Análisis

Crítica de Nightcrawler con Jake Gyllenhaal

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Nightcrawler - DIRIGIDA POR: Dan Gilroy - PROTAGONIZADA POR: Jake Gyllenhaal, Bill Paxton, Rene Russo, Riz Ahmed, Kevin Rahm, Ann Cusack, Eric Lange, Anne McDaniels, Kathleen York y Michael Hyatt. En cines a partir del 30 de enero.ARGUMENTO: Tras ser testigo de un accidente, Lou Bloom, un apasionado joven que no consigue encontrar trabajo, descubre el mundo del periodismo criminalista en la peligrosa ciudad de Los Ángeles.

El fascinante actor Jake Gyllenhaal a quien vimos en la inquietante película Enemy y anteriormente en Sin tregua, repite en un papel desconcertante en Nightcrawler, dirigida y guionizada por Dan Gilroy, en el que supone su primer trabajo tras la cámaras. Nuestra historia comienza cuando un joven sin futuro ve una oportunidad de negocio sin precedentes que puede cambiarle la vida.

Fortuitamente un día recala en la escena de un accidente automovilístico y conoce a un dúo de reporteros freelancers cuyo trabajo consiste en llegar primero a la escena, obtener el mejor material posible y venderlo al mejor postor. Fascinado por un ambiente laboral excitante que no conocía, Bloom decide intentarlo y así comienza a enlodarse en el mundo del periodismo criminal.


Pero sus miras van más allá de lo obvio: no pretende conseguir únicamente unos dólares para ir tirando sino fundar su propia empresa y apuntar alto. En la vida, hay que tener objetivos y su lema está claro: "no dejes que la realidad te estropee una buena historia".

De modo que, jugando sus cartas lo mejor que puede termina anestesiando por completo su conciencia y traspasando el umbral de lo moralmente reprobable manipulando los escenarios de los crímenes, ocultando pruebas y, por último, creando él mismo las noticias a su antojo para conseguir el mejor ángulo de cámara.


Si bien la premisa argumental es sencilla, la historia de Gilroy es tremendamente efectiva. Nos enfrenta a una realidad, la del mercado de freelancers, sin tapujos metiéndonos de lleno en tiroteos, accidentes, siniestros de todo tipo y mostrando a las claras la falta de escrúpulos de la prensa a la hora de tratar de atrapar al espectador, aunque sea jugando la baza de crear miedo.

Todo eso se resume en la lapidaria frase que se queda marcada a fuego en Bloom cuando no es más que un aprendiz: "If it bleeds, it leads!", lo que podríamos traducir como "si es sangriento, encabeza el noticiario".

En cuanto a la dirección de actores el trabajo es impecable y Gyllenhaal vuelve a regalarnos un personaje para recordar a medio camino entre la psicopatía y los tutoriales de eficiencia empresarial que siguen los valores de Maquiavelo por no hablar de una emergente Rene Russo con la que comparte algunas de las mejores escenas de la película. Magistral el doble mensaje de la erótica secuencia en la que éste le lleva una cinta con un triple asesinato...

Si hay un apartado técnico que despunte en Nightcrawler, es el de la fotografía. Como reza el propio cartel publictario de la película: "De noche, la ciudad brilla más" y esa vibrante visión la traslada a la perfección el tratamiento de la luz. A pesar de que la mayor parte de la acción transcurre en la vida nocturna de Los Ángeles, la noche está más viva que nunca y el color muy presente en cada uno de los planos, con los dos ojos de Gyllenhaal destellando en la oscuridad como si fueran las frías lentes de una cámara.


La crítica al amarillismo es más que obvia, pero Gilroy consigue con su guión tirar no de sermón trasnochado que habría bajado mucho el nivel de la cinta sino de humor negro y situaciones impredecibles para mantener la atención del espectador, alucinado con la actitud del protagonista, un ser con el que la empatía es imposible pero que cuenta con "lo necesario" para triunfar en una profesión que arrastra de largo una reputación dudosa.

Puede que Nightcrawler no sea una película de terror, pero conseguirá estremecernos si pensamos en manos de cuántos "Blooms" está la actualidad que nos llega y que genera corrientes de opinión y tendencias que finalmente se materializan en nuestra percepción de la realidad...

Valoración

Una negra mirada sobre el periodismo que no dejará a nadie indiferente al enfrentarnos cara a cara con el lado más morboso de la actualidad. Un debut muy interesante para Dan Gilroy en la dirección.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

El meticuloso, insomne e impredecible Lou Bloom al que da vida un ejemplar Jake Gyllenhaal.

Lo peor

El mal sabor de boca que produce saber la manipulación a la que nos exponen los medios.

Lecturas recomendadas