Análisis

Crítica de Dragon Ball: Los guerreros de plata

Por Daniel Quesada
-

ARGUMENTO: Un millonario organiza un torneo de artes marciales para mayor gloria de Mr. Satan, al que se apuntan todos los guerreros Z. Una vez allí descubren que Bojack, un poderosísimo villano, ha escapado de su confinamiento y quiere arrasar con todo. 1993- DIRIGIDA POR Yoshihiro Ueda - GUIÓN DE Takao Koyama.

Llegamos a otra de las películas más recordadas de Dragon Ball... Gracias, en gran medida al VHS que dio Hobby Consolas, no me cabe duda. ¡Qué tiempos! Pero no solo por eso, sino también por los personajes que entraban en acción. Su malo protagonista, Bojack, es otro de esos que solemos llamar "los más míticos" de la saga. De nuevo volvemos al planteamiento clásico: un grupo de sicarios dan cuenta de los guerreros Z secundarios, solo para que el heroe de turno venza de manera contundente al malo principal.

Pero claro, esta vez hay una gran diferencia: Gohan se convierte en el protagonista, puesto que parecía que era el momento de que Goku cediera el testigo. Sí, esta película sirve de paralelismo con el final de la saga de Cell (si bien, cronológicamente, se sitúa justo después): por fin Gohan dejaba de ser el chico indeciso, siempre bajo la custodia de Piccolo, para convertirse en un luchador letal y preciso, a años luz del resto de sus compañeros.

Azul como el mal, azul

Los azulados enemigos de Los guerreros de plata también heredan un nombre con "chicha". Así, Bojack y su lacayo Boojin se llaman así por la palabra japonesa "boujakubujin", que se podría traducir como engreído. Por cierto, a nadie se escapa que Zangya, la chica, supone un intento de seguir sacando rédito a la personalidad de C-18, ¿verdad? El resto de juegos de palabras se centran en la familia de millonarios que ha organizado el torneo. El mayor se llama Gyousan Money, algo así como mucho dinero. En el doblaje español se lo llamó Mesobra Eldinero. Bueno, no está mal... Respecto a la traducción, hay que señalar que incluye un error bastante grave: Kaioh dice que Bojack se liberó cuando Goku destruyó "aquella galaxia" en su lucha con Cell. En realidad, se refiere al propio planeta de Kaioh.

El desarrollo de la película se vuelve bastante clásico al final, pero tiene un arranque interesante. El torneo de artes marciales sirve como excusa para presentar un par de combates muy breves, pero curiosos. La pelea de Trunks contra Ten Shin Han es bastante espectacular y la de Krilin contra Piccolo no llega ni a producirse, pero tiene su gracia por recordarnos a la que tuvo lugar en el Gran Torneo de Artes Marciales. ¡Qué gran combate fue ese!

 

 

A esto se une que la animación como, sobre todo, el dibujo están especialmente cuidados en esta película. Aunque la coreografía no es especialmente llamativa, la rotundidad con la que está reflejado cada golpe y el coloreado de los planos son todo un "eye candy" de esos. También es interesante que, gracias al planteamiento del torneo, la lucha se traslada a entornos muy diferentes: una zona volcánica, una pradera y, finalmente, una fría ciudad de corte europeo. Bojack y sus acólitos también tienen un diseño muy llamativo, con ese toque piratesco tan molón.

 

A nivel de diseño, ésta es sin duda una de las películas más interesantes, pero el guión, que a fin de cuentas es la clave de toda película, no es tan redondo. La historia va a trompicones y no sabe si dar cancha a las payasadas de Satan (genial su entrada triunfal, por cierto), a la reivindicación de Gohan como héroe o a la intervención de los personajes secundarios.

 

Si insinúa que tanto Piccolo o Vegeta van a tener un peso real en la lucha, pero antes de que terminemos de pestañear ya están apaleados e inconscientes en el suelo. Ojo spoilers: Bojack parece un rival formidable e imbatible, una vez más, hasta que Gohan alcanza el nivel 2 de súper saiyano y... Zasca, atravesado de un golpe. Intentan terminar la escena con un "duelo de energías" similar al glorioso clímax de la saga de Cell, pero da la sensación de que se quedaban sin minutos de película y lo resuelven en un par de segundos. Una pena que, cuando la lucha iba a ponerse interesante (la música también está muy bien elegida en este momento), todo acabe de golpe. Parece el mal endémico de estas películas...

 

 

Por la mezcla constante de humor (¿os fijasteis en los "cameos" de las cartas con las que jeugan Goku y Bubbles?) y acción y por el imaginativa puesta en escena, esta película es una de las más entretenidas de las que ha ofrecido Dragon Ball, aunque no consigue estar bien rematada y posee algunos problemas de ritmo. Eso sí, nunca volveréis a ver a un Gohan tan "badass" como éste.

 


Recuerda, puedes ver las críticas del resto de películas de Goku en nuestro especial Dragon Ball.

Valoración

Aunque es una de las películas que más se disfrutan visualmente, se desperdicia el material que hay entre manos, en lo referente al guión.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La animación y el dibujo. El comienzo del torneo.

Lo peor

De nuevo, un final abrupto y personajes desaprovechados.

Lecturas recomendadas