Análisis

Naruto Shippūden: Kizuna - Crítica

Por Thais Valdivia
-

Gekijōban Naruto Shippūden: Kizuna es el título de la segunda película de Naruto Shippūden en la que Sasuke y Naruto lucharán codo con codo. ¿Nuestra crítica hará que se unan más?

Argumento: Un misterioso grupo de ninjas lanza un ataque aéreo por sorpresa sobre Konoha originando un gran daño en la villa y despertando el miedo de que una nueva Guerra Ninja estalle. Sasuke, que se fue de Konoha para acabar con su hermano Itachi, aparece por segunda vez frente a Naruto en un lugar desconocido para evitar que las cosas vayan a más.


Seguimos en el mundo de Naruto Shippūden para hablaros del segundo largometraje de esta continuación de la versión animada de Naruto. Gekijōban Naruto Shippūden: Kizuna (Naruto Shippūden, la Película: Lazos) se estrenó en territorio nipón el 2 de agosto de 2008, siguiendo con la tradición de estrenar una película de Naruto por año desde la llegada de la primera de todas en agosto de 2004. Dirigida por Hajime Kamegaki, Studio Pierrot volvió a ponerse al frente de una animación que ha suscitado todo tipo de comentarios a lo largo de todo este tiempo.

Gekijōban Naruto Shippūden: Kizuna se desarrolla entre los capítulos 48 a 53 de Naruto Shippūden, por lo que no es de extrañar que se comente tanto en la sinopsis oficial como en la propia película que este es el segundo encuentro entre Naruto y Sasuke, pues es en dichos capítulos de la serie de televisión cuando los componentes del Equipo 7 se encuentran con su viejo amigo en la guarida de Orochimaru por primera vez tras la marcha del Uchiha. 

El regreso del hijo pródigo

Uno de los puntos fuertes de la película es el vuelta de Uchiha Sasuke a la gran pantalla. Prueba de ello son los múltiples pósters y tráilers en los que se hace hincapié en que dicho personaje va a estar en el filme. Bien, dicho regreso se puede definir como mero fanservice, pues salvo en el combate final, Sasuke sólo aparece para que no nos olvidemos de que está ahí y poco más. Tampoco faltan los momentos amor-odio entre Sasuke y Naruto a los que ya estamos más que acostumbrados y que algunos disfrutarán como nadie. Siguiendo con este tema, una de las cosas que nunca llegaremos a entender tanto en esta película como en la serie de animación es el hecho de que cada vez que aparece Sasuke en pantalla comienza a sonar una melodía al más puro estilo wéstern a lo Llanero Solitario que no casa para nada con el personaje y que chirría bastante.

Volviendo a la película, esta se caracteriza por tener demasiados vacíos argumentales que consiguen que nos perdamos en más de una ocasión. Personajes que aparecen y desaparecen sin ningún motivo, sucesos que nunca se han comentado en la historia pero que dan por hecho que el espectador conoce perfectamente... Aparte de todo esto, Gekijōban Naruto Shippūden: Kizuna posee un ritmo con demasiados altibajos y cortes excesivamente bruscos. Esto consigue hacer demasiado pesado su visionado.

Otro de los puntos flacos del filme es el hecho de olvidarse de personajes secundarios que merecen su momento de gloria. A excepción de Sai y Shino, el resto de ninjas que aparecen como refuerzo son simples espectadores de una lucha que parece que ni les va ni les viene, como ocurre con Kakashi. Esto también se aplica a las acompañantes femeninas de Naruto. Mientras que Sakura se dedica a regañar a nuestro protagonista y a contestarle cada vez peor, Hinata desaparece sin venir a cuento y a sonrojarse cada vez que nuestro aspirante a Hokage cruza su mirada con ella.

Por supuesto, no todo es malo en Naruto Shippūden: Kizuna, pues hay algunos rasgos de la historia que se pueden rescatar para hacerla más amena, como la moraleja de que, por muy distanciados que estemos de las personas que nos importan, los lazos que nos unen nos mantendrán unidos siempre. Aparte, el hecho de que Naruto y Sasuke se vuelvan a ver las caras y luchen codo con codo es un aliciente más que suficiente para echarle un vistazo a la película. 

Unos lazos que nunca se romperán

La animación de Kizuna es otro de los puntos más conflictivos de la cinta, pues es en los planos más alejados cuando vemos que no se han esmerado mucho a la hora de dibujar los rostros de los personajes, además de que las proporciones brillan por su ausencia en más de una ocasión. No obstante, hay algunas secuencias en las que parece que sí se han esmerado bastante, como, por ejemplo, el combate aéreo en el que Sai le da su merecido a los enemigos de Konoha. La animación CGI también regresa en esta segunda película de Naruto Shippūden, aunque en menor medida que en la anterior, por lo que pasa muy desapercibido.

La banda sonora, al igual que el resto de largometrajes, incluyen temas de la serie de televisión para darle ese toque de epicidad a los instantes más impactantes de la película, aunque también se han añadido melodías nuevas que, lamentablemente, no poseen la misma fuerza que las primeras que hemos mencionado. Si tenéis buen oído, descubriréis una adaptación muy ninja y diferente de El Vuelo del Moscardón, melodía compuesta originalmente por Nikolái Rimski-Kórsakov. Si llegáis al final de la película escucharéis la pegadiza canción No Rain no Rainbow, de HOME MADE Kazoku, la cual puede presumir de ser la principal de la banda sonora.


No os perdáis el resto de críticas de las películas de Naruto:

Gekijōban Naruto Daikatsugeki! Yukihime Ninpōchō Dattebayo!! (Naruto, la Película: ¡El Rescate de la Princesa de la Nieve!).

Gekijōban Naruto Daigekitotsu! Maboroshi no Chiteiiseki Dattebayo!! (Naruto, La Película: las ruinas ilusorias en lo profundo de la tierra).

Gekijōban Naruto Daikōfun! Mikazukijima no Animaru Panikku Dattebayo (Naruto, la película: ¡La gran excitación! Pánico animal en la isla de la Luna).

Gekijōban Naruto Shippūden (Naruto Shippūden: La Película)

Valoración

Kizuna, a pesar de sus bajones argumentales, ofrece una moraleja muy sólida. Aparte, siempre es agradable ver a los amigos/rivales juntos aunque sea por unos minutos.

Hobby

67

Aceptable

Lo mejor

El reencuentro entre Sasuke y Naruto nos da unos momentos muy divertidos.

Lo peor

Historia lenta y con altibajos. Animación que deja bastante que desear en determinados momentos.

Lecturas recomendadas