Análisis

Infección y análisis con The 3rd Birthday

Por Óscar Díaz
-

Con antecedentes como los Parasite Eve en Playstation, The 3rd Birthday llega a PSP con la garantía que le da la experiencia. Nada menos que una década ha pasado desde que seguimos a Aya Brea en su lucha contra la infección que amenazaba el mundo. Sin embargo, salir en la portátil de Sony es todo un hándicap que puede no hacer justicia a las expectativas creadas.

El mundo ha cambiado. Los seres que son capaces de crecer en medio de las ciudades y acabar con la civilización tienen el aspecto aterrador que podíamos esperar de ellos. Pero la tecnología está del lado de los humanos y pasar de un cuerpo a otro parece una buena solución para llegar al final del problema. Precisamente, en The 3rd Birthday se basa todo en esta capacidad, porque tomaremos el control de los soldados que luchan contra la infección. También viajaremos por el tiempo y tendremos la oportunidad de parar todo antes de que comience el caos. Eso sí, siempre tendremos a nuestra protagonista, que evolucionará de acuerdo con los acontecimientos.

Hacer pequeño lo grande

En Square-Enix tienen mucha experiencia a la hora de crear grandes producciones. Sus vídeos han ido al cine y nos dejan con la boca abierta cada vez que los vemos en formato Blu-Ray. Pero, ¿y en PSP? Pues salvando las distancias y con un título que no puede llegar a todos los públicos, estamos ante una pequeña joya de la animación.

Por un lado, el guión resulta falto de imaginación y The 3rd Birthday no llama la atención en este sentido. Lo que sucede a nuestro alrededor y las escenas cinematográficas dejan de ser una motivación al poco de empezar a jugar. Además, la forma en que se suceden los vídeos no despeja dudas, sino que deja caer un cliché tras otro, sin apenas momentos memorables después de la presentación.

Como era de esperar, el juego en sí es totalmente independiente de la historia. Aquí tenemos uno de esos títulos que pasan directamente de una generación a otra y que ganan con un segundo stick analógico. Algo que PSP no tiene. Sin embargo, tranquilos, que en Square-Enix no son nuevos y han dado con una solución que funciona. Se trata de algo imperfecto, pero que consigue aportar tensión al juego.

El stick analógico nos permite movernos por el escenario, mientras que para apuntar usamos el gatillo izquierdo. Si queremos cambiar de objetivo, sólo tenemos que soltar la seta y usar la cruceta digital. Para disparar tenemos el otro gatillo. En la práctica, los combates se vuelven frenéticos, no tanto por lo bien implementado que está el control o la ambientación, sino por la dificultad para centrarnos en el objetivo que queremos.

El cambio de armas, con munición limitada excepto en la pistola, es mejor hacerlo cuando tengamos algún momento de relajación. También dispondremos de multitud de parapetos donde tomar aire, aunque la mayoría durarán muy poco enteros.

Los enemigos, aunque muy repetitivos, tienen un toque que nos recuerda tanto a Resident Evil como a otras sagas famosas. Los hay que avanzan despacio y nos sorprenden con un salto. Otros flotan en el aire. Pero, si debemos recordar algo de The 3rd Birthday son los enemigos finales. De estos hay muchos y, aunque comparten las rutinas repetitivas de los pequeños, demuestran que se puede hacer un gran juego en una portátil.

Un poco de rol, pero sólo lo justo

Comprar armas, mejorarlas o dotarlas de munición es una tarea que tendremos que repetir en numerosas ocasiones. También descubriremos repositorios de munición por el camino y algunos lugares con secretos. Pero la parte más interesante del desarrollo es la que afecta a la protagonista.

Los niveles de experiencia saltan cada poco tiempo y nos permiten realizar ataques especiales más potentes. Sí, prácticamente, todos se basan en teletransportarnos al interior de los enemigos y hacerlos explotar desde dentro. Pero también podremos incluir un variado repertorio de habilidades, que tendrán algún efecto positivo y no tanto.

Entre los puntos que más trabajo se han llevado de The 3rd Birthday está, precisamente, el sistema de mejoras. Tendremos una matriz en la que colocar diferentes combinaciones de elementos. Estos están ligados y encajan junto a los demás. Los que tengan el mismo efecto se potenciarán y tendremos que buscar la mejor combinación posible. Se trata de un proceso de prueba y error, pero muy necesario para sacarle partido al juego.

Otras posibilidades que tendremos en el combate incluyen la ayuda de los otros personajes. Estos dispararán donde nosotros les digamos y así podremos acabar con los enemigos más molestos en menos tiempo. Pero, lo realmente interesante es la forma en que The 3rd Birthday soluciona el tema de las vidas. Al poder teletransportarnos a los compañeros de equipo, tendremos tantas posibilidades como personajes haya disponibles. El juego nos repone las unidades caídas cada cierto tiempo y, además de la barra que recuperamos al descansar, tendremos que gestionar los recursos durante los combates más duros.

Valoración

Esta producción para PSP mantiene la espectacularidad de sus antecesores, pero se hace repetitiva y no exprime las posibilidades roleras.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

Los enemigos finales se las traen.

Lo peor

Se hace muy repetitivo. Está en inglés.

Lecturas recomendadas