Análisis

Crítica de Jack Reacher

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Un francotirador acaba con la vida de cinco personas a sangre fría. Cuando un sospechoso es detenido, da el nombre de Jack Reacher, un hombre misterioso del que no hay historiales ni registros desde que abandonó el ejército.   2012 - DIRIGIDA POR: Christopher McQuarrie - PROTAGONIZADA POR: Tom Cruise, Rosamund Pike, Richard Jenkins, Werner Herzog, David Oyelowo y Robert Duvall. Estreno en España el 11 de enero de 2013.

Jack Reacher es una cinta que va de más a menos, si bien es cierto que mantiene un interés constante al centrarse en el personaje principal. El comienzo, en el que todo el protagonismo es para las imágenes y la banda sonora, es muy bueno y ahonda en una de las paranoias norteamericanas más fundadas: que todos somos vulnerables, incluso cuando estamos en un lugar público y a la vista de todo el mundo.

A la luz de los hechos recientes el comienzo de la trama de la película no puede estar más de actualidad: un anónimo francotirador apostado en las alturas dispara contra civiles, aparentemente al azar. A priori encontramos pocas diferencias respecto al tristemente célebre Charles Whitman apodado como "el francotirador de Austin", que en 1966 realizó una matanza indiscriminada atrincherándose en la torre de la universidad.

Uno de los grandes aciertos de la película es la forma en la que se van esclareciendo esos hechos iniciales. La primera vez se nos muestra el punto de vista del francotirador (oímos su respiración, vemos la frialdad con la que se mueve y su fatídica destreza disparando) y a medida que va pasando el metraje el foco de atención recae en las víctimas, en sus vidas y en cómo llegaron allí.

Un justiciero que no quiere la gloria

Pero sin duda, todo el protagonismo es para Jack Reacher: su presentación como un individuo al margen de la ley, que se rige por sus propias reglas y es incluso capaz de tomarse la justicia por su mano así como desaparecer sin dejar rastro alguno. Por otra parte se desarrolla la relación de desconfianza entre la abogada defensora del acusado (Rosamund Pike) y el fiscal (Richard Jenkins) que no es otro que su propio padre, de modo que como comentaba al principio la película, sin tener escenas de acción constantemente, mantiene la tensión hasta el final en el que Reacher toma una decisión bastante polémica. La propuesta es arriesgada para una película que aparentemente aspira al simple entretenimiento.

El sonido es bárbaro de principio a fin, pero cobra un protagonismo espectacular en la persecución en la que Cruise conduce como un loco un estruendoso Camaro rojo. La secuencia está filmada con un mimo impresionante, con múltiples puntos de vista (desde dentro de los coches y desde todos los tiros de cámara imaginables desde fuera) que le aportan gran realismo.

La parte final de la película sin embargo se desinfla un poco, se echa de menos originalidad a la hora de resolver conflictos, ya que las peleas a cuerpo bajo la lluvia y el rescate de la dama se perciben como bastante trasnochados. Una pena, porque la película arriesga con gran acierto en muchos momentos, pero en este sentido se queda a medio gas al rematar la faena.

Secundarios de lujo

Mención especial merecen los villanos de turno, sobre todo el fotogénico Jai Courtey que os sonará de Spartacus: sangre y arena y (atención) el cineasta Werner Herzog, que interpreta a un inquietante superviviente capaz de cualquier cosa por seguir viviendo.

El papel de Robert Duvall (con su ojo guiñado, ya sabréis por qué cuando vayáis al cine) es tan entrañable como divertido, pero lamentablemente los personajes femeninos son muy planos, no sé si por fidelidad al libro, que no he tenido ocasión de leer, o por falta de perspicacia a la hora de adaptarlo. Especialmente flojo es el de Rosamund Pike (Ira de titanes, Orgullo y prejuicio) que se pasa media película ojiplática y con la boca abierta tal que así:

No es culpa suya, sino de un guión que le da pocas concesiones (ella representa el ideal de la justicia real y es por tanto el contrapunto cabal y serio), dejando el toque de pimienta en los diálogos del mordaz y soberbio Jack Reacher que da título a la película y puede catapultarse como protagonista de una saga si esta cinta funciona bien en taquilla. Esta primera entrega está basada en el libro de Jim Grant llamado One Shot, pero lo cierto es que Reacher protagonizó hasta 17 novelas entre el 97 y el 2012, así que, ¿qué te apuestas a que Cruise se mete de nuevo en su piel?

Valoración

Thriller con regusto setentero en el que Tom Cruise acapara todo el protagonismo (¡qué raro!) y en el que destaca el sonido, la dosificación de la información y una cuidada puesta en escena. No es el colmo de la originalidad, pero sí muy entretenida.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

El agudo sentido humor de Reacher y la nota de color que aporta Robert Duvall.

Lo peor

No es una trepidante cinta de acción, aunque una persecución en coche hace que se te caiga la baba.