Análisis

Crítica de Doctor Who 3D: The Day of the Doctor

Por Jesús Delgado
-

ARGUMENTO: El Doctor (Matt Smith) es llamado junto a su compañera Clara (Jenna Coleman) por UNIT para investigar un caso en la Galería Nacional de Londres. Paralelamente, su yo anterior (David Tennant) trata de frustar un intento de asesinato contra la reina Isabel I de Inglaterra en el pasado. Lo que ninguno saben es que ambos episodios están relacionados con el momento más importante de sus vidas: el día que el Doctor dejó de ser el Doctor... 2013 - DIRIGIDA POR: Nick Hurran. PROTAGONIZADA POR: Matt Smith, David Tennant, John Hurt, Jenna Coleman, Billie Pipper, Jemma Redgrave, Joana Page y Tom Baker.  Solo en cines Cinesa este fin de semana.

Después de casi un año bombardeándonos con imágenes promocionales, videos y material filtrado, BBC hizo público ayer. 23 de noviembre, The Day of the Doctor (El Día del Doctor), el capítulo especial del 50 Aniversario de Doctor Who.

En España, sin embargo, lejos de poder difrutarlo en nuestros televisores, solo algunos cuantos fans afortunados pudimos saborearlo en selectas salas Cinesa del territorio nacional. Eso sí, sólo en V.O. sin subtítulos o doblada al castellano

Por eso mismo si sois de esos que no pudistéis asistir al cine a verla, o no la habéis visto aún por Internet (admitidlo: más de uno vosotros, amigos lectores ya lo habéis hecho), tened cuidado antes de seguir, ya que a lo largo de esta crítica, citando a la doctora River Song, hay unos cuantos SPOILERS

Doctor Who: The Day of the Doctor arranca en la actualidad, en 2013. Eso sí, con una grata sorpresa, la cual los más fans reconocerán nada más verla. El Doctor (Matt Smith) y su actual acompañante Clara (Jenna Coleman) son cordialmente "invitados" por UNIT  (Fuerza de Inteligencia Unificada) para investigar un suceso en la Galería de Arte Nacional de Londres. Mientras el Doctor hace de las suyas, recuerda fragmentos de su pasado, relacionados con la Reina Isabel I (Joana Page) de Inglaterra y el paso de su décima y anterior encarnación (David Tennant) por dicha época, cuando tuvo que lidiar con la invasión de una raza llamada los Zygons.

Claro que nada es una coincidencia. Todos estos eventos están relacionados con un momento de su vida que ha tratado de olvidar: el último día de la Guerra del Tiempo, el mismísimo día que el Doctor acabó con su raza, los Señores del Tiempo, y con sus enemigos los Daleks, poniendo fin al conflicto con un genocidio de escala cósmicas y que le marcó de por vida. 

Y así arranca el día más siniestro (¿o el más brillante, quizá?) en la vida del Doctor, un ser que ha vivido 12 vidas a lo largo de 1400 años y que conoce no sólo la mayor grandeza, sino también las peores miserias. 

Y hasta aquí la sinopsis. Con esta premisa, El Día del Doctor da comienzo de una forma magistral, presentándonos a los tres pivotes que mantendrá a pulso los 77 minutos de cinta con sus geniales interpretaciones. Lo cual es una de las cosas más meritorias de este capítulo especial/tv-movie.

Las interpretaciones de Tennant, Smith y Hurt, así como las del resto del elenco, son de las de quitarse el sombrero, y demuestran el por qué Reino Unido a día de hoy sigue produciendo los mejores actores del globo. De hecho, sus actuaciones son más propias de un drama adulto, que de una producción de serie-B para jóvenes, como es Doctor Who

Además, el director de la cinta, Nick Hurran (Sherlock), hace una labor encomiable tanto en materia de selección de planos, como en materia técnica. A pesar de estar en una película de TV, los efectos especiales son MUY buenos, teniendo en cuenta el formato del producto, el presupuesto y que jugamos con monstruos de cartón piedra y maquillaje y buenas dosis de croma. Además, el 3D de esta película, aunque muy accesorio para sacarla partido, funciona bastante bien en pantalla grande. Por lo que, "¡Chapeau!" por el Sr. Hurran. 

Y lo mismo cabe decir de Murray Gold, compositor de la BSO, quien en esta ocasión logra remezclar los temas de la serie para crear composiciones épicas que unen las diferentes líneas temporales de la historia, dotándola de una ambientación perfecta.

Sin embargo, no todo es grandioso en Doctor Who-landia. Steven Moffat vuelve a demostrar que como guionista para historias cortas es un hacha, pero que con los proyectos grandes y a largo plazo, se pierde en sus propias historias y es dado a inconsistencias de guión, con vacíos de trama, y a dejar montones de cuestiones y dudas sin resolver. 

Empecemos por el tratamiento de los personajes. El Undécimo Doctor de Moffat vuelve a ser la estrella del espectáculo en detrimento de los otros dos. De hecho, las apariciones de Tennant y de Billie Pipper son en cierto modo accesorias y podrían omitirse completamente para lo que al final nos quiere contar The Day of The Doctor. Muy a pesar de sus grandes interpretaciónes, ojo. Claro que de haber omitido a Tennant (el doctor más querido a día de hoy, con permiso del de Tom Baker, quien también hace un cameito en la cinta), Moffat sería posiblemente el hombre más buscado de Reino Unido por haber atentado contra un símbolo nacional. Por lo que le alabamos el gusto por incluirle en la cinta.

Además, como decíamos, el guión cuenta con algunos agujeros: desde la subtrama inconclusa, o al menos no aclarada, de los Zygons, hasta la continuidad con el pasado de la serie o incluso hechos que con el final de The Day of The Doctor.  Estas taras, como de costumbre, Moffat las maquilla como si fuera ilusionista, a golpe de prestigio, distrayéndonos con una resolución espectacular de la cuestión primordial de la película: La Guerra del Tiempo.

Y así, una vez más, de forma tramposa actúa como una Agatha Christie moderna, y haciendo uso de datos que solo él conocía, convierte al Undécimo Doctor en una suerte Poirot intergaláctico que soluciona el problema en el que se ven inmersos en cuestión de dos minutos y con el uso de su "brillante" intelecto.  

Eso sí. Hay que reconocerle que la forma espectacular en la que se resuelve la película es no sólo muy emotiva y emocionante, sino que además nos permite ver el presente, pasado y futuro de Doctor Who en unos minutos que son de los de quitar el aliento.

Concluyendo, Doctor Who: The Day of the Doctor no es el recopetín que muchos whovians hubieran podido esperar para el 50 Aniversario, pero si está muy por encima de la media. Y si bien habrá quien no lo considerará adecuado para celebrar los 50 años de vida de Doctor Who, sí lo es sobradamente para cerrar el ciclo iniciado con el regreso de Doctor Who en 2005 a la televisión. 

Además, gracias a Doctor Who: The Day of the Doctor el tabú impuesto sobre La Guerra del Tiempo queda por fin roto y explicado, de una forma más o menos convicente y todas las dudas al respecto de este capítulo quedan solventadas. Sin contar, claro, que su solución permite que villanos de la talla de Rassilon o El Amo (The Master) tengan las puertas abiertas para regresar en un futuro a la serie.  

¿Pero sabéis que es lo mejor de todo, tras el final de esta película? Que no vamos a esperar hasta 2014 para ver qué pasa a continuación. BBC reveló ayer mismo el primer teaser trailer del especial de Navidad de 2013 de Doctor Who, en el cual veremos por última vez a Matt Smith como el Doctor, cediendo el testigo Peter Capaldi a partir del año que viene. Y como sorpresa añadida... el final de este Undécimo Doctor podría ser en Trenzalore, el lugar en donde supuestamente está enterrado y en donde el Silencio Caerá.

Valoración

Los Doctores de Smith, Hurt y Tennant cierran con broche de oro 50 años de historia del viajero del tiempo y del espacio, el Doctor, confiriéndole un nuevo propósito y rumbo a la serie tras su regreso en 2005.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Las interpretaciones de David Tennant, Jonh Hurt y Matt Smith, un acto de fanservice inolvidable.

Lo peor

Los trucos de salón de Steve Moffat para maquillar un guión con muchos agujeros, pero muy efectista.

Lecturas recomendadas