Análisis

Crítica de Musarañas, producida por Álex de la Iglesia

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Musarañas - DIRIGIDA POR: Juanfer Andrés y Esteban Roel - PROTAGONIZADA POR: Macarena Gómez, Luis Tosar, Hugo Silva, Nadia de Santiago, Gracia Olayo, Silvia Alonso, Asier Etxeandia y Josean Pérez. En cines a partir del 25 de diciembre.ARGUMENTO: Montse es una mujer que ha pasado su juventud cuidando de su hermana tras la muerte de su madre y el abandono de su padre. Padece una agorafobia que le impide poner un paso fuera de su casa, pero un inesperado percance hará que eso cambie.

En la España de los años 50, Montse vive recluida en su casa, presa de la agorafobia. A su cargo, su hermana pequeña, una niña que está a punto de dejar de serlo y a la que trata de porteger a toda costa. Un día, esa cadena se rompe: Carlos, un vecino joven e irresponsable, tiene la desgracia de caerse por la escaleras buscando ayuda en la única puerta a la que ha sido capaz de arrastrarse. Montse lo recoge y algo cambia en dentro de ella...

Musarañas trata con mucha ambición e irregular éxito de conseguir alcanzar dos metas: la primera de ellas es la de recuperar el género del terror al estilo de La semilla del diablo y la segunda es hacerlo partiendo de buenas ideas cinematográficas y medios más bien escasos.

Algo de esa atmósfera consigue trasladar a su metraje, aunque está claro que nos encontramos ante una producción más bien modesta que nos sitúa peligrosamente cerca del telefilm.

La puesta en escena resulta de lo más artificial: desde el vestuario y el maquillaje hasta la localización casi única del rodaje que trata de trasladar sensación de agobio y desesperación propia de una persona que teme los espacios abiertos (pero que suena a excusa para abaratar costes de rodaje).

Pese al empuje comercial de Álex de la Iglesia y analizando la película teniendo en cuenta lo dicho anteriormente, Musarañas tiene que lidiar con sus propios fantasmas: el primero y más persiste es el de un reparto que encuentra en Nadia de Santiago su mayor problema. Ni aparenta la edad que debería ni consigue sacarnos con su actuación de su papel de Amar es para siempre.

Entre las fortalezas de la película encontramos el in crescendo de Macarena Gómez que pasa de la represión más absoluta a desatarse por completo en un personaje que le brinda la posibilidad de interpretar a una mujer cargada de sorpresas y, por supuesto, el cambio de tono que nos lleva del drama familiar ambientado en los años 50 a un festival de sangre más que esperado que no defrauda en absoluto.

En un segundo plano encontramos también temas interesantes aunque torpemente expuestos: desde la represión impuesta por la religión y los usos sociales, hasta la aceptación familiar del machismo y el oscurantismo de una época en la que la mujer poco o nada importaba en según qué contextos.

Para su desgracia, Musarañas no consigue alcanzar ni el dramatismo que pretende ni convencer a través de las interpretaciones de su reparto y eso que, para ser un debut cinematográfico, es digno de elogio la búsqueda de atractivos para alcanzar al espectador.

Pero lo más grave es un problema en la cronología de la película que la hace incurrir en una contradicción de peso cerca de su conclusión. Es una de esas películas que no te deja mal sabor de boca pero que cuanto más la piensas, menos te convence.

Musarañas se crece cuando se toma menos en serio a sí misma y aflora el clímax en el que se pone al fin de manifiesto una trama que se barrunta desde el comienzo. Vale, no es el colmo de la originalidad y la materialización deja bastante que desear, pero da lo que promete y se agradece la entrega total de Macarena Gómez al papel, que hace que sea la única que consigue emocionarnos.

Valoración

Dista de ser perfecta, pero Musarañas tiene suficientes atractivos para hacernos pasar un rato de lo más entretenido en la butaca a expensas de ver a dónde nos llevará una Macarena Gómez de lo más siniestra.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

La idea de la que parte la cinta y la atmósfera que quiere crear y Carolina Bang, claro.

Lo peor

Un grave error cronológico en la cinta y algunos problemas de casting.

Lecturas recomendadas