Análisis

Crítica de Bienvenidos al fin del mundo

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Tras veinte años sin verse un grupo de amigos se reúne de nuevo con el objetivo de completar "la milla de oro": una verdadera marathon alcohólica que incluye un circuito por los pubs más emblemáticos de su localidad natal. A medio camino descubrirán que deben lidiar con un enemigo inesperado...2013 - DIRIGIDA POR: Edgar Wright - PROTAGONIZADA POR: Simon Pegg, Nick Frost, Paddy Considine, Martin Freeman, Eddie Marsan, Rosamund Pike, David Bradley y Pierce Brosnan. En cines a partir del 29 de noviembre.

Veinte años tras intentar completar un épico maratón de cerveza ¡que no pudieron finalizar!, cinco amigos de la infancia se reúnen cuando uno de ellos se empeña en intentarlo de nuevo. Gary King (Simon Pegg) arrastra a sus reticentes colegas, ya asentados en sus cómodas vidas, hasta su ciudad natal para, una vez más, tratar de completar "la milla de oro" y llegar al legendario bar The World's End, aunque para ello tengan que hartarse de pintas.

El personaje de Pegg es la encarnación del síndrome de Peter Pan: no solo es incapaz de dejar atrás el pasado sino que tiene las mismas ganas de juerga (o más) que cuando era un adolescente y nada ni nadie van a interponerse entre él y su objetivo: 12 pubs, 12 pintas y la gloria, aplazada veinte años en el tiempo, le esperan.

A este simbólico fracaso juvenil que tratan de redimir se suman todos los pequeños traumas y frustraciones de cada uno de ellos: la falta de lealtad, el amor nunca confesado o los abusos del típico matón que te destrozan un episodio importante en la vida. Y a todos ellos harán frente en esta aventura que, ¡zas!, de repente y sin previo aviso introduce de lleno la ciencia-ficción de la forma más imprevisible.


En un momento dado, se darán cuenta que llegar al pub es el menor de sus problemas: lo que librarán será una auténtica batalla por el futuro. Las referencias a La invasión de los ultracuerpos, El pueblo de los malditos y otros clásicos del género del terror y la ciencia-ficción como Terminator se dejan notar en esta comedia que de paso nos enfrenta a nosotros mismos y nuestras ínfulas de madurez que al final no son más que una pose.


En el plano técnico, el montaje vuelve a ser una de las grandes bazas de la cinta, que recuerda en muchos momentos a Zombies Party, agilizando la acción y aportando un dinamismo esencial a la historia, que tiene más humor ácido del que pudiera parecer. ¡Viva el individualismo y abajo la "starbuckización"!, diría Gary King... Pues nos hacemos eco del mensaje.

Huelga decir que para comprender los giros lingüísticos y buena parte del espíritu de la película es casi obligatorio verla en versión original... Así que si podéis, daos el gusto. 

Atención a la selección musical de la película que incluye un repertorio fabuloso del pop británico de los 90... ¡Eso sí que despierta auténtica nostalgia! Imposible no disfrutar de canciones como "Loaded" de Primal Scream, There's No Other Way de Blur, "I'm Free" de The Soup Dragons, "So Young" de Suede o "Do You Remember The First Time?" de Pulp entre otras muchas.

Edgar Wright (de aquí a Ant-Man para Marvel) se ha marcado quizás la película más ecléctica de su trayectoria: combina géneros cinematográficos, diferentes estadios emocionales en los personajes que pueblan la cinta y de todo ello surge el problema de la complicada digestión. Es lo que tiene mezclar... pero ¿quién no se ha pasado alguna vez con la bebida? Al menos en esta ocasión la resaca merece la pena por histriónico que sea el epílogo de una noche para recordar.

Valoración

Edgar Wright repite la fórmula que tanto éxito le ha dado en Zombies Party y Arma fatal: es más de lo mismo, pero sigue funcionando bien, así que pocas quejas al respecto.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Descubrir a Pierce Brosnan formando parte de este delirio. Mola.

Lo peor

En general resulta menos divertida de lo esperado, pero tiene puntazos memorables.

Lecturas recomendadas