Raw
Análisis

Crudo - Crítica de la ficción caníbal que provocaba desmayos

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de la ficción caníbal Crudo, también conocida por sus títulos en francés e inglés como Raw o Grave, que provocaba desmayos por su brutalidad. Dirigida por Julia Ducournau está protagonizada por Garance Marillier, Ella Rumpf, Rabah Nait Oufella, Laurent Lucas, Bouli Lanners y Joana Preiss. Se estrenará en España el 17 de marzo.

Julia Ducournau es la escritora del guión de Crudo (también conocida como Raw o Grave) una película bastante polémica porque, como os contamos en su día, provocó una serie de reacciones en el público de los festivales donde se había proyectado muy visceral (durante la proyección en Canadá en el marco del Festival Internacional de Cine de Toronto, varias personas se desmayaron). No es para menos teniendo en cuenta que aborda el despertar sexual de una mujer cuando ingresa en la universidad, unido a un tabú social como es el canibalismo.

El caso es que cuando vas a ver una película así (qué mejor que hacerlo en Sitges o, en su defecto en el marco de la Muestra SyFy donde también se ha proyectado) tienes una preconcepción inconsciente de que vas a ver casquería y punto pelota pero lo cierto es que Crudo tiene mucha más enjundia de la que pudiera parecer en principio. Es más, consigue sorprender al espectador a pesar de sus expectativas previas y ser provocativa a pesar de ellas.

Saldo: ganadora del Premio Jurado Carnet Joven a la mejor película, Premio Citizen Kane a la Mejor Dirección Novel a su directora y Premio Mejor Película Europea en Sitges y Premio FIPRESCI (Semana de la Crítica) en Cannes. 

El juego de la dualidad

La película retrata a Justine, una joven normal y corriente que es "la niña buena" de una familia vegetariana. Pero se avecinan cambios importantes: tras escoger de corazón la carrera de veterinaria para salvaguardar los derechos de los animales descubrirá que el primer año de carrera es el más duro. Sometida a una presión extrema durante las clásicas (por desgracia) novatadas del colegio mayor en el que vive, será forzada a comer carne cruda, lo que despertará en ella un cambio radical. La presencia de su hermana Alexia en el campus, no hace sino complicar su situación.

Nuestra interesante directora, que con esta película ha despertado como poco la atención mediática y el interés de unos cuantos críticos que la seguiremos de cerca, se adentra en el mundo de la iniciación (tiene pinta de que hay mucho de personal en la forma en la que se muestra el tortuoso primer año de universidad).

Crudo (Raw, Grave)

Y aquí es donde el tándem protagonista, las dos hermanas que se definen por su radical diferencia, hace de las suyas. Excelentes interpretaciones ambas las de Garance Marillier Ella Rumpf con una puesta en escena muy medida, una fotografía atrevida y secuencias impactantes entre las que se mezcla el mundo académico-escatológico: las vemos diseccionar, extraer heces de un caballo... Toda la concepción de la trama se basa en contraponer extremos y recorrer el camino que lleva de un lado a otro: del veganismo al canibalismo, de la pasividad al interés sexual... un salto a la madurez muy drástico.

¿Haría vomitar a una cabra?

Bueno, es hora de sincerarnos, ¿es tan bestia Crudo como se nos ha vendido? Puntualmente sí, hay ciertas secuencias que son bastante fuertes, pero curiosamente no son las que tienen que ver con comer carne cruda. Se ha desacralizado este tabú para introducir otros aspectos que son tanto o más desagradables: una depilación de ingles, una erupción alérgica o una escena de "eyeball licking" (para los que no estéis puestos en el tema es la práctica de lamer los ojos para provocar placer en la pareja) provocan tanta o más repulsión que el hecho de que nuestra protagonista empiece a encontrar atractiva la carne humana.

Crudo (Raw, Grave)

Por contra, y abundando en ese juego de dicotomías que se propone en la película, lo cierto es que cuando más desagradable se torna en el plano sanguinoliento, más empatizamos con Justine, porque al fin y al cabo no está más que desarrollándose tal y como es y para su desgracia el apetito sexual y el carnal en sentido estricto, van de la mano. La mejor secuencia de la película es en la que la vemos frente al espejo totalmente desinhibida escuchando el equivalente francés a una canción trap.

Resumen: no es para estómagos delicados, seguramente está por encima de lo tolerable con facilidad para el espectador medio pero vamos, que no es para tanto. Lo que se muestra está justificado, quiere llevarte a algún sitio, no es gratuito.

En fin, apuntad el título porque Crudo es estimulante. Una inmersión en terror postadolescente en el que se convierte el paso a la universidad para muchos, retorcido un poco más de la cuenta. Lo peor es la sensación de familiaridad que te provoca la indefensión de la protagonista: ¿vosotros preferiríais ser del montón y pasar desapercibidos o abrazar vuestra naturaleza aunque sea terrible? Mientras os lo pensáis os dejo con las películas más polémicas de la Historia del Cine:

Valoración

Julia Ducournau escribe y dirige su primer largo, una pesadilla caníbal sugerente, bien articulada y con dos protagonistas femeninas que hacen la propuesta creíble y escalofriante.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

La forma en la que está retratado el despertar sexual y cómo es el vehículo de que despierten también otros apetitos. Las protagonistas, magníficas.

Lo peor

La película muestra algunas incoherencias en el desarrollo de la protagonista y se detiene en el punto más interesante: yo quería ver más.

Lecturas recomendadas