Secuestro
Análisis

Secuestro - Crítica de la película protagonizada por Blanca Portillo y José Coronado

Por Raquel Hernández Luján
-

Analizamos Secuestro, la película de Mar Targarona con Blanca Portillo, José Coronado y Macarena Gómez. Es un thriller policiaco que se estrena el 19 de agosto.

El guionista de Los ojos de Julia y El cuerpo, Oriol Paulo, escribe el libreto de Secuestro, una película que podríamos considerar un thriller policiaco pero que toca de un modo u otro muchos aspectos adicionales como la corrupción política, los bajos fondos o el acoso escolar.

Puede que de entrada parezca demasiado ambicioso, pero el caso es que podría funcionar a la perfección de no ser por la pobre materialización en pantalla. A pesar de las limitaciones presupuestarias habituales en una industria cinematográfica tan modesta como la española, el diseño de producción es prácticamente impecable: fotografía, iluminación, sonido, vestuario... Todo es correctísimo, pero, sin embargo, no funciona tan bien como debería.

Y eso a pesar del evidente esfuerzo por elegir tiros y movimientos de cámara y por crear una atmósfera acorde a los momentos de suspense, incluso calcando fórmulas del cine estadounidense que nos resulta tan familiar.

La comparación con la serie Bajo sospecha es casi inevitable teniendo en cuenta que tenemos a un personaje muy parecido, el del policía Carreño, interpretado por Vicente Romero. Y la decisión de casting es ideal, porque el papel, menos macarra que el de Vidal de la serie, le sienta de maravilla. 

Secuestro

A pesar del parecido razonable, Secuestro no consigue crear en el espectador la inquietud que sí nos transmitieron con la dosificación de la información en la serie. Éste es el gran problema del guión.

En general, el elenco es fabuloso: la gran Blanca Portillo, José Coronado que nos ha ido sorprendiendo película tras película desde La caja 507, Antonio Dechent que defiende su papel con soltura o la pareja compuesta por Andrés Herrera y Macarena Gómez.

Blanca Portillo y José Coronado en Secuestro

Pero, si nos atenemos a su trabajo en esta película, todos denotan estar forzados y sobreactuados. En resumen: mal dirigidos, peor aconsejados. Blanca Portillo mastica demasiado sus frases, José Coronado no es creíble y la narración avanza a trompicones, engañando incluso al espectador en varios momentos. Un buen thriller tiene que atraparte sin trampas y sorprenderte al final. Ese último giro está, pero el proceso para llegar a él es a costa de confundir al espectador.

Secuestro funciona mejor en las secuencias intimistas como las que se producen entre madre e hijo que cuando trata de retratar el mundo de la noche, de la ilegalidad y los sicarios: no solo no es verosímil sino que pierde todo su pulso narrativo.

Blanca Portillo en Secuestro

 Aunque se pretende señalar la desigualdad social entre pobres y ricos, los prejuicios, el poder y la influencia de la clase adinerada la falta de naturalidad con la que se expresan los intérpretes y la tosca representación de su vida cotidiana hacen que quede en un intento fallido, torpe y, de paso, se plasme una realidad tan preocupante como la del acoso escolar con cierta liviandad, como una subtrama paralela que no encuentra suficiente espacio para respirar. Y el tema bien merecía estar tratado con mayor profundidad y seriedad habida cuenta de los casos reales que afloran y esos sí nos estremecen de veras.

Se reconocen en Secuestro las buenas intenciones y el buen cine. Hay talento y profesión en el equipo creativo y artístico y hay sustrato, pero habría dado para mucho, muchísimo más. Esa frustración que te deja al final te da hasta rabia.

Valoración

Thriller que encuentra lastres en sus piezas clave: guión, dirección de actores y fluidez narrativa. Está muy lejos de alcanzar su objetivo.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

La producción es decente en lo que a fotografía, sonido y dirección artística se refiere y cuenta con un plantel interesante aunque mal explotado.

Lo peor

Lo actores están forzadísimos y el tema que sirve de excusa argumental está tratado con una frivolidad impropia. Además la historia es tramposa.

Lecturas recomendadas