Job Simulator
Análisis

Job Simulator: The 2050 Archives - Análisis para PlayStation VR

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: PS4

Relájate, olvida el trabajo por un rato y ponte a jugar con PlayStation VR. La propuesta con Job Simulator es... ¡Simular que trabajas! No, no, en serio, que la cosa tiene su gracia.

Estaba cantado que con PlayStation VR íbamos a encontrarnos con nuevas mecánicas de juego, que nos hicieran replantearnos la forma clásica de disfrutar de las consolas. Ya hemos visto rarezas como Here They Lie y en esta ocasión seguimos buscando la sorpresa, pero desde una perspectiva más desenfadada. Job Simulator no esconde mucho misterio en su nombre. Efectivamente, en este juego hemos de simular que trabajamos.

Vale, dicho así no suena particularmente emocionante, pero en realidad la cosa tiene su gracia e incluso un argumento con cierto sentido: en el año 2050, los ordenadores y las máquinas se encargan de todas las tareas, así que los humanos ya no tienen que trabajar. Por eso, se ha diseñado un simulador para que nuestro protagonista, un humano, vea cómo era trabajar en el pasado. Sí, una especie de Matrix, en la que en vez de salvar el mundo, somos unos pobres "curritos".

Pero claro, los ordenadores no tienen sentimientos humanos, así que solo intentan imitarlos para que nos sintamos "como en casa". Todo esto lleva a situaciones cómicas en las que se disfrazan en base a tópicos, fingen estar muy interesados en lo que hacemos o dialogan sobre el matrimonio con términos informáticos.

Con Job Simulator podemos participar en 4 trabajos diferentes: vendedor en una tienda de 24 horas, cocinero en un restaurante, oficinista o mecánico en un taller de coches. El objetivo es cumplir las tareas que nos vayan asignando nuestros jefes, compañeros o clientes, que pueden pasar por objetivos lógicos como preparar un informe o cambiar las ruedas del coche hasta tareas más marcianas como participar en un reality show de cocina o dar algo para limpiarse a un cliente que está en el baño.

Job Simulator

Sea lo que sea, el manejo se resuelve de forma sencilla: no podemos usar el Dual Shock, ya que todo se resuelve con los mandos Move. Jugamos en perspectiva subjetiva y, al mover los Move, hacemos lo propio con las manos de nuestro "humano". Al pulsar los gatillos de los Move cerramos la mano correspondiente, lo que principalmente sirve para coger un objeto. No hay más misterio en el control, aunque hemos de ser creativos para entender cómo usar cada objeto. En el 90% de los casos, una enorme pantalla nos muestra de forma esquemática los pasos a dar: abrir la puerta del frigorífico, coger 2 albóndigas, etc.

En nuestro "entorno de trabajo" contamos con muebles convertibles. Por ejemplo, la batidora tiene un botón al lado que, al ser pulsado, oculta el electrodoméstico y pone en su lugar una tabla para hacer sándwiches. Esto hace que la mayoría de las veces podamos resolverlo todo sin desplazarnos, pero en alguna ocasión puede hacer falta dar un pasito hacia delante o a un lado para alcanzar lo que necesitamos (hay que jugar de pie, por cierto). Por ello, este juego requiere una cantidad de espacio en nuestro salón superior a la de otros títulos.

Job Simulator

En cualquier caso, no hay motivo para estresarse. En realidad, Job Simulator no mide si tardamos mucho en cumplir una tarea, no nos penaliza por fallar y, desde luego, no hay game over. A veces los ordenadores sueltan alguna "puyita" o broma si nos equivocamos, pero nada más. Aquí, el objetivo es disfrutar con calma de la experiencia, más que salir airoso de la situación. Cada uno de los trabajos tiene unas 12 ó 13 tareas por cumplir, lo que nos lleva a un total de unas 2 ó 3 horas de juego. Ahora bien, hay algún que otro extra y huevo de Pascua escondido para los que sean más curiosones y quieran dedicar tiempo extra a cotillear. Por ejemplo, es posible jugar a una versión muy particular de Flappy Bird o encontrar CDs con música ambiente.

Una vez completamos todas las tareas, podemos volver a ellas o jugar en "modo libre" dentro de cada oficio. Además, se desbloquean un par de opciones para jugar con menos gravedad o con los objetos rebotando más de lo normal, si bien estas gracietas no nos entretendrán más de un par de minutos.

Job Simulator

El humor es una de las bases de un juego que muestra su desenfado desde el minuto uno. Precisamente por eso, es una pena que solo venga con voces en inglés (y sin subtítulos), ya que los que no dominen el idioma se perderán buena parte de las gracias del juego. Hay una imitación del chef Ramsey o numerosos juegos de palabras que no solo aportan humor, sino que en ocasiones afectan a nuestros objetivos. Ejemplo: si nos piden "burn a CD" se refieren a grabar un CD, pero como son ordenadores se lo toman por lo literal y tenemos que meterlo en una tostadora. Son casos puntuales y en la gran mayoría de las ocasiones nos basta con los diagramas en pantalla para entender lo que hacer a continuación, pero desde luego saber inglés ayuda mucho a disfrutar la experiencia.

En cuanto al nivel técnico, el conjunto es bastante discreto (vamos, que lo podría mover una PS2 sin problema), pero dado que todo el enfoque es muy "cartoon", tampoco se nota mucho. De hecho, el aspecto de los ordenadores y los escenarios, con toda su simpleza, resulta muy divertido, gracias a los disfraces que usan o a los numerosos golpes de humor que salpican los posters y objetos de nuestro entorno.

Job Simulator

En definitiva, Job Simulator es un juego simple, corto y no carente de fallos, pero es honesto con sus objetivos: entretiene, sorprende y divierte con una propuesta blanca (hay algo de mala uva, pero todo está adornado con humor para todos los públicos) y desenfadada. Es uno de esos juegos que, cuando vengan visitas a casa, puedes mostrarles para que entiendan por qué tiene chispa el invento ese de la realidad virtual. Ya habrá tiempo de ponernos serios con otros juegos más ambiciosos, pero algo de cachondeo sin pretensiones se agradece de vez en cuando.

Valoración

No romperá moldes, pero cumple a la perfección su cometido: entretener y robarnos alguna sonrisa a base de una mecánica sencilla.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Su simpatía. La falta de pretensiones juega a su favor. Te propone usar PlayStation VR de modos que no habías pensado.

Lo peor

Algo corto. Las voces en inglés pueden ser un escollo para muchos. Requiere mucho espacio para jugar.