Análisis

Hitman - Análisis para PS4, Xbox One y PC. Paquete de introducción.

Por Borja Abadie
-

Versión comentada: PS4

El análisis de Hitman llega haciendo mucho más ruido que el propio Agente 47. Y es que su nueva aventura en PS4, Xbox One y PC ha metido a IO Interactive y a Square-Enix en medio de la refriega debido a su polémico lanzamiento por episodios. Pero, ¿qué nos ofrece el nuevo Hitman al margen de la polémica? ¿influye este modelo de negocio en la experiencia de juego? Descúbrelo en el siguiente análisis.

Atención: Este es el análisis de Hitman (Paquete de introducción). Se trata del primer episodio descargable de Hitman para PS4, PC y Xbox One, y no es incompatible con un análisis final del juego completo. Por supuesto, os iremos ofreciendo los análisis de los sucesivos episodios a medida que se vayan publicando. 

Hitman siempre ha sido una saga polémica. Los daneses de Io Interactive ofrecieron, desde sus orígenes, una saga cargada de violencia que hizo correr ríos de tinta con cada entrega. Pero en su nueva aventura para PS4, Xbox One y PC el Agente 47 ha suscitado la controversia por su modelo de negocio: un lanzamiento por episodios a lo largo de todo el 2016, que Square-Enix defendía así en su momento. La primera entrega saldrá mañana a la venta y nosotros ya hemos podido disfrutarla a fondo para traeros este análisis y así despejar vuestras dudas en la medida de lo posible. Esta primera píldora de las nuevas aventuras del Agente 47 incluye las dos misiones del prólogo y la primera gran misión de la historia principal. Vamos, que incluye exactamente lo mismo que pudimos catar en el viaje a Londres con el que preparamos el avance.

Asesinando con elegancia

Lo primero que me ha llamado la atención al jugar a la versión final de Hitman es que los bugs, fallos y "crasheos" varios que se producían cuando pude probar el juego en Londres han desaparecido completamente del mapa. Todavía podemos encontrarnos con algún personaje haciendo algo "raro" pero desde luego hay que aplaudir el trabajo de Io Interactive en este sentido, que ha conseguido subsanar a tiempo los múltiples errores que hacían de aquella demo algo prácticamente injugable.

La libertad de acción es la protagonista en este nuevo Hitman. Los dos primeros escenarios (ensayos a modo de tutorial en las instalaciones de la Agencia) ya nos muestran el potencial del desarrollo de esta nueva aventura. Pero, como ya nos pudimos percatar en su día, el verdadero juego empieza con la misión de París, en la que tenemos que infiltrarnos en un palacio de la capital francesa para acabar con Viktor Novokov y Dalia Morgalis, dos agentes de IAGO (la corporación criminal que hace las veces de villano supremo), que están celebrando un desfile de moda que les sirve de tapadera y encuentro para cerrar muchos de sus negocios "paralelos".

El abanico de opciones que se abre ante nosotros es tremendo. Enfundados en nuestro esmoquin y con la invitación al evento en nuestro bolsillo, tenemos acceso a buena parte de la planta baja del palacio, que es donde se está llevando a cabo el desfile de moda y el cóctel para los invitados. Nuestros objetivos, en especial Viktor Novokov, pasa buena parte del tiempo en esta zona, así que siempre podemos asesinarle a tiro limpio a la vista de todos los asistentes pero, claro, la seguridad nos llenará de plomo si lo hacemos. Lo que nos toca es planificar con detalle el asesinato. Podemos seguir los pasos de nuestros objetivos o tratar de acercarnos a ellos para estudiar sus movimientos y escoger la zona donde menos llamemos la atención. Pero claro, antes vamos a necesitar hacernos con un atuendo que no levante sospechas y que nos permita acceder a las plantas superiores del palacio. 

Pero lo mejor no es descubrir cuál es el momento y el lugar ideal para acabar con nuestros objetivos, sino aprovecharnos de lo que Io Interactive ha bautizado como oportunidades, que son cadenas de eventos que nos llevan hasta un modo único de acabar con ellos. El escenario de París, por ejemplo, cuenta con 8 oportunidades únicas, como hacer que el escenario se desplome sobre Viktor cuando salga a saludar a la pasarela o hacernos pasar por jeque árabe, participar en una subasta y reunirnos con Dalia en su despacho para darle matarile. No queremos contar más oportunidades, para que cada uno las descubra al jugar, pero la verdad es que están muy bien trabajadas y resultan muy entretenidas. 

Este sistema que nos indica en todo momento dónde están estas oportunidades y cuál debería ser nuestro siguiente paso para llevarlas a buen puerto se puede desactivar, y así hacer que la experiencia de juego sea aún más "hardcore" a la par que gratificante. Y decimos más aún porque el desarrollo en sí ya lo es. El ritmo de juego es muy pausado y tenemos que observar con paciencia los entornos, el comportamiento y las conversaciones de todos los personajes para poder realizar los encargos con la clase y la elegancia que deben acompañar al Agente 47.

Lo cierto es que, al menos para mí, me ha venido bastante bien seguir los pasos de todas estas oportunidades para descubrir todos los entresijos del escenario de París. Y es que, al "obligarnos" a seguir estas cadenas de eventos, nos pateamos prácticamente todo el palacio y descubrimos muchos de los secretos y posibilidades que ofrece. Ahora viene una de las preguntas del millón: ¿merece la pena seguir jugando una vez que ya hemos hecho todas las muertes únicas disponibles en cada escenario?

 

Rejugando con la muerte

La respuesta es sí, mola rejugar las mismas misiones. Y es que, como comentaba, tras completarlas todas ya tenemos un conocimiento bastante profundo de qué se puede hacer y cómo acceder a todas las áreas del palacio (tengan o no el acceso restringido para el común de los mortales). En este momento es cuando, ya libres de "ataduras" y siendo viejos zorros del escenario en cuestión, empezamos a crear nuestros propios métodos para asesinarles. Por ejemplo, podemos usar una parte de la cadena de eventos de una oportunidad para así llegar hasta una determinada zona y, en lugar de hacer que el escenario caiga sobre uno de nuestros objetivos, hacer que acabe con los modelos e invitados al evento, para que así desalojen la planta baja del palacio y tengamos más fácil llegar al objetivo. Otro ejemplo: llegar a la subasta y en lugar de reunirnos con Dalia en su despacho hackear su ordenador para que se suspenda la subasta y que Dalia tenga que dar explicaciones a los invitados, momento que aprovechamos para dejarle caer una gigantesca lámpara de araña sobre su cabeza, como si fuera un accidente.

Además, el juego nos pica para que repitamos el mismo escenario una y otra vez probando disitntos métodos, y así cumplir con muchos de los desafíos que nos proponen en cada escenario. En París, por ejemplo, hay 24 desafíos de asesinato (con distintos métodos, armas, etc... de acabar con Viktor y Dalia), 34 de exploración (como llegar a determinadas áreas del escenario o largarnos del escenario usando distintas rutas de escape) y 10 hitos especiales (como usar todos los disfraces disponibles en una sola partida o eliminar también a otros objetivos, digamos, secundarios). Las opciones para rejugarlo son, como podéis ver, muchísimas. Otro asunto es si el juego te gusta o no lo suficiente como para repetir una y otra vez la misma misión. En nuestra opinión sí que merece la pena, especialmente por la libertad de acción y porque, incluso con oportunidades guiadas y elementos "escriptados" que se activan al llegar a una zona y que se repiten del mismo modo una y otra vez, la experiencia de juego siempre es algo diferente. Siempre sucede algo distinto, por error o por acierto nuestro, que puede cambiar cómo teníamos planeado el asesinato y cómo debemos llevarlo a cabo a partir de ahora. 

Completar estos desafíos, además, aumenta nuestro nivel de maestría en un determinado escenario, lo que desbloquea jugosas recompensas para cuando decidamos rejugarlos como nuevas armas y artilugios con los que llevar a cabo el trabajito o aparecer directamente en determinadas áreas del escenario y con determinado disfraz para evitarnos repetir siempre el proceso desde el principio. Todo un acierto, sí señor.

Tu propio estilo asesinando

Más rejugabilidad añaden incluso los contratos. Hay de varios tipos así que vamos a desgranarlos todos. Por un lado están los objetivos escurridizos, que son los que solo estarán disponibles durante 48 horas y que servirán como coleccionables. Lamentablemente, y dado que el juego no sale hasta mañana, aún no hay ninguno disponible. Ya veremos si aportan mucho o poco al resultado final. Por otra parte están los contratos de intensificación, que nos invitan a repetir varias veces (hasta 5 en el caso que hay disponible por ahora) el mismo encargo en el mismo escenario pero cumpliendo cada vez con requisitos más exigentes.

Luego tenemos a los seis de Sarajevo, contratos especiales que, imaginamos, estarán disponibles en cada uno de los escenarios que saldrán con el paso de los meses. En el caso de París, que es el único ejemplo disponible, tenemos que matar al jefe de seguridad del evento, todo un reto pues está muy bien custodiado. Después están los contratos destacados, que son encargos creados por Io Interactive que nos proponen nuevos objetivos. Por ahora solo hay uno disponible, que nos incita a acabar con dos nuevos personajes en el escenario de París.

Y por último, pero no por ello menos importantes, sino todo lo contrario, tenemos los contratos creados por nosotros o por la comunidad. Para crear nuestro propio contrato bastan con que inciemos la misión que más nos apetezca. Una vez en el escenario, y siempre jugando como si fuera una partida normal y corriente, podemos señalar hasta a 5 objetivos distintos a los que asesinar, de los cientos de personajes que pululan por el escenario de París. Lo mejor es que, tanto el método que utilicemos como el disfraz que hayamos usado en cada caso, quedarán registrados para invitar al resto de usuarios a que acaben con ellos del mismo modo que lo hemos hecho nosotros. El sistema resulta muy acertado ya que nos obliga a jugar personalmente el contrato mientras lo creamos y así obligarnos a crear algo que sea realmente factible, algo que de verdad se pueda llevar a cabo. Estamos trabajando en nuestro propio contrato, pero queremos ser creativos y aún no lo tenemos terminado. Prometo que la semana que viene podréis ver un gameplay al detalle de con creación.

Un coitus interruptus jugable

Hasta ahora todo son bondades con el nuevo Hitman. Sus posibilidades jugables y su estilo pausado de ensayo y error nos han encandilado. La libertad de acción es genial y de verdad merece la pena rejugar los escenarios para cumplir con todos los desafíos y probar qué nuevos métodos se nos ocurren para acabar con nuestros objetivos.

Pero hay otras cosas que no nos han gustado nada. Podemos pasar por alto que gráficamente el juego sea bastante normalito. Algunas texturas están muy trabajadas y el nivel de detalle de los escenarios es bastante aceptable pero el acabado general está bastante anticuado. Como digo, por mí no hay problema, la propuesta jugable compensa con creces lo técnico. Luego está el hecho de que no viene doblado al castellano. Podría importar poco porque tiene subtítulos en español y todo el mundo podría enterarse, pero la realidad es que hay montones de diálogos en segundo plano que no nos traducen si alguien "importante" está hablando al mismo tiempo, por lo que podemos perdernos detalles interesantes de algunas charlas si no controlamos el inglés.

Luego está el hecho de que nos obligan a estar conectados online para jugarlo. Bueno, matizo. No nos obligan, porque las misiones de la historia principal (las dos de tutorial más París) sí que podemos jugarlas, aunque no se registrará ninguno de los desafíos completados durante la misión si jugamos sin conexión. Además, tampoco están disponibles los contratos, que son lo que realmente alargan las horas de juego. Así que sí, para hacer que la experiencia merezca de verdad la pena tenemos que estar conectados permanentemente. Es más, si perdemos la conexión el juego nos saca al menú principal y perdemos el progreso que llevásemos. Por cierto, en este sentido me gustaría destacar que por fin podemos guardar partida cuando nos venga en gana, lo que resulta fundamental para que la experiencia sea satisfactoria. 

Pero el hecho que de verdad supone la diferencia y que hace que este análisis tenga la nota que tiene es que la oferta de contenido es realmente escasa. Es cierto que este Hitman resulta lo suficientemente rejugable como para tenernos enganchados un buen rato jugando en el mismo escenario pero tampoco debemos engañarnos. Si queremos, podemos pasarnos este pack inicial en poco más de 3 horas. El precio de 14,99 euros, por tanto, resulta un poco elevado. Y no es tanto el problema del precio sino que los jugadores que estén disfrutando de la aventura es muy probable que, como yo, sufran un coitus interruptus jugable. Cuando empiezas a dominar los entresijos del juego, descubre que ya no hay nada más que hacer y que el contenido disponible solo te ofrece repetir una y otra vez los mismo buscando completar nuevos desafíos o descubrir nuevas formas de asesinar a la gente. 

Y sí, todo eso podría valer si al jugarlo tuviésemos disponibles más escenarios. Sí, ya sé que llegarán nuevos escenarios en abril, mayo y junio, pero me parece que la estrategia de la entrega por episodios acaba haciéndole mucho daño al desarrollo. Sinceramente, no creo que pueda estar jugando un mes al mismo escenairo esperando a que llegue el siguiente, simplemente porque el contenido que ofrece no da para tanto. Y lo que es peor, no sé si el interés se mantendrá en el tiempo y me recordará que quiero volver a jugar a Hitman. Una pena, porque si el juego fuese un juego completo al estilo habitual, con 6 o 7 escenarios en los que jugar, estaríamos hablando de uno de los mejores Hitman, sino el mejor, que han aprecido, y de una propuesta jugable que rozaría o alcanzaría el sobresaliente en mi nota. Y no, no me valen las explicaciones de sus creadores diciendo que así pueden ir surtiendo el año entero con contenidos, eso podrían haberlo hecho igual sacando el juego completo a finales de año y llenándolo con nuevos contenidos en el 2017.

Dicen que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Eso puede funcionar en muchos ámbitos, pero el videojuego no es uno de ellos. Si algo es bueno quiero más, mucho más, y sobre todo si lo que me ofrecen es poco, muy poco.

Valoración

Una propuesta jugable verdaderamente referscante y adictiva que se ve lastrada por un modelo de negocio episódico que nos deja con muy poco contenido de inicio.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

La libertad de acción. Los asesinatos únicos. Poder crear nuestros contratos.

Lo peor

Muy poco contenido.

Lecturas recomendadas