Análisis

Crítica de Dragon Ball: El combate definitivo

Por Estela Villa
-

ARGUMENTO: El rival de Satán está dispuesto a hacer lo que sea para quedar por encima de él, por eso crea un ejército dentro del cual milita un resucitado Broly, traído a la vida gracias a las técnicas de clonación. 1994 – DIRIGIDA POR Yoshihiro Ueda - GUIÓN DE Takao Koyama.

Para hablar de esta película hay que armarse de paciencia y os preguntaréis el motivo ¿no? Pues es bien sencillo, es mala con ganas. Se trata de la 14ª película de anime dentro del universo Dragon Ball y la 11ª en la saga Z, siendo secuela directa de El Regreso de Broly. Su estreno tuvo lugar el 29 de Julio de 1994 bajo el título de Super senshi gekiha! Katsu no wa ore da. No es precisa cronológicamente, pero podríamos considerar que se ubica justo después del Torneo de Artes Marciales donde conocen a Kaioh Shin.

Lleva por título El Combate Definitivo, el cual nos hace presagiar que se trata de un filme apoteósico donde veremos una pelea sin parangón, pero nada más lejos de la realidad. Los personajes presentes en ella carecen del magnetismo y la importancia suficientes para salvar algo que ya de por sí es desastroso. Nuevamente nos encontramos con Goten y Trunks, a los que se les unen C18, Krilin y Mr. Satán, único personaje que salvaría de la quema, dadas las escenas cómicas que protagoniza y que a mí particularmente me hacen gracia.  

El argumento se vuelve a centrar en Broly, aunque también podríamos llamarlo monstruo de barro o cualquier derivado, ya que de él queda más bien poco. De hecho, si en la película anterior apenas hablaba, en ésta ni siquiera abre la boca. El guerrero legendario ya había sido vencido en dos ocasiones, la primera a manos de Goku y la segunda por sus hijos, pero su nave todavía tenía restos de su sangre, por lo que a unos científicos que trabajaban para Jaguar (rival de Mr. Satán) se les ocurre la genial idea de clonarlo sin tener en cuenta las consecuencias. Jaguar reta a Satán a pelear contra él, pero como os imaginaréis el asunto se les va de las manos y Broly, junto con una especie de líquido mortal desatan el caos.

Menos mal que están allí Goten, Trunks y C18 para salvarnos. A Krilin ni lo nombro porque ya sabemos de su maña en los combates y si está de por medio su mujer, ya se convierte en un calzonazos, todo un partidazo.

Los enfrentamientos brillan por su ausencia. Cada personaje se limita a dar un par de golpes a nuestro antagonista antes de caer derrotado. Para finalizar con la trama y sin dar muchos detalles, sólo quiero decir que es una forma absurda para concluir una película basada en esta serie, y si la veis, me daréis la razón.

Como sabéis, nunca es bueno alargar tanto el chicle y para muestra un botón, o esta infumable El combate definitivo, en la que un personaje de la talla de Broly queda degradado a una simple bola de barro que sólo se dedica a pegar golpes a diestro y siniestro. Suele suceder en la mayoría de series o películas, pero como siempre, el dinero es lo que importa, qué más da la calidad si vamos a generar unas ventas increíbles, es lo que deben de pensar estas empresas que nunca saben cuándo parar, y cuando lo hacen ya es demasiado tarde, puesto que han degenerado la serie o película en cuestión en un producto sin ningún valor.


Recordad, podéis ver el resto de críticas en nuestro especial Dragon Ball.

Valoración

Muy posiblemente sea la peor película de Dragon Ball, debido a un guión extremadamente perozoso y una animación simplona.

Hobby

35

Malo

Lo mejor

La presencia de Satán consigue aportar un rayo de esperanza entre tanta sombra.

Lo peor

La falta de emoción, es demasiado aburrida porque su argumento es un refrito de otras películas.

Lecturas recomendadas