Análisis

Crítica del thriller Séptimo

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En Séptimo Sebastián y Delia comparten la custodia de sus dos hijos. Una mañana en la que él va a llevarles al colegio, juegan a ver quién llega antes al portal: el padre por el ascensor o los niños por las escaleras. Pero al llegar abajo no hay rastro de ellos.2013 - DIRIGIDA POR: Patxi Amezcua - PROTAGONIZADA POR: Ricardo Darín, Belén Rueda, Luis Ziembrowski, Osvaldo Santoro, Guillermo Arengo, Jorge D'Elía y Andrea Carballo. En cines a partir del 8 de noviembre.

Ricardo Darín regresa al thriller tras Tesis sobre un homicidio en una producción hispanoargentina. En esta ocasión, comparte cartel y angustia con Belén Rueda (Los ojos de Julia), cuando descubren que sus hijos han desaparecido.

Ellos son en la ficción Sebastián y Delia, un matrimonio separado que comparte la custodia de sus hijos. El juego de "echar una carrera" con ellos mientras él baja en ascensor se torna en tragedia cuando Sebastián descubre, al llegar el primero al portal, como de costumbre, que los pequeños no están allí.

Séptimo es el segundo largo de Patxi Amezcua (25 kilates) y cuenta con un guión escrito por él mismo y Alejo Flah.

La cita comienza con una potente banda sonora que acompaña las imágenes que sobrevuelan una ciudad de Buenos Aires inmensa, laberíntica y que aventura lo que vamos a ver: la desesperación de una familia que ve cómo sus hijos desaparecen en un abrir y cerrar de ojos en un lugar tan inmenso, ¿por dónde empezar a buscar? ¿Cómo justificar que semejante hecho haya sucedido de la manera más anodina?

Patxi Amezcua contaba en esta ocasión con dos pesos pesados de la interpretación como son Ricardo Darín y Belén Rueda (que, por cierto, como pareja no tienen ninguna química), pero sus interpretaciones resultan por momentos demasiado contenidas o demasiado histriónicas. Es decir, la dirección de actores no les permite desarrollar sus personajes con la necesaria verosimilitud que exige un guión como éste. Creo que queda fuera de toda duda que ambos son capaces de mostrar toda la paleta cromática emocional que habría necesitado esta historia así que centro la responsabilidad en la batuta que les dirige.

Como resultado su planteamiento inicial, que resulta de lo más atractivo, va a pique a los pocos minutos del metraje, cuando ya conocemos a los personajes y nos hacemos un mapa del lugar, señalando con claridad el final de la cinta, cuya resolución por cierto, se alarga innecesariamente. ¡Y eso que solo dura 88 minutos!

Entre las mayores virtudes de la película se encuentra esa escalera misteriosa que trata de guardar el secreto de la desaparición de los niños y que Darín recorre sin descanso una vez se percata de que no le están gastando una broma así como algunos personajes secundarios entre los que destacan Jorge D'Elía (Negro Buenos Aires), Osvaldo Santoro (La vida empieza hoy) y el inquietante Luis Ziembrowski (8 tiros).

Por otra parte resulta imperdonable que la banda sonora de un compositor tan solvente como Roque Baños sea tan contundente y eficaz en ciertos momentos y tan laxa y superflua en otros, rompiendo el encanto de un thriller que podría haber sido fabuloso apoyado en una fotografía menos clara y un guión menos evidente, pero que también habría encontrado alas en un acompañamiento sonoro más homogéneo.

Quizás el argumento más poderoso para defender Séptimo sea presencia de ese Darín totémico inmerso en ese infierno urbano que podría haber sido pesadilla por el simple desconocimiento del paradero de los muchachos en medio del caos, pero que afloja la cuerda a medida que se desenvuelve la trama.

Valoración

Thriller que arranca con fuerza pero se desinfla a la media hora de metraje cuando la sugerente premisa inicial ya está planteada. La trama termina resultando predecible demasiado pronto.

Hobby

58

Regular

Lo mejor

La banda sonora en sus acordes iniciales y un asfixiante patio de escaleras que se antoja laberinto.

Lo peor

La dirección de actores y lo rápido que el espectador "caza" el guión.

Lecturas recomendadas