Análisis

Hobby Consolas, hace 20 años: Bubsy II

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: Retro

El cementerio de las mascotas olvidadas tiene un nicho ilustre para Bubsy the Bobcat, el héroe que estuvo a punto de arañar el podio de los juegos de plataformas. Bubsy II: Lost in the Amazatorium fue su segundo (y último) juego a la altura de las expectativas.

Vaya por delante una aclaración: a pesar de lo que todo el mundo decía en la época (incluída la propia Hobby Consolas), Bubsy no era un gato, sino un lince. Si este tema os despierta la nostalgia, felicidades, vivisteis en la época dorada de los juegos de plataformas en 16 bits.

Ya hemos comentado en esa época que, a pesar del reinado incontestable de Super Mario y Sonic, el género del "saltimbanquismo" estaba lleno de candidatos a nueva super mascota: Aero, Puggsy, Cool Spot, Sparkster... Pocos estuvieron tan cerca de alcanzar el trono como Bubsy the Bobcat. Un año atrás, el felino de la difunta Accolade había sorprendido al sector por su enorme variedad de animaciones, que casi, casi, hacían de él un "verdadero" dibujo animado. ¡Y es que sus 16 megas de memoria daban para mucho! Por cierto, los que se quejan de que ahora todo el mundo se ha vuelto loco comparando los 1080p y frames por segundo deben de haber olvidado cuando los fans se tiraban los trastos a la cabeza por el número de megas de un cartucho o por la cantidad de colores en pantalla... ¡Aaay, qué tiempos aquellos!

Bueno, que me lío. La cuestión es que, ya en noviembre de 1994, Bubsy volvió a la carga con Bubsy II: Lost in the Amazatorium (el objetivo era superar un extraño parque de atracciones creado a partir de Realidad Virtual, toma ya), en el que se incorporaba un modo para dos jugadores (¡sus traviesos sobrinos entraban en acción!), minijuegos y un desarrollo algo más enrevesado que el original. El resultado, como podéis leer, fue bastante bueno, pero pesó un tanto desapercibido frente a la brutal competencia de la época. ¡No tenía nada que hacer frente a El Rey León!

Bubsy quedó un tiempo en el ostracismo hasta que se probó a traerlo de vuelta en el desastroso Bubsy 3D para las consolas de 32 bits. Desde luego, nosotros nos quedamos con esos tiempos gloriosos en los que saltar en 2D y escuchar alguna voz digitalizada por aquí y por allá bastaba para encantarnos.

Aquí tienes el análisis de Hobby Consolas en 1994:

Grandes navidades para los jugones, las de 1994. A partir de la semana que viene, comenzaremos a repasar los análisis que llegaron en diciembre, pero mientras tanto, aquí tenéis otros grandes títulos que repasamos en noviembre:

Valoración

El felino de Accolade renovó, gracias a esta segunda parte, su imagen de personaje destacado en el universo consolero.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

La versatilidad del protagonista. El número de opciones de juego.

Lo peor

Dar vueltas como una peonza sin encontrar la salida.

Lecturas recomendadas