Análisis

Especial mutantes: crítica de X-Men: la decisión final

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Último capítulo de la trilogía cinematográfica de los X-Men. Un hecho amenaza con alterar el curso de la historia. Por primera vez, los mutantes pueden elegir: o conservar su singularidad, condenándose al aislamiento, o renunciar a sus poderes y convertirse en seres humanos normales. Los líderes de los mutantes sostienen puntos de vista antagónicos: mientras Charles Xavier aboga por la tolerancia, Magneto defiende la tesis de la supervivencia de los más aptos.2006 - DIRIGIDA POR: Brett Ratner- PROTAGONIZADA POR: Hugh Jackman, Patrick Stewart, Ian McKellen, Halle Berry, Famke Janssen, Anna Paquin, Kelsey Grammer, James Marsden, Ellen Page, Daniel Cudmore, Shawn Ashmore, etc.

La decisión final fue para muchos una pequeña gran desilusión, de hecho se trata de la película de la saga que más ha polarizado las opiniones de la crítica y los fans. Si nos atenemos a sus declaraciones más recientes, ni siquiera el guionista Simon Kinberg quedó satisfecho con el resultado.

Pero, ¿por qué? Sobre todo porque siendo una película relativamente corta nos pasan varias cosas: por un lado hay varias tramas que no terminan de converger y por otra parte ¡demasiadas visitas al cementerio! Kinberg ha señalado recientemente que lamentaba que "la de Fénix Oscura no fuese la historia principal de la película". ¡Y qué razón tiene! Lo que habría podido salir de ahí.

Como sabéis en esta película se pone de manifiesto el enorme poder de Jean Grey, debido a que es una mutante de nivel omega o nivel 5, lo que significa que necesita alguna forma de control. Charles Xavier es quien le proporciona esa estabilidad a costa de que sufra una suerte de "doble personalidad".

La cuestión es ¿por qué no tuvo el arrojo de echar el resto en esa historia? Pues según ha aducido porque eran otros tiempos: "si hiciésemos esa película hoy muchas cosas serían diferentes. Culturalmente hablando, el mundo actual está más abierto a superhéroes oscuros. En ese momento tal vez era demasiado para una producción de doscientos millones de dólares, hoy no lo sería". Hay que reconocer que razón no le falta, pero no es éste el único problema de la película. Vayamos por partes...


El conflicto general que se plantea es que hay una "solución" definitiva para el gen x, lo que hace que se produzca un verdadero problema social: quienes ven en los mutantes una amenaza, consideran que es asequible a la vacuna contra una enfermedad. Pero quienes más tienen que decir son aquellos que no han elegido ser lo que son y tienen en sus manos la posibilidad de tomar partido: abrazar su condición o bien abandonarla para siempre. Y Pícara por supuesto, cree que desprenderse de su poder sería un verdadero alivio porque es también una carga onerosa que le impide relacionarse con normalidad.


Si toda la película se articulara en torno a esto, con Kelsey Grammer por cierto, ejerciendo de Bestia y diplomático a la perfección, habría material más que de sobra para realizar una buena película, pero el guión no se decanta ni por el alter ego de Jean Grey ni por esta otra trama sino que genera un batiburrillo en el que el ritmo es muy inconstante.

Entre las incorporaciones más destacables, destaca la de Ben Foster como Ángel, por el brete en el que se ve su personaje respecto a su padre, mientras que el Juggernaut de Vinnie Jones es uno de los más desaprovechados.

Aparte de las bajas, que son varias y bien importantes, otros personajes se desinflan por completo, como es el caso de Mística y, como clímax de la saga, La decisión final es un verdadero despropósito. Al finalizar la película no nos deja con ganas de ver más sino que da una sensación de cerrazón poco o nada motivadora.

Hugh Jackman, que es siempre un Lobezno impecable (a pesar de la caracterización) ve cómo su personaje también se resiente en cuanto al carisma que desprende y apenas tiene líneas de guión ingeniosas, ¿demasiado dramática? Puede ser... Y además ya empieza dejándonos "sensación de bluf" cuando descubrimos que el enfrentamiento inicial de Tormenta y Lobezno con los centinelas es un mero entrenamiento...

Sea como fuere, quedan solo dos días para que se estrene X-Men: días del futuro pasado, una película que ha salido fortalecida con el regreso de Bryan Singer al timón del proyecto y en la que Kinberg ha tenido ocasión de resarcirse y redimir algunos de sus errores... ¿queréis saber más? Pues si seguís con hambre mutante os invitamos a visitar nuestro especial con las críticas de todas las películas que estarán a vuestra disposición antes del viernes.

Y no os perdáis ni un solo detalle porque ya han empezado a trabajar en X-Men: Apocalypse, la siguiente entrega de la saga que verá la luz el 27 de mayo de 2016 y de la que han adelantado que será "estará al nivel de todas las películas de desastres, algo nunca visto en el mundo de X-Men".

Valoración

Para quienes esperábamos un clímax potente, nos quedamos a medias. Se echa en falta una mayor espectacularidad y dosis de acción. La decisión final se queda en entretenida cuando debería ser redonda y mucho más satisfactoria.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Como siempre, los conflictos éticos que plantea a la saga.

Lo peor

Algunas escenas de acción no se perciben como espectaculares, sino más bien un poco pobres.

Lecturas recomendadas