Análisis

Los Goonies: Crítica del 30 Aniversario

Por Jesús Delgado
-

CRÍTICA DE: The Goonies (1985) - DIRIGIDA POR: Richard Donner - PROTAGONIZADA POR: Sean Astin, Josh Brolin, Corey Feldman, Joe Pantoliano, Kerri Green, Martha Plimpton, Jonathan Ke Quan, Anne Ramsey, John Matuszak. ARGUMENTO: "Los Goonies" son un banda de chicos de un pueblo costero de Estados Unidos, liderados por Mikey, quienes encuentra el mapa del tesoro de un pirata del siglo XVII. Juntos deciden ir a buscarlo, sin saber que su aventura les llevará a toparse de frente con una peligrosa banda de criminales. 

Hoy hablamos de una película que dudamos que tenga segunda parte, aunque ya se hable de un remake (Satoru Iwata/Dios no lo quiera). Y si ahora la sacamos a colación, lo hacemos por unos buenos motivos. Los Goonies, la película cuya crítica vamos a realizar, cumple hoy, 24 de julio, su 30 aniversario. Y claro, ¿cómo ibamos nosotros a dejar pasar semejante efeméride sin preguntarnos la siguiente cuestión?: ¿Han envenjecido bien Los Goonies?

Vale, en líneas generales diremos que a su reparto nos les ha ido mal. Sean Astin es mundialmente conocido por su entrañable Sam en El Señor de los Anillos; Josh Brolin, Thanos para los amigos, tiene una interesante carrera como actor;  Jonathan Ke Quan superó su papel de Tapón en Indiana Jones  y actualmente se dedica a la música; Jeff Cohen a día de hoy es un abogado de éxito; y el guionista de la película, un tal Steven Spielberg, se las ha apañado con alguna que otra película. O al menos según dicen por ahí... Pero lo que queremos saber es si la nostalgia nostalgia es más fuerte que el paso del tiempo.

A esa misma cuestión os vamos a responder con la siguiente crítica, con la que celebramos el 30 aniversario de Los Goonies, una película icónica e inmortal o un petardo sobrevalorado en función dependiendo de la edad de a la persona a la que le preguntes. Por nuestra parte, ya os adelantamos que como hemos crecido con ella nos cuesta ser objetivos a la hora de hacer una crítica objetiva, pues es una de nuestras cintas de cabecera y con la que crecimos. No obstante, os prometemos que vamos a hacer el esfuerzo para que no nos pueda la euforia a la hora de valorar este título. 

Los ochenta, siempre vivos gracias a Los Goonies

Mikey, Bocazas, Gordi, Andy, Brand, Stef y Data, Los Goonies, son un grupo estereotípico de chavales jóvenes, de entre once y dieciseis años, con una vida típica de adolescente en los Estados Unidos de los años 80. Sin embargo, la tragedia se cierne sobre ellos. El grupo se va a disolver, debido a que sus casas van a ser expropiadas por temas económicos. Por eso mismo, la pandilla decide correrse una última juerga, cuyo detonante es el descubrimiento de un mapa de un tesoro pirata en el desván de uno de ellos.

Con este planteamiento arranca Los Goonies, una película dirigida por Richard Donner, director de Superman, y escrita por Steven Spielberg (quien según cuentan también hizo las labores de co-director). En un principio, esta inocente propuesta no parece otra cosa que la típica novela de Los Cinco, que nos retrata una última escapada (pre)adolescente de unos amigos que se van a separar después de toda una infancia juntos. Sin embargo, prácticamente desde los primeros momentos, el genio de Donner y de Spielberg se confabula para hacer una verdadera película para todos los públicos: niños y mayores.

Y es que Los Goonies puede verse con muchos ojos. Obviamente, la trama tiene unos fundamentos infantiles y juveniles, pero a poco que un adulto preste atención, no tardará en darse cuenta de que la cinta tiene un montón de perlitas que solo los mayores de edad (o los menores bastante malpensados) cazarán al vuelo. Los golpes de humor, con un inmejorable doblaje de la época, siguen siendo tremendos, y el contenido de la historia tiene un discurso más duro de lo que en un principio pueda parecer. 

Paralelamente, hay que tener en cuenta que estamos ante una película netamente ochentera y con una estética propia. Si bien no estamos en una gran ciudad, sino en la costa noroeste de Estados Unidos, Oregón para más señas, todo huele a esa década en la que en el cine venía a ser inocente y triunfalista para sanar las heridas en el ego yankee tras la debacle moral de los setenta. La música, la ropa, los coches, los peinados e, incluso, los encuadres de secuencias y el color desprenden esa nostalgia pueril y de purpurina... Por eso cada vez que te pones los Goonies es como si volvieras atrás en el tiempo. 

Dicho ésto, ¿el tiempo ha hecho mella en la película? La verdad es que no. Lo sentimos, amigos detractores de Los Goonies, pero seguimos estando ante un título mítico como lo son otras cintas de su época, tales como Regreso al Futuro o ¿Quién engañó a Roger Rabbit? Sí, la película tiene "cosicas" como que las actuaciones de los niños son algo forzadas (¿pero qué diablos queréis para una película de aventura?) o un ritmo que para el público más joven puede resultar ligeramente lento.  Y sí, la torpeza de Gordi se sobreexplota hasta la saciedad; una de las chicas, Andy es una caricatura en sí misma; y el retrato de Data como genio oriental y científico huele a racismo simbólico del rancio ¿Pero qué problema hay en ello?, habla el lenguaje de su tiempo, con un código propio que hila con muy buen gusto una historia que sigue funcionando incluso tres décadas después de su estreno. 

Los Goonies se nos presenta como una "novela juvenil de aventuras" atemporal y eso es lo que nos vende, con malos malísimos y desagradables, aventuras, descubrimientos, trastadas y un tesoro de oro y rubíes incluido. Todos estos elementos, a su vez, nos revelan un cóctel inmortal e irrepetible, que una década tan cínica y descreída como la que vivimos no podría dar lugar. En conjunto, Los Goonies, siendo una cinta de hazañas juveniles y una obra única. La película de Donner y de Spielberg es un canto a la amistad, a la aventura y al arrojo en pos de un imposible tesoro pirata, que aunque existente, no representa sino ese ideal que buscamos todos, culminando nuestros sueños de la infancia.

Y sí, respondiendoos de antemano, algunos nos hemos quedados anclados en esa infancia, gracias a Gordi, Data, Bocazas y el resto de esa entrañable panda. 

Valoración

Gran clásico de aventuras de los 80 que rinde homenaje al género de la literatura infantil de aventuras, al más puro estilo Los Cinco. Piratas, mafiosos, tesoros ocultos y amistad. ¿Qué más se puede pedir? Solo palomitas.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Mítica, irrepetible, irremplazable e irremakeable.

Lo peor

La nostalgia no nos deja ser objetivos con ella.

Lecturas recomendadas