Análisis

Del juego al cine: Resident Evil Apocalipsis

Por Manuel del Campo
-

ARGUMENTO: Tras el extraño suceso en La Colmena, Raccoon City está en pleno caos. Umbrella declara la ciudad en cuarentena e impide salir a sus habitantes...la mayoría de los cuáles se han convertido en zombis. Unos pocos supervivientes tratan de encontrar una salida. Entre ellos se encuentra Alice, que ha sufrido sorprendentes cambios, y también Matt, convertido en una de las armas biológicas de Umbrella. 2004 - Dirigida por Alexander Witt - Protagonizada por Milla Jovovich, Siena Guillory, Odah Fehr, Thomas Kretschmann, Sophie Vavasseur, Raz Adoti y Sandrine Holt.

Contar con 12 millones de dólares más de presupuesto (un 30% más que la primera película de Resident Evil) se tienen que notar, si se saben aprovechar bien. Y el director Alexander Witt (que se enfrentaba a su primer film, pero ha sido director de la segunda unidad de películas del calibre de Gladiator, Hannibal o Casino Royale) lo administró como si fuera suyo. La película luce el aspecto de una producción de buen nivel, algo que se deja notar desde la primera escena.

Apocalipsis es una continuación en toda regla, y no duda incluso en recordarnos los acontecimientos de la primera parte para ponernos en situación. Esta vez se deja de lado el escenario claustrofóbico de La Colmena para ambientar la acción en una Raccoon City que poco tiene que ver con la del juego, convertida aquí en una urbe de rascacielos y grandes avenidas.

Como sucedió con la primera parte, la película tiene un comienzo interesante, pero pronto la "experta" mano de nuestro amigo Paul W. S. Anderson (que delegó la dirección pero no la realización del guión) se deja notar en un hilo argumental que repite una y otra vez el esquema de "situación angustiosa-escapatoria-muerte de algún personaje", aunque todas ellas están resueltas con oficio, gracias a un director que al menos sabe lo que hace.

Aún así, la influencia de Anderson se cuela a la más mínima, como en la aparición-presentación de los tres protagonistas, Jill Valentine, Carlos Oliveira y Alice, a cuál más chulesca y aparatosa. Aún así, estás situaciones resultan simpáticas, si se las mira desde el punto de vista "vacilón" tipo Mercenarios. Lo peor viene en los elementos que Anderson se ha sacado de la manga para incluirlos en la película y que no tienen nada que ver con el juego, como los súperpoderes de Alice o la conversión de Némesis (eso sí, clavado en su aspecto al del juego) en una especie de Terminator.

Para los espectadores que no sean muy aficionados a los juegos pueden resultar hasta divertidos, pero para los que hemos vivido la saga con un mando resultan disparatados y, sobre todo, innecesarios.

Al menos la inclusión, esta vez sí, de personajes de los videojuegos como Jill y Carlos (respetando al dedillo su aspecto) y del gran Nemesis, que a pesar de la transformación mencionada supone uno de los elementos más potentes de la película, compensan en parte los dislates del guionista (retratados en un descacharrante combate final).

La película tiene buen ritmo, y la solvencia de la producción junto al buen hacer en la dirección permite disfrutar de más de una escena notable, como la de los lickers (que también muestran un aspecto imponente) en la iglesia o la de los niños en el colegio.

Lástima que un guión tan endeble -que sigue destilando "inspiración" en las sagas Alien y Matrix- haya impedido a RE Apocalipsis llegar más alto. De todos modos, estamos ante una cinta de acción y no de terror, y aunque los zombies ya lucen un aspecto solvente (el director hábilmente no los muestra casi nunca de forma explícita), apenas hay un par de sustos menores y alguna escena ligeramente angustiosa.

Mención especial para la banda sonora, aquí administrada de una forma más contenida que en la primera parte, con temas de Slipknot, Demon Hunter, Massive Attack y The Cure. Pegarle una "escuchada" porque algunos cortes son muy buenos.

No os perdáis el resto de las critícas de las películas de la saga Resident Evil en nuestro especial Del Juego al cine.

Valoración

El mayor presupuesto con respecto a la primera parte se deja notar. Aunque el guión es inexistente, la película tiene ritmo y buenas escenas de acción. Guiños al juego se mezclan con verdaderos dislates.

Hobby

58

Regular

Lo mejor

El diseño de producción y la dirección son más que dignas. Los personajes del juego

Lo peor

El guión. Los elementos ajenos al juego, algunos verdaderos disparates.

Lecturas recomendadas