Punisher: En el Principio
Análisis

The Punisher: En el principio - Review de un cómic mítico del Castigador

Por Jesús Delgado
-

El Castigador: En el principio es uno de los mejores cómics del Punisher. Con él, Garth Ennis y Lewis Larosa introdujeron a Frank Castle en la línea MAX de cómic, la línea adulta de Marvel.

El Castigador: En el principio se convierte en nuestra nueva reseña sobre un cómic centrado en las aventuras del justiciero más infame de Marvel Comics, The Punisher, cuya serie en Netflix esperamos para 2017. En el principio es el primer arco argumental de la serie regular de Punisher en la extinta línea MAX, dedicada y orientada a lectores adultos y es continuación de Punisher Nacimiento, el origen del anti-héroe en Vietnam. 

El Punisher de esta historia que os presentamos no es el mismo del Universo Marvel Tradicional, ni tampoco el que vimos en la segunda temporada de Daredevil. Como ya os contamos en el reportaje dedicado al Multiverso Marvel, este Frank Castle (nombre real del personaje) es una versión perteneciente a la tierra alternativa conocida como Tierra 200111, un mundo hiperrrealista sin superhéroes, en donde el Castigador desarrolla una guerra sin fin contra el crimen organizado. 

Este cómic se centra pues en la figura de Frank Castle, pero con una salvedad. Nos lo presentan ya curtido y veterano, con casi veinte años a sus espaldas, mandando al Infierno a los mafiosos. No se trata de un cómic de origen al uso, sino una vuelta a los orígenes, como ya os contaremos más adelante. Frank Castle aquí ya sería un abuelo, de no haber vivido su tragedia personal, y lejos de estar acabado, sigue siendo el azote del Hampa. Sin embargo, su pasado vuelve para atormentarle en forma de antiguo aliado, quien tiene para él una oferta que incluso Punisher tendría dificultades en rechazar.

Garth Ennis y Lewis Larosa firman esta descarnada visión del Punisher, la mejor según los críticos. A continuación os contamos por qué creemos que debéis leer este cómic, una de las joyitas de la pasada década, y de lo más granado de la línea MAX.

Esto no es cosa de risa

Punisher: En el principio es, ante todo, un cómic completamente diferente al Punisher: Marvel Knights de Garth Ennis, del que os hablamos hace un tiempo. Si bien dentro del Universo Marvel tradicional Ennis se permitía desbariar y tener arrebatos argumentales para llenar las páginas de hipérboles y exageraciones mórbidas, colmando sus tramas de situaciones grotescas pero chistosas, en los cómics de la línea MAX, el chip y el tono cambian bastante.

No estamos ante un Punisher "divertido" per sé. Sino uno bastante perturbado y perturbador. La marca de Ennis, su humor negro, y las vueltas de tuerca argumentales cruentas y descarnadas están muy presentes. Pero también los retratos salpicados de entrañas y los cuadros macabros con amputaciones, muertos y daños colaterales por doquier. Ennis trata de contar una historia en donde la violencia es explícita, pero no gratuita. Es un elemento diario y recurrente de la vida del azote del crimen organizado. Y es que para el Castigador la guerra nunca acaba. De ahí que la crudeza de la guerra siga desembocando en las calles de Nueva York. 

En buena parte, el trabajo ilustrando de Lewis LaRosa y las tintas  de Tom Palmer y el color de Dean White sirven para construir además la atmósfera visual del relato, que trata de reflejar una posible realidad, no adornarla. Y en este aspecto, LaRosa no se anda con miramientos. Sus ilustraciones son realmente macabras y no recomendables para estómagos débiles. De hecho, llegados a este punto hemos de señalar la única pega de este cómic: su altísimo nivel de violencia.

Y decimos que es su pega, porque entendemos que debido a ello, no es un cómic "para todos los públicos". Padres enrollados, abstenerse de dejar este cómic en manos de niños para ser guay y enrollado. Las lecciones que puedan sacar de él sus retoños pueden ser cuanto menos traumáticas. Y algo así decimos a los que su sensibilidad les impida ver cómodamente el interior de una cabeza reventada por donde antes estaba la cara.  

Avisados estáis. 

Una historias de orígenes sin "volver a matar a Tío Ben"

En el principio pretende contar quién es Frank Castle, pero de una manera original y en retrospectiva. Se trata de acercar al personaje a aquellos que no lo conozcan. Y de ahí que el punto de partida sea un Punisher en la cúspide de su "poder", pero cuyo pasado vuelve para morderle. Ora sea en forma del recuerdo de su familia muerta, ya que los hechos ocurren en el aniversario de su fallecimiento, ora en forma del viejo aliado que viene a cantarle las cuarenta a Frank, tratándole de ofrecer una alternativa para su rabia. 

Mediante este recurso, el guionista traza un puente entre las historias clásicas de Punisher, las mejores valoradas cuando este cómic se publicó, y esta versión para adultos. De esta manera, se muestra también un Castigador mucho más cínico, ideal para el sello MAX y la línea regenerativa de la decadente Marvel de finales de los 90. Así, los lectores que conocieron al Punisher original se sentirían en cierta manera identificados con este crudo retrato, mientras que los lectores más modernos y novatos descubrirían un nuevo personaje que les impactaría, al alejarse del carnaval de mallas y de lo políticamente correcto. 

Además, dicho esto y sin haceros SPOILERS, Punisher: En el principio también es un punto de ruptura de las historias de orígenes y del origen del personaje. Su fórmula no vuelve a contar nuevamente la misma historia, sino a dejarla patente, recordándola únicamente. Y es que, su desenlace es la clave rupturista. Ya no hay vuelta atrás para Punisher. Más aún, no quiere dar vuelta atrás. Y solo  tiene una directriz: matar y limpiar las calles. 

En base a esto, os aseguramos no solo uno de los cómics más crudos de El Castigador, sino también de los más elaborados y atractivos. Pero, igualmente, destinados a un público con capacidad de discernir entre la crítica a la brutalidad  del personaje y la mera alabanza de la ultraviolencia. Si queréis saber más de este cómic, Panini Comics lo ha editado recientemente bajo el título de Marvel Saga 17. El Castigador 2 al precio de 15,00 euros. 

Castigador en el principio

 

 

Valoración

Uno de los relatos más duros de El Castigador, que trajo de vuelta a Punisher dentro de la línea MAX. Genial, fresco e impactante incluso casi quince años después.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Esa coherencia argumental, Garth Ennis logra conmovernos y horrorizarnos a partes iguales con su retrato del Punisher.

Lo peor

Garth Ennis y su estilo descarnado y ácido llegan, nuevamente, a trascender la frontera de lo permitido para los lectores más sensibles.

Lecturas recomendadas