El cuento de la criada
Análisis

Crítica de El cuento de la criada (The Handmaid's Tale), la serie de HBO

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de la serie de HBO España The Handmaid's Tale (El cuento de la criada), una sobresaliente adaptación de la distópica y aterradora novela de Margaret Atwood.

El estándar de calidad de las series que ofrece HBO es envidiable. Su catálogo, un festín, y El cuento de la criada o como se conoce en inglés  "The Handmaid's Tale", una de las series que te recomendamos si quieres ver un producto de primera calidad en todos los sentidos: factura técnica, guión, interpretaciones y, probablemente, lo más importante: lecturas de la realidad.

Cuesta creer que hayan pasado más de tres décadas desde que se articulara este relato, que está tan de actualidad que parece casi profético en algunos casos, para nuestra desgracia.

La novela en la que se basa la serie

La novela de 1985 de Margaret Atwood, "The Handmaid's Tale" (editada en España como "El cuento de la criada" por Salamandra) es un relato distópico ambientado en Gilead, una sociedad totalitaria donde antes existían los Estados Unidos. Asolada por los desastres medioambientales y la caída en picado de la natalidad, Gilead está gobernada por una perverso fundamentalismo que trata a las mujeres como bienes de propiedad estatal.

Tras el ataque terrorista que acaba con la vida del presidente de los Estados Unidos y la mayoría de los miembros del Congreso, un movimiento que se hace llamar "hijos de Jacob" inicia una revolución y elimina la Constitución de los Estados Unidos para restaurar el orden. El nuevo régimen, la República de Gilead, es una sociedad totalitaria con una tasa de natalidad muy baja que se basa en un fundamentalismo religioso retorcido que trata a las mujeres como propiedad del estado. 

Defred (Elisabeth Moss), como una de las pocas mujeres fértiles que quedan, es una de las criadas de la casa del Comandante y forma parte de la casta de mujeres obligadas a la esclavitud sexual como un último y desesperado intento de repoblar un planeta desvastado. En esta sociedad aterradora en la que cualquier equivocación puede poner en peligro su vida, Defred busca desesperadamente a la hija que le arrebataron, mientras trata de sobrevivir entre comandantes, sus crueles esposas, sus compañeras criadas y las mujeres que las controlan.

De repente, se encuentra sola, sin su familia y se da cuenta de que no tiene ningún tipo de potestad. Una palabra equivocada, un mal gesto o cualquier indicio de rebelión puede acabar con su vida en un mundo en el que todos pueden ser espías.

Dolorosos ecos de la realidad que nos circunda

Ni la novela ni por supuesto la serie de Hulu que podéis ver vía HBO España son fáciles de leer/visionar, sobre todo si eres una persona con dos dedos de frente. A las mujeres en concreto os enfrenta a un terror atávico: el de sabernos las principales víctimas del extremismo religioso por el mero hecho de ser posibles portadoras de vida y es que el control de la natalidad es el control del mundo.

Y el debate que abre El cuento de la criada no puede estar más candente: el hecho de que las mujeres del mundo sean vistas como meros objetos reproductores (dice Artwood en el prólogo revisado de su libro que somos lo primero que hay que controlar en caso de crisis o enfrentamiento por ese mero hecho), la agria polémica en torno a la gestación subrogada, los mal llamados "niños robados" (las personas no se pueden robar, no son objetos, si acaso serán niños raptados o arrebatados del entorno de sus progenitores), la falta de solidaridad entre las propias mujeres a las que le somete también como guardianas de la moralidad o la persecución de las conductas consideradas contra natura por su falta de propósito reproductor como la homosexualidad (qué os voy a contar en plena semana del Orgullo).

La inspiración es bíblica: “La fertilidad es un don de Dios. Os dejó intactas con un propósito bíblico. Igual que Bilhah sirvió a Raquel. Vosotras serviréis a los Líderes de los Fieles y a sus esposas estériles”, instruye una de las guardianas a las criadas para su futura vida en esas terroríficas "cárceles reproductivas". Y la doble moral, como en la propia sociedad, también hace acto de presencia al igual que en cualquier sociedad de libertades restringidas hay un férreo control de las comunicaciones y una maniquea manipulación de la información. A menudo buscamos los ejemplos fuera de Europa, donde son más abundantes (China, Corea del Norte, Turquía...) pero no estaría de más barrer nuestra propia casa de vez en cuando, sobre todo teniendo en cuenta nuestra historia más reciente.

La fama que merece la obra

Bruce Miller (Los 100) es el creador, guionista y productor ejecutivo de esta adaptación televisiva de la novela de 1985. Warren Littlefield (Fargo), Daniel Wilson, Fran Sears e Ilene Chaiken son también productores ejecutivos de esta serie producida por MGM Televisión y distribuida internacionalmente por MGM.

Curiosamente existe una adaptación previa cinematográfica de 1990 protagonizada por Faye Dunaway, Robert Duvall y Natasha Richardson y también hubo una versión operísica. Tristemente el libro había tenido en España al menos, un periplo desigual, con gran probabilidad por el hecho de estar escrito por una mujer y encima de origen canadiense.

Ahora bien, El cuento de la criada parece que por fin le ha otorgado a la novela la fama que merece. No me despido sin deciros que hay numerosas diferencias entre el ritmo de una y otra. Baste decir que el primer episodio acapara buena parte de los puntos álgidos de las dos terceras partes del libro, que en éste nunca conocemos el nombre de la protagonista, etc. Hay una actualización evidente y funciona muy bien, aunque también hace que se pierda un poco esa sutil poesía de la letra impresa. Mi recomendación: primero leer la novela, luego ver la serie "The Handmaid's Tale": en ambos casos el tiempo invertido está más que justificado.

Valoración

Una de las series más rotundas y contundentes de los últimos tiempos, basada en una novela que deberías leer sí o sí y ubicar en tu estantería entre Farenheit 451 y 1984.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Es sobresaliente: guión, interpretaciones, fotografía, estructura... Lo tiene prácticamente todo.

Lo peor

Si lees el libro te das cuenta de que la serie es mucho menos sutil y avanza a mayor ritmo. La han actualizado bien, pero han perdido detalles.

Lecturas recomendadas