La mina
Análisis

The Night Watchmen (La mina) - Crítica del thriller de Miguel Ángel Jiménez

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica del thriller español de Miguel Ángel Jiménez The Night Watchman (La mina) que se estrenará en salas comerciales el 29 de julio.

El espectador tiene una paciencia limitada. Si le vendes un thriller de terror, quiere ver un thriller de terror, pero en su lugar, Miguel Ángel Jiménez, director y autor del guión de The Night Watchman (La mina), ofrece una historia en la que se desarrolla un drama familiar de forma muuuuy lenta y con pinceladas morbosas hasta llegar a un nudo argumental que dista de ser original o de causar impresión en el espectador. 

La deriva final es de serie B, predecible y falta de enjundia. No hay nada que te deje pensando. Esto no sería un problema si la ficción no se tomara a sí misma con tanta seriedad. Realmente pretende ser otra cosa, sin éxito.

Quizás uno de los mejores consejos que se le pueden dar a un cineasta es que hable de lo que mejor conoce porque ésa es la vía para conseguir una película muy coherente, con un mensaje muy claro. En esta ocasión, las cosas van por otros derroteros: es evidente que La mina nos quiere hacer pasar los espectaculares paisajes de Asturias y el País Vasco por la América profunda, pero el desatino es total. No se puede presuponer tanta ingenuidad en el espectador.

La puesta en escena evidencia la falta de recursos para conseguir crear una ambientación tan peculiar. Cascar una bandera de Estados Unidos en una mina del norte es como encontrar una mosca en la sopa. Puedes tener intérpretes angloparlantes e incluso nativos pero cuando tienes la disonancia constante del marco en que se mueven, eso te saca totalmente de la historia.

La mina

Por otra parte, la narración se mueve a trompicones con supuestos golpes de efecto como escenas de sexo muy gratuitas que nada aportan a la historia y largos momentos de relleno (momento musical incluido).

Lo que nos interesaría más: los personajes, es uno de los grandes puntos en contra de La mina. No se entienden sus cambios de actitud. A pesar de que sus motivaciones están claras terminan comportándose de manera muy compulsiva e irracional y la interacción entre ellos no está bien explotada.

La mina

Además, el título invoca a El vigilante nocturno, la cinta danesa de terror de Ole Bornedal de 1998 que nos puso los pelos de punta... Y las expectativas en ese caso no se cumplen: no consigue ni siquiera inquietarnos al meternos en una mina abandonada...

¿Dónde acierta de pleno? Con la fotografía: Gorka Gómez Andreu, que ya había trabajado con el director en largos anteriores como Ori y Chaika, hace un trabajo excelente con la luz natural pero también en los interiores dando cuenta de su talento y su gusto por pulir las escenas. De hecho, de no ser por eso, la película apenas tendría algún atractivo.

La mina

Bueno, sí podemos señalar que entre el elenco casi del todo desconocido, salvando a Kimberley Tell (Buscando el norte) o al veterano Denis Rafter (Wax) es grato ver a Jimmy Shaw a quien habéis visto en series como La que se avecina o El ministerio del tiempo, desarrollando un personaje dramático con bastante temple.

Lo que más desconcierta son los flecos del guión, que deja preguntas sin respuesta y ese boquete que generan los personajes en la historia. Una ocasión desaprovechada para generarnos inquietud, otra vez será.

Valoración

Thriller que dista mucho de producir efecto alguno en el espectador. No consigue dejar poso ni llegar a ninguna parte. Se olvida rápido.

Hobby

45

Malo

Lo mejor

La fotografía de Gorka Gómez Andreu es con mucho lo mejor de la película.

Lo peor

Sobra sexo, drama y charla; falta desarrollo de personajes, momentos terroríficos y pulso en la dirección.

Lecturas recomendadas