sí, le sobra buena parte del entramado de la CIA (no funciona cuando pretende ponerse seria con los líos de despacho) pero que cala más cuanto mayor es su grado de locura.

 

 

El sentido del humor que puebla las líneas de diálogo consigue hacerla disfrutable y la magnífica química de sus protagonistas no deja de ser sorprendente. Un oasis en el desierto para quien se la encuentre mientras "pasaba por allí".

 

Bien tomado el riesgo de sacar adelante una historia de amor extraña aderezada con algo de espionaje y peleas milimétricas en las que el ángulo de rebote de una bala puede hacerla mortal, sobre todo teniendo en cuenta que ni Stewart ni Eisenberg son precisamente dos intérpretes ante los que la crítica se rinda con facilidad.

Os dejo con el tráiler de American Ultra:

Valoración

Interesante propuesta que desbarra de principio a fin. Como poco es refrescante y, si se lee un poco más allá hasta tiene su mensaje.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La química de Jesse Eisenberg y Kristen Stewart y un guión psicotrópico.

Lo peor

El comienzo hace sospechar que es (solo) una peli romántica indie.

Lecturas recomendadas